La granadina Diana Rubio, única española que gana el 'Oscar de la comunicación política' como 'mujer influyente del año'

Diana Rubio./
Diana Rubio.

Esta doctora en comunicación y experta en protocolo e interculturalidad paseará el 1 de septiembre por la alfombra roja que extenderán los Napolitans Victory Awards

EP

La doctora en comunicación y experta en protocolo Diana Rubio se ha convertido en la única española premiada en los Napolitans Victory Awards, considerados los Oscars de la comunicación política, que cree se ha convertido en "espectáculo" como demuestra cada acto del presidente de EEUU, Donald Trump.

La granadina Diana Rubio, doctora en comunicación y experta en protocolo e interculturalidad, paseará el 1 de septiembre por la alfombra roja que extenderán los Napolitans Victory Awards, premios internacionales considerados los Oscars de la comunicación política que se entregan en Washington (EEUU).

Lo hará para recoger la estatuilla que la designa como mujer influyente del año, una de las doce elegidas del mundo y la única española en esta lista, un premio al que podría sumar otras dos estatuillas porque está nominada en las categorías de investigación política y de blog político.

En una entrevista a Efe, esta apasionada de la comunicación y los entresijos políticos que ha asesorado en campañas y organización de actos a casi todos los partidos, explica los cambios en este mundillo forzado en parte a "distanciarse de lo que algunos llaman casta" y marcado por las redes sociales y la Generación Z, la de los que nacieron en la década de los noventa.

"Ver el comportamiento de Trump o sus declaraciones, sus 'tuits', demuestra que la política se ha convertido en un espectáculo"

"Ver el comportamiento de Trump o sus declaraciones, sus 'tuits', demuestra que la política se ha convertido en un espectáculo", considera Rubio, que cree que en la "etiqueta" de la comunicación política se impone cada vez más la "memecracia", la política convertida en 'memes' que se multiplican de forma exponencial.

"Se ha pasado de la transparencia que marcaron los tiempos nuevos a cierta improvisación", apunta esta experta, que apunta a que precisamente es la improvisación lo que marca las actuaciones del presidente Trump, el primero de un país tan aferrado a la diplomacia que ha usado Twitter para amenazar recientemente a otros países.

Sus compañeros del sector la llaman la "khaleesi" del "Juego de tronos" de la comunicación política

Esta consultora apasionada de las banderas, a la que sus compañeros del sector llaman la "khaleesi" del "Juego de tronos" de la comunicación política, ve cambios marcados por las redes sociales que han convertido ese oficio en un "espectáculo televiso".

Cree que los políticos son ahora parte de un espectáculo que ha permitido, como recuerda, ver a políticos de España bailar, llamar en directo a un programa vespertino cual 'famoso' aludido, tocar la batería o sufrir un accidente en un programa de aventuras.

En la escena internacional, Rubio cree que el papel que ha jugado Ivanka Trump, la hija del presidente de EEUU, fue fascinante hasta que en julio se sentó en la mesa del G-20 a sustituir a su padre porque "una asesora no electa no puede hacer esas cosas".

Asegura que hay "una porra" en la Casa Blanca para ver hasta cuándo permiten a Trump liderar el país y compara sus barrabasadas o las "mentiras" que acumula como presidente, que lo han convertido en "carnaza de televisión", con la imagen "impecable" que transmite el nuevo presidente francés, Emmanuel Macron, "con todo medido, todo estudiado, pese a representar a un partido nuevo".

Considera que las redes sociales acercan la información pero pueden desinformar, que batallan la manida desafección política de la que tanto se habla a golpe de "tuit" con los que buscan la atención de un usuario que podrá "votarla o vomitarla".

"La política está en campaña permanente y muestra su perversión, como esos insultos que se intercambian con el usted por delante"

Rubio recuerda que el poder lo tienen los ciudadanos, como han demostrado movimientos como la Primavera Árabe o las revueltas actuales de Venezuela, pese a que la política sigue respondiendo al peso de la imagen, en la que también hay una etiqueta, la que hace que los políticos dejen las chaquetas para acercarse a sus votantes.

"La política está en campaña permanente y muestra su perversión, como esos insultos que se intercambian con el usted por delante", resume la premiada, que recalca la tendencia de la política de platós de televisión que ya son otra forma de evento político.

"Y luego están los fallos de imagen, como lo fue la foto de Rajoy comiéndose una cassata (helado) en Granada", resume pare recordar que la imagen sigue siendo esencial en la comunicación política.

Fotos

Vídeos