La Huerta de San Vicente estará un mes cerrada para arreglar los cerramientos

Se retirarán todos los enseres para restaurar la carpintería y dejarla en buen estado; la intervención tendrá un presupuesto de unos 20.000 euros

M. V. C. GRANADA.

La Huerta de San Vicente arranca el curso sometida a restauración. Ayer lunes se dio la orden para que los operarios municipales comenzaran a retirar los muebles y todos los enseres que hay en su interior para poder acometer el arreglo de todos los cerramientos. Esta intervención provocará que el espacio museístico esté cerrado a las visitas durante un mes.

La huerta sigue esperando una reforma integral varias veces anunciada

La concejala de Cultura, María Leyva, señaló a este periódico que la intervención estaba prevista desde hace algún tiempo, pero se había retrasado por problemas administrativos ya resueltos. Así, una vez que se había encontrado el dinero para los arreglos, ayer mismo se autorizó la retirada de todos los muebles.

Contenedores especiales

Según señaló la edil, estos enseres no se pueden guardar en los almacenes municipales. Se conservarán en contenedores especiales, adaptados para albergar este tipo de piezas museísticas. Esta es una asistencia que presta una empresa privada, cuyos servicios ya estarían contratados.

Aunque la orden se ha dado este mismo lunes, está previsto que el famoso piano, las alfombras o el resto de mobiliario salgan a finales de la semana. Al inicio de la próxima semana comenzarán los trabajos, que se extenderán durante cerca de un mes, tiempo que permanecerá cerrado el espacio.

El presupuesto para esta intervención, que se limitará a los cerramientos para restaurar toda la carpintería, ronda los 20.000 euros.

Necesidad

Permanecerá cerrada durante un mes mientras se retiran todos los enseres para arreglar los cerramientos. Puertas y ventanas de madera se someterán a restauración, en la que será la primera intervención desde hace un lustro en la que fue casa de veraneo de los Lorca.

La intervención se hacía necesaria, después de que durante este pasado verano se produjeran incluso desmayos en el interior de este inmueble por las elevadas temperaturas que se alcanzaban en el edificio. El Ayuntamiento tuvo que cerrar durante cuarenta y ocho horas el espacio, coincidiendo con los días de ola de calor registrados. Turistas y trabajadores se veían sometidos a una situación irrespirable. La delegada de Cultura admite esos problemas, y explica que cualquier intervención en este recinto protegido es un proceso largo, que necesita permiso de la Junta de Andalucía. Apunta Leyva que ahora mismo sólo tienen dinero para arreglar esa carpintería, pero siguen quedando en el tintero distintos arreglos que habrá que acometer.

El de las temperaturas se seguirá produciendo, porque si en verano hace un calor asfixiante en su interior, en invierno hace mucho frío dentro del cortijo. Se pueden apreciar a simple vista grietas en el techo del comedor, y en la sala del piano son visibles las humedades. También hay desperfectos en las losetas del suelo.

La concejala Leyva asegura que la intención del equipo de gobierno es acondicionar este espacio, para lo que necesitan encontrar presupuesto. Y critica que el PP les eche en cara un deterioro que se produjo durante los años que ellos gobernaron.

Fotos

Vídeos