Juana Rivas niega que la renuncia de su defensa sea una estrategia

Juana Rivas a la salida de los juzgados./ALFREDO AGUILAR
Juana Rivas a la salida de los juzgados. / ALFREDO AGUILAR

Confía en que pueda acudir al juicio del día 18 de julio el letrado José Estanislao López, de baja por problemas de salud

Y. HUERTAS

A la salida de los juzgados de Granada, Juana Rivas ha negado que la renuncia esta mañana de su abogado Juan de Dios Ramírez a representarla en el juicio responda a una estrategia procesal. La mujer iba a ser juzgada por ocultarse con sus hijos durante un mes el año pasado para evitar entregárselos a su expareja, Francesco Arcuri, con quien está a su vez litigando en Italia por la custodia de los menores, pero la vista ha tenido que ser aplazada.

En declaraciones a los periodistas y acompañada de la asesora jurídica del Centro de la Mujer de Maracena, Francisca Granados, Rivas ha agradecido a sus abogados de Sevilla el trabajo que están realizando y ha confiado en que finalmente José Estanislao López, el letrado en el que tiene depositada su confianza, pueda acudir al juicio, que se se ha aplazado hasta el día 18, a las 9.30 horas. «Confío en que él va a estar pronto curado», ha dicho la mujer, quien espera que acuda aunque sea en ambulancia. El letrado está de baja laboral desde enero por problemas de salud.

«Yo confío en que José Estanislao López venga en ambulancia, como sea, pero que esté aquí ese día porque yo no quiero un abogado de oficio, quiero que sea él», ha dicho exactamente la granadina. En cualquier caso, ha defendido la profesionalidad del otro letrado, Juan de Dios Ramírez, el cual «se está volcando en la causa increíblemente» con ella, pero que no le lleva este asunto, sino otros.«Yo se lo agradezco que él se haya ido porque era mi decisión y lo que yo quiero para defender esto», ha añadido.

«Tengo que hablar con mis abogados y rogar a Pepe que como sea él esté aquí, aunque tenga esa incapacidad», ha insistido Juana, a la vez que ha detallado que sus médicos calculan que el jurista podría estar mejor en septiembre.

Sobre lo que pasará el 18 de julio, Juana Rivas ha manifestado no poder vaticinarlo. «No soy abogada, yo soy madre y no sé lo que va a pasar», ha agregado, para añadir que ahora hablará con el despacho de Sevilla que lleva su defensa y se decidirá qué hacer.

«No soy ninguna delincuente, todos los sabéis, estoy defendiendo a mis niños y lo voy a seguir haciendo, aquí, en Italia y donde haga falta», ha subrayado la mujer, que se enfrenta a una petición de cinco años de cárcel por dos delitos de sustracción de menores.

Cabe recordar que el juez que iba a juzgar a la madre de Maracena hoy, el magistrado Manuel Piñar, le ha dado tres días para que nombre a un nuevo abogado o se le designará uno de oficio, después de que su letrado se levantara y se marchara de la sala de vistas esta mañana.

La asesora jurídica

Por su parte, la asesora jurídica de Juana, Francisca Granados, que había sido además citada como testigo en este juicio, aclaró que los letrados de Juana Rivas son «varios» y que cada uno tiene asignadas distintas funciones, «porque tristemente la realidad de Juana Rivas jurídicamente es muy compleja».

«No sólo lo que ha ocurrido en estos días no es una estrategia, sino todo lo contrario», ha subrayado Granados, quien ha recordado que existe un informe del médico forense que certifica que José Estanislao, con 40 años de experiencia en juicios penales, no estaba encondiciones de acudir al juicio y ha afirmado que «esto ocurre en los juzgados de España todos los días y se suspenden los procedimientos sin ningún problema».

Fotos

Vídeos