Un juzgado de violencia de género instruirá el caso de la menor apuñalada

La Audiencia dictamina que pese a la diferencia de edad la relación era «inequívocamente afectiva, de tipo sentimental»

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

El caso de la menor de 14 años brutalmente apuñalada el pasado mes de agosto en una vivienda en obras del barrio del Cerrillo de Maracena será finalmente instruido por el Juzgado de Violencia sobre la Mujer 2 de la ciudad, después de que así lo haya dispuesto la Audiencia de Granada.

A través de un auto, dictado el 30 de octubre, el tribunal estima un recurso de apelación que interpuso la fiscalía contra la decisión del referido juzgado especializado de inhibirse a favor de uno ordinario de Instrucción. Esta decisión se tomó al entender que la relación entre víctima -que ya ha abandonado el hospital y se sigue recuperando- y supuesto agresor no era análoga a la matrimonial «dada la diferencia de edad». Él tiene 26 años.

Sin embargo, la Audiencia recuerda que la realidad social revela que a los 14 años la mujer adolescente «está en condiciones de determinar libremente sus afectos con independencia del riesgo que de la diferencia de edad con el varón pudiera provenir, riesgo -añade- asumido en este caso por la menor en la forma expuesta y pese a la oposición de su madre». De este modo, concluye que la relación existente entre la niña y su presunto agresor -que fue enviado a prisión tras su detención- era «inequívocamente afectiva, de tipo sentimental». De hecho, como señalan los magistrados de Plaza Nueva «la menor se refiere al investigado como su novio».

Así las cosas, aunque no fuese la relación exactamente igual a la de un matrimonio, «de las diligencias practicadas hasta el momento -subraya- resulta, indiciariamente, que la conducta del investigado estuvo presidida por rasgos de dominación, voluntad de control y desprecio de la dignidad de la mujer». Estos rasgos, como explica el auto, son los que determinan la competencia de los juzgados especializados en los supuestos de violencia de género.

Las fuentes judiciales consultadas ayer indicaron que la menor está pendiente de pasar por el médico forense. Asimismo, añadieron que hay prevista alguna prueba testifical para tratar de acreditar que hubo un supuesto quebrantamiento continuado de la medida de alejamiento que estaba en vigor cuando ocurrió el terrible suceso. La niña, que afortunadamente salvó la vida, «pretendía finalizar» la relación que tenía con el investigado cuando recibió multitud de puñaladas.

Fotos

Vídeos