Los 'cadáveres inmobiliarios' copan la lista de grandes deudores granadinos con Hacienda

Los 'cadáveres inmobiliarios' copan la lista de grandes deudores granadinos con Hacienda
Jenny Simón

La construcción y otras industrias que prosperaron gracias a ella agrupan a dos de cada tres de las más de 60 empresas que deben más de un millón de euros en impuestos

Juanjo Cerero
JUANJO CEREROGranada

En la última lista de grandes deudores a la Agencia Tributaria que dirige Cristóbal Montoro hay todavía 66 sociedades e individuos de Granada. Acumulan en total deberes por un valor de 142 millones de euros. Este listado, del que el año pasado consiguieron salir, entre otros, la Universidad de Granada y el grupo Secuoya, parece cada vez más un campo de cadáveres que dejó tras de sí la burbuja del ladrillo. Inmobiliarias, promotoras y empresas industriales que dependen directamente de la construcción acumulan dos de cada tres grandes deudores a Hacienda en la provincia. Algunas de las más destacadas se encuentran hoy inmersas en investigaciones judiciales sobre su actividad durante aquella época, como la del caso Nazarí.

Con respecto a la última lista, publicada en junio del año pasado, el número de sociedades que adeudan más de un millón de euros al Estado se ha reducido en 13, y el dinero debido es un 17,6% menor que entonces, lo que significa que algunas de las empresas que formaban parte de esta 'lista negra' han conseguido abandonarla.

Precisamente por esta razón parece cada vez más difícil que las que aún ocupan lugares destacados desde la primera edición, publicada en diciembre de 2015, vayan a resolver su situación a corto plazo. Un importante número de ellas, cercano a la mitad, se encuentran en situación de liquidación o concurso de acreedores, lo que arroja dudas sobre su capacidad de hacer frente a deudas tan abultadas. Es lo que ocurre, por ejemplo, en el caso de García Galindo Hermanos S.A., que vuelve a encabezar la lista con 12,03 millones de euros en deuda, la misma cantidad que ya le debía a la Agencia Tributaria en 2015. La empresa lleva ya tiempo cerrada y liquidada, por lo que las posibilidades de que esos 12 millones de euros vuelvan a las arcas públicas son muy cercanas a cero.

Cadáveres inmobiliarios

Buena parte de esta deuda es casi imposible de cobrar por tratarse de empresas ya cerradas o en proceso de liquidación

La relación de contribuyentes granadinos que adeudan más de un millón de euros en impuestos permite hacer una autopsia del sector de la construcción de Granada. Entre inmobiliarias que se quedaron colgadas con inmuebles que se depreciaban a toda velocidad, sociedades creadas para levantar promociones que nunca se llegaron a vender y grupos de inversión con gusto por el ladrillo, el 51,5% de los grandes deudores sucumbieron al estallido de la burbuja.

La proporción es aún más importante si sumamos a quienes en el sector industrial que vivían calentándose al sol de las obras. Empresas de transporte y maquinaria, de arenas, hormigones y movimientos de tierra, de cerámicas y de hierros. Todas ellas cayeron ante unos costes fijos demasiado altos en un entorno en el que la demanda se desplomó de un día para otro. La mayor parte de ellas se encuentran hoy en concurso de acreedores o en vías de disolución. Entre estos dos tipos de empresas cercanas a la construcción acumulan dos de cada tres grandes deudores con las arcas públicas (el 63,6%).

Hay lugares destacados en este particular 'top 10' para algunos de los nombres más destacados del sector en la provincia, como Ávila Rojas, que a través de dos empresas y su nombre particular acumula 11,98 millones de euros en adeudos, y José Julián Romero, implicado en la trama investigada en el caso Nazarí y cuya sociedad limitada J. Julián Romero Consulting, debe 6,44 millones. De hecho, fue esta empresa la que más aumentó su endeudamiento con respecto a la primera lista, de 2015; en concreto, lo hizo en 746.717,38 euros.

16 empresas reducen su deuda

Con respecto a la última lista, que la Agencia Tributaria hizo pública en junio de 2016, tres de cada cuatro empresas mantienen su nivel de deuda o la incrementan, previsiblemente por la acumulación de intereses de préstamos o por multas por impago de impuestos. Sólo 16 de ellas lo redujeron. Algunas de estas reducciones son prácticamente anecdóticas, como la de la inmobiliaria que ahora debe 4,1 euros menos que en 2016. Otros casos, por el contrario, indican que hay en marcha planes de reestructuración de deuda que están logrando su objetivo. La sociedad Clínicas Dental UNE S.A., por ejemplo, redujo su deuda de 4,6 a 1,3 millones de euros, un 71,5%. También la granadina Degrá Corporate, que declaró por primera vez el concurso de acreedores en enero de 2013, consiguió reducir sus deberes con la Agencia Tributaria de forma destacada, en 1,16 millones.

15.400 millones en España

En el conjunto de España, la Agencia Tributaria registró a 4.549 personas físicas y jurídicas que, en conjunto, deben 15.400 millones de euros a las arcas del Estado. Las mayores novedades de esta tercera edición de la lista de grandes deudores son la aparición de Abengoa, Aeropuestos de Castellón, Afinsa y Air Comet, así como la presencia de Montserrat Operador Logístico, la empresa de la familia de la actual minista de Sanidad, Dolors Montserrat.

En conjunto, el número de deudores descendió un 6,3% con respecto a la lista publicada el año pasado. Además, hasta el 20% de quienes figuraban en la primera lista, que la Agencia Tributaria hizo pública en 2012 han conseguido desde entonces solventar la situación que les había hecho entrar.

Fotos

Vídeos