«Me llamaron y vi que estaba en parada cardiaca y que se había atragantado»

Su rápida intervención permitió evitar la muerte de un hombre de 42 años que se había atragantado mientras comía un bocadillo a pocos metros del servicio de Urgencias del Hospital General del Virgen de las Nieves