La inspectora que denunció al jefe de Policía pide 2 años y 9 meses de cárcel

La funcionaria atribuye al superintendente delitos de acoso laboral y lesiones psíquicas, por los que le reclama más de 25.000 euros de indemnización

Y. H.Granada

La inspectora M.M., que denunció al jefe de la Policía Local de Granada por supuesto acoso laboral y ejerce la acusación particular en la causa abierta contra él, solicita que se le impongan dos años y nueve meses de prisión como supuesto autor de este delito y de otro de lesiones psíquicas. Además, la funcionaria policial reclama por daños psíquicos y morales un total de 25.700 euros.

Así consta en el escrito de conclusiones provisionales que ha presentado el abogado de la denunciante, Rafael López Guarnido, en el órgano que ha investigado los hechos, el Juzgado de Instrucción 1, al que pide que decrete la apertura de juicio oral contra el mando policial.

En el documento, consultado por IDEAL, la denunciante acusa al superintendente de la Policía Local de Granada, José Antonio Moreno, de cometer, «desde su situación de superioridad jerárquica», una serie de supuestas acciones «reiteradas en el tiempo de carácter vejatorio y de hostigamiento contra su subordinada», consistentes en «adoptar decisiones injustificadas» a fin de «perjudicar, vejar y humillar» a la funcionaria.

Entre los episodios que relata están unos comentarios en los que, según indica, trató de convertirla «en objeto de escarnio profesional y personal» con ocasión de una clase que impartía a policías el 13 de abril del año pasado. Ese día se produjeron las detenciones de la 'operación Nazarí' y el mando se refirió a la anulación por vía administrativa de unas oposiciones a subinspector que ha afectado a la denunciante. Según ésta, Moreno usó «un tono sarcástico» e indicó sobre esas oposiciones que «ahora más que nunca parece que se van a ejecutar, porque se han perdido un poco ya los apoyos y este tipo de cosas. Algunos y algunas ya tienen que tener ya un problemilla». Otro de los hechos que M.M. incluye en su escrito fue que «sin más motivo que la aparente falta de confianza necesaria», la desplazara del puesto desempeñado durante 15 años en la unidad de policía judicial adscrita a los juzgados y la mandara a las patrullas de barrio, sin darle en su nuevo destino taquilla o despacho.

Estas supuestas acciones habrían ocasionado en la denunciante lesiones de carácter psíquico por las que necesitó una asistencia facultativa y tratamiento «farmacológico y médico», así como seguimiento posterior.

También una fianza

Esta parte, que considera que el juicio debe ser en la Audiencia, reclama exactamente 15 meses de prisión por el supuesto acoso laboral y 18 meses más por las presuntas lesiones. Asimismo, el letrado de M.M. solicita que se le imponga la prohibición de aproximarse a ella «a una distancia inferior a 300 metros y la prohibición de comunicación por tiempo no inferior a dos años». Sobre la indemnización, pide 5.700 por las supuestas lesiones psíquicas «según informe médico forense», así como otros 20.000 euros por daño moral. Además, interesa que se imponga una fianza 34.266 euros.

Se da la circunstancia de que la fiscalía no acusa a Moreno, al concluir que las cuestiones denunciadas no eran de su competencia directa sino del jefe de Infraestructura y del intendente de la Unidad y, a su juicio, no se había podido acreditar que éstos actuaran por orden directa del denunciado con el objetivo de humillar a la inspectora. Por eso instó el archivo de la causa en septiembre. Ahora el juez habrá de decidir si abre juicio oral contra el jefe policial, que está en el cargo desde el 19 de julio de 2016, para que a continuación se pronuncie su defensa, que ejerce el abogado Domingo Domingo. Moreno siempre ha negado las acusaciones.

Fotos

Vídeos