Invernaderos de marihuana en pisos de protección social

Imagen de una de las plantaciones de marihuana encontradas./IDEAL
Imagen de una de las plantaciones de marihuana encontradas. / IDEAL

Policía Nacional investiga el hallazgo de plantaciones de 'cannabis sativa' en viviendas de la Junta en el distrito norte de la capital granadina

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

Hablando de marihuana es muy difícil encontrar elementos nuevos en una provincia como Granada, convertida en la huerta europea de esta droga. Sin embargo, días atrás la policía encontró dos plantaciones en viviendas de protección oficial de la Junta de Andalucía convertidas en sendos invernaderos de marihuana. Ambos pisos están ubicados en el distrito norte de la ciudad en una promoción de viviendas de protección oficial de la Junta de Andalucía. Entre una y otra había más de quinientas plantas de cannabis sativa, además de todo el utillaje propio de un cultivo de este tipo, focos, aire acondicionado, fertilizantes, filtros de carbono. La productividad económica de ambos pisos, teniendo en cuenta la posibilidad de recolectar tres cosechas al año hubiera superado con creces los 50.000 euros, según información facilitada por fuentes policiales consultadas por este periódico. La policía ha abierto una investigación para determinar quién era el propietario de esas plantas y quién estaba al cuidado de las mismas.

Conseguir un piso de protección oficial no es nada fácil. Hay que demostrar unos ingresos mínimos y atravesar una situación social repleta de dificultades, después abonar un alquiler a muy bajo precio para poder tener techo. Sin embargo, los dos pisos plantados de marihuana vienen a decir que hay gente que tiene medios para vivir en otra vivienda y optan a estos pisos para convertirlos en auténticos negocios abastecedores del supermercado de la marihuana.

No es la primera vez que Guardia Civil o Policía Nacional halla pisos de protección oficial plantados de marihuana, sobre todo, ha ocurrido en Pinos Puente donde agentes del instituto armado encontraron hace tres años y medio un edificio de tres plantas convertido en una huerta de esta planta. La diferencia con las dos viviendas plantadas de marihuana encontradas en el distrito norte de la ciudad es que estos pisos son de más reciente creación o remodelación.

Trasteros sin dueños

La Junta de Andalucía tiene repartidos por la zona norte de la ciudad de Granada más de un centenar de viviendas de protección oficial: unas en régimen de alquiler y otras para vender. Sin embargo, buscar a los titulares de esos inmuebles resulta una tarea muy complicada, imposible en muchos casos. El pasado 16 de diciembre de 2015, la Policía Nacional de Granada efectuó una intervención antidroga en los edificios 40, 41, 42, 43, 44 y 45 de la calle Molino Nuevo, donde encontraron 2.657 plantas de marihuana y 5,7 kilos de cogollos de esta sustancia. Una de las mayores incautaciones de cannabis sativa efectuadas en la capital granadina.

Antes de efectuar la redada e intervenir toda la marihuana incautada, la policía realizó las correspondientes indagaciones para averiguar quiénes eran los propietarios de los trasteros y las cámaras antihumedad. No encontraron ningún documento oficial donde figuraran los titulares bien en régimen de alquiler o como propietarios de esos habitáculos. Bueno, ninguno no. Sólo aparecía el nombre de la Junta de Andalucía como titular de cada una de las dependencias de ese bloque de pisos de protección oficial. La conclusión final de esas pesquisas está lo suficientemente clara: los locales estaban ocupados de forma ilegal. Un secreto a voces desde hace muchos años. La traducción más sencilla de todo esta trama resulta bastante fácil. Habitáculos de la Junta de Andalucía son utilizados para cultivar marihuana y están ocupados de forma ilegal, y además la electricidad requerida para mantener en buenas condiciones el cultivo de estas plantas se lograba gracias a enganches ilegales de la red. Toda una jugada: ocupación ilegal del trastero, cultivo de marihuana y enganche ilegal de electricidad.

Este tipo de hechos obliga a ejercer un control más estrecho sobre estas viviendas en aras de evitar que ocurran este tipo de hechos. Policía Nacional trabaja duro para tratar de localizar a los responsables de estos cultivos de marihuana. Sólo será cuestión de tiempo.

Fotos

Vídeos