Consumo descubre en Granada 9 juguetes potencialmente peligrosos

Los inspectores de Consumo de Granada centran su actuación en muñecos de guerra y armas. / V.S.C.

Fueron retirados y seis de ellos se han incluido en la Red de Alerta Europea para que cada país tome las medidas necesarias

VANESSA SÁNCHEZGranada

La Inspección de Consumo de la Delegación de Salud de Granada descubrió nueve productos potencialmente peligrosos para la seguridad de los niños que lo utilicen a lo largo de la campaña específica de juguetes realizada entre enero y noviembre de este año, según los datos facilitados por este departamento dependiente de la Junta de Andalucía. Seis de estos productos fueron incluidos en la red de alertas para que, gracias al trabajo realizado en Granada, todos los países de la Unión Europea y sus respectivos responsables de Consumo tomen las medidas necesarias para impedir su comercialización. Esos productos fueron retirados del mercado en la provincia de forma inmediata.

En la sección de juguetes de un bazar chino cualquiera de Granada se encuentran muchos productos que pese a su apariencia inofensiva pueden resultar peligrosos para los niños. El pequeño tamaño de algunas de las piezas que componen el juguete o el kit de juego facilita que el consumidor final lo ingiera y provoque su asfixia. Es el caso de un juego para hacer pulseras con diminutas cuentas y el de un pequeño billar encontrados por Ideal en una rápida búsqueda en uno de esos establecimientos. Otros dos productos hallados y que pueden resultar peligrosos también son un juego de muebles en miniatura, que contiene un puntiagudo perchero, y un muñeco de acción acompañado de dos pequeñas y también puntiagudas armas y una valla de plástico que puede romperse con facilidad causando heridas al niño que juegue con él. Este tipo de productos- muñecos de acción y armas- es el objeto de análisis de los 9 inspectores que forman el equipo de Consumo de la Delegación de Salud de Granada. No sólo se dedican a este tipo de productos, pero en esta materia, la Junta de Andalucía asigna a cada provincia un tipo de juguete para no doblar esfuerzos en toda la comunidad.

Los inspectores de Consumo de Granada centran su actuación en muñecos de guerra y armas.
Los inspectores de Consumo de Granada centran su actuación en muñecos de guerra y armas. / V.S.C.

El jefe del servicio de Inspección de Consumo en Granada es Joaquín Franco, que advierte que no puede hacer más que una estimación aproximada de esos cuatro productos comprados en el bazar chino pero que es muy probable que fuese necesaria su retirada. Para cerciorarse, cuando encuentran un juguete susceptible de ser peligroso para la seguridad de los niños, envían los productos al laboratorio de Valencia. Así lo hicieron con 9 juguetes diferentes a lo largo de 2017. Seis de ellos –dos pistolas, dos muñecos de acción, una muñeca y un rifle- han sido incluidos en la Red de Alerta Europea, es decir, que tras su detección fueron enviados al laboratorio valenciano de juguetes. Con su resultado, Granada inició las acciones jurídicas. Además, en estos casos el delegado dicta las resoluciones para que lo incluyan en la mencionada red que pasa primero por Sevilla, después, Madrid hasta llegar a Bruselas que se encargará de difundir esta valiosa información para los inspectores de toda Europa.

Resultados anuales

De este tipo de alertas, Granada recibe cientos a lo largo del año. Para encontrar esos productos deficientes se realizaron cerca de 300 actuaciones y se retiraron 24 productos. Además, a lo largo de 2017 y enmarcada en la campaña anual de juguetes, los inspectores realizaron 104 actuaciones y se emitieron 22 actas porque estos productos no cumplían uno o varios de los 27 puntos establecidos como obligatorios para que un juguete pueda ser comercializado en España.

Según Joaquín Franco la mayoría de los juguetes que presentan deficiencias son procedentes de Asia, y entran a España a través de los puertos de Valencia y Málaga. Desde ahí se distribuyen por el país. Cuando un producto debe ser retirado el empresario que lo ha comercializado lo hace de forma voluntaria. Se trata de actuar en el menor tiempo posible y desde que se sospecha de la peligrosidad de un producto hasta que vuelve el informe favorable a su retirada de mercado y se realiza dicha acción no pasa más de un mes. No obstante, en ocasiones se debe ejecutar la retirada de una forma más inmediata. Ese fue el caso de unas trompetas de plástico. A Consumo llegó la denuncia de que la lengüeta de este juguete había sido causante de una asfixia de un niño. Enseguida detectaron a la empresa comercializadora que había vendido a puestos de feria de varios puntos de la provincia y a comercios. Según relata Joaquín Franco, en tan sólo dos días lograron eliminar las 200 trompetas defectuosas.

Pese a todas las medidas de seguridad, el sentido común también debe reinar a la hora de elegir juguetes. En el caso de los cuatro productos encontrados en el bazar chino, el empaquetado marca una edad mínima de tres años sin embargo, al ser piezas tan pequeñas cualquier niño puede llevarse a la boca una de las bolas del billar o las cuentas para las pulseras. Al igual que las bolsas de plástico pueden resultar peligrosas para los más pequeños de la casa, determinados envoltorios de juguetes también, por eso se debe prestar atención a este tipo de cosas cuando se elige un juguete y cuando se le da al niño para que lo utilice.

Fotos

Vídeos