El Ayuntamiento advierte del riesgo de intervención económica

Imagen de una comisión de Economia en el Ayuntamiento de Granada/A. Aguilar
Imagen de una comisión de Economia en el Ayuntamiento de Granada / A. Aguilar

El gobierno municipal espera la llegada de una carta de apercibimiento del ministerio de Hacienda, porque se incumple el plan de ajuste desde 2012 de forma reiterada

M. V. Cobo
M. V. COBOGranada

El Ayuntamiento de Granada acumula planes de ajuste y de reequilibrio financiero desde que en 2012 se acogiera al plan de pago a proveedores para poder pagar sus facturas atrasadas. Entre ese año y el siguiente se recibieron casi 180 millones de euros para eliminar esa deuda comercial, pero a cambio, había que tomar medidas para ajustar y sanear la economía municipal y devolver ese dinero a los bancos. Ese plan de ajuste del año 2012 se ha venido incumpliendo de forma reiterada, como advierte el Interventor municipal de forma trimestral en sus informes. El ministerio de Hacienda ha enviado esta semana una carta a distintos alcaldes en la que les advierte de que tomará medidas si no cumplen los compromisos recogidos en el citado plan de ajuste. En el caso de que no se respeten, avisan de que tomarán algunas de las medidas más duras que recoge la Ley de Sostenibilidad. Entre ellas, está la intervención de la economía municipal.

Más información

El concejal de Economía y portavoz del gobierno local, Baldomero Oliver (PSOE), explicaba ayer que no les había llegado aún la misiva, aunque no se sorprendía de que estuvieran en el listado. Explicaba el edil que entre las medidas que podría tomar el ministerio hay algunas muy duras. Así, explicó que pueden empezar por eliminar "todas las bonificaciones de todas las ordenanzas fiscales aprobadas por el Ayuntamiento". También se puede dar la circunstancia de que el ministerio decida "subir los tipos impositivos al máximo", lo que redundaría en una subida de impuestos. Si con esas primeras medidas no fuera suficiente, podrían optar por llevar a cabo una reducción del capítulo 1, el de personal, "lo que supone echar gente a la calle". O llevar a cabo recortes en el capítulo 2, el de gastos corrientes, lo que implicaría una reducción en los servicios públicos.

"Jugar con fuego"

"A ver si en este Ayuntamiento se dan cuenta de que estamos jugando con fuego", clamó el edil, que pidió responsabilidad a los grupos municipales y "a otros agentes sociales que parecen haber irrumpido en la política fiscal de este ayuntamiento". El concejal volvió a mostrar su sorpresa por la actuación de los grupos de la oposición, que en el pleno extraordinario del martes, votaron en contra de una ordenanza reguladora del IBI que amortiguaba la subida del 4% del IBI para las viviendas y pequeños comercios, mientras que se subía para grandes superficies e inmuebles de valor catastral más elevado, lo que permitía una mayor recaudación para ir saneando las cuentas.

Fotos

Vídeos