Granada, la ciudad de las alergias

Cipreses, ayer, cerca del Parque Lorca. / ALFREDO AGUILAR

El polen del ciprés empieza a provocar molestias a más de 13.000 granadinos, luego seguirá el plátano de sombra | La concentración de cipreses en el Albaicín, Fuente Nueva y en el área metropolitana hace vulnerables a los vecinos de esas zonas

Ángeles Peñalver
ÁNGELES PEÑALVERGranada

Madrid y Granada son las dos únicas ciudades que aparecen en rojo en el mapa de Red Española de Aerobiología por la alta presencia de cipreses -y por tanto de su polen- en sus calles. Los granadinos alérgicos a este árbol no tienen que mirar mapa alguno para saber que la temporada de estornudos y de picores acaba de empezar. El ciprés alcanza niveles extremadamente altos durante los meses de enero a marzo. El alergólogo Francisco Girón Caro, jubilado del hospital Clínico de la capital y con consulta privada, señala que las últimas lluvias y las altas temperaturas han favorecido la floración de estos árboles ornamentales que invaden el Albaicín, Fuente Nueva, el Campo del Príncipe y muchas avenidas y casas del área metropolitana.

«Aunque la concentración de polen en el aire aún es baja, se espera un incremento en las próximas semanas y, por tanto, un empeoramiento de los síntomas», adelanta Francisco Girón, quien recuerda que existe vacuna y con muy buenos resultados. El polen del ciprés es muy pesado e irritante y si la persona alérgica empieza a notar asma -además de estornudos, lagrimeo, picor nasal y demás molestias- debe acudir al médico para tratarse posibles complicaciones respiratorias.

En Europa, el polen del ciprés no fue considerado como alergógeno hasta los años 70 debido a que aparece en invierno y su sintomatología podía confundirse con el resfriado común. Así lo explica la doctora del Materno Ana Martínez Cañavate, quien recalca que estamos en plena epidemia de gripe y procesos virales comunes, lo que complica algunos cuadros.

Las plantaciones de olivos han incrementado las concentraciones de polen y los alérgicos a él

Alrededor del 20% de la población -unas 183.000 personas en la provincia- es alérgica al polen en general. Un estudio granadino -recogido por la Unidad de Aerobiología de la UGR- revela que el 7% de esos adultos atópicos -afectados- presenta sensibilidad concretamente al ciprés, esto es alrededor de 13.000 habitantes de la provincia. Entre la población infantil alérgica al polen, el ciprés afecta al 5%, «siendo llamativo que más del 50% de estos niños proceden de Granada capital, conocida como 'la ciudad de los cipreses'».

Febrero es el mes que -previsiblemente- registrará las concentraciones estacionales más importantes del ciprés. «Con respecto a los demás árboles con presencia abundante en la capital o alrededores y su próxima floración, como es el caso del plátano de sombra y del olivo, aún es pronto para saber cómo se presenta la temporada porque dependerá de las lluvias de las próximas semanas», añade el doctor Francisco Girón.

Áreas del plátano de sombra

Cuando el polen del ciprés empiece a desaparecer de la atmósfera de Granada capital, irrumpirán en el aire los 'granitos' del plátano de sombra durante los meses de marzo y abril. Los alérgicos al 'platanus' que viven en la capital se echarán a temblar entonces, porque su presencia también está muy extendida en Granada.

'«Todo el Paseo del Salón, la Carrera de las Angustias... en la Plaza del Campillo hay unos ejemplares de plátano de sombra únicos en Europa... en la avenida de Madrid o en la Trinidad también hay mucho plátano de sombra», añade el experto, quien insiste en que también hay vacuna para este tipo de polen.

En los jardincillos del Genil -otra de esas zonas verdes consideradas históricas - las especies mayoritarias son cipreses y plátanos. Ambos provocarán alergia de manera sucesiva hasta abril. Lo normal es ser alérgico sólo a uno de ellos. La mayoría de los expertos considera que el polen de plátano de sombra tiene poca trascedencia debido a que posee una alergenicidad moderada. En Granada -según la Unidad de Aerobiología de la UGR- aproximadamente el 8% de la población infantil alérgica está sensibilizada al plátano de sombra, lo que lo sitúa en el séptimo lugar de alergia al polen. Aparece con más incidencia entre pacientes de Granada capital que entre los del cinturón de la provincia.

Las plantaciones masivas de olivos han incrementado las concentraciones de polen en el aire en los últimos años -entre abril y junio, aunque el mes crítico es mayo- y el número de alérgicos a este árbol se ha disparado. El olivo es la planta que provoca más cuadros alérgicos: en Granada hasta un 75% de los sensibles al polen presenta algún tipo de reacción a este en concreto. Entre la población infantil, afecta a más de un 80%.

Para colmo, según el doctor Francisco Girón Caro, Granada tampoco es un lugar fácil para los alérgicos al olivo: «La orografía de la provincia hace que haya ejemplares de este árbol tanto en la costa como en cultivos por encima de los 1.000 metros de altura, por lo que su floración se va sucediendo durante varios meses, según la zona, y el polen es tan ligero que puede recorrer hasta 100 kilómetros». Alrededor de la Alhambra y en zonas de la Vega se han cultivado terrenos recientemente con olivos. Eso no ayuda a los alérgicos porque, llueva o no, su floración es tan explosiva que provoca un intenso periodo de polinización.

Fotos

Vídeos