Granada acapara el 14% de las notificaciones telemáticas de las sedes judiciales andaluzas

Un funcionario de La Caleta, mientras realiza un trámite por esta vía./IDEAL
Un funcionario de La Caleta, mientras realiza un trámite por esta vía. / IDEAL

Desde que el sistema comenzó a funcionar en 2009, se ha usado Lexnet en la provincia para más de 9 millones de comunicaciones

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

Granada, que fue pionera en la puesta en marcha del sistema de notificación telemática de los juzgados, denominado Lexnet, ha acaparado un 14% de las comunicaciones que se han hecho por esta vía desde su implantación en los juzgados andaluces.

Esta plataforma digital desarrollada por el Ministerio de Justicia comenzó a funcionar en la capital judicial de Andalucía siendo juez decano Francisco Sánchez Gálvez. Arrancó en la jurisdicción civil en 2009 como experiencia piloto y hoy, casi una década después, el balance que hacen los operadores jurídicos de su funcionamiento, en líneas generales es bastante positivo, aunque sigue habiendo disfunciones. Una de las principales pegas es la lentitud del sistema.

En un principio, como recuerda el delegado del sindicato SPJ-USO Eloy Maza, Lexnet «iba solo en una dirección», es decir, se utilizaba únicamente para notificar a procuradores las resoluciones judiciales. Pero desde enero de 2016, con motivo de la implantación del denominado 'papel cero', se ha hecho bidireccional, y se ha ampliado su utilización a los letrados. El uso generalizado de Lexnet en todas las jurisdicciones se produce a partir de ese año y actualmente en la provincia la implantación es completa.

«Creo que la valoración que se hace por parte de los jueces y también de los letrados de la Administración de Justicia -antes llamados secretarios- y funcionarios es muy buena. Ha supuesto un gran paso adelante en la modernización de la Administración de Justicia, pues es una nueva forma de trabajar al menos en lo que a las comunicaciones se refiere. La principal ventaja es la inmediatez», indica el juez decano del Partido Judicial de Granada, Jesús Rodríguez Alcázar, al tiempo que resalta que ha sido el primer paso en la implantación de las nuevas tecnologías en los juzgados y tribunales.

En la provincia, a primeros de mayo, ya se habían realizado 9.131.349 notificaciones a través de esta útil herramienta desde los órganos judiciales, 648.021 de ellas en los cuatro primeros meses de este año. Para medir la importancia de esta cifra basta con pensar en el ahorro de tiempo y papel que conlleva hacer una comunicación por ordenador, cómodamente, sin necesidad de desplazarse para llevar los documentos físicamente a un lugar determinado.

Los datos provinciales revelan además que se han presentado un total de 723.162 trámites a través de Lexnet por abogados, procuradores y otros profesionales. De esos trámites, 7.396 han sido presentados por esta vía por los cuerpos y fuerzas de seguridad y 7.861 desde centros de salud, consultorios y hospitales.

Andalucía

En Andalucía, las notificaciones remitidas desde los juzgados a los diferentes colectivos desde el año 2009 hasta principios de mayo superan los 64 millones, de acuerdo con las cifras que maneja la Consejería de Justicia e Interior de la Junta. En cuanto a los escritos (iniciadores y de trámite) presentados por los colectivos y profesionales desde enero de 2016, fueron 1.036.782 iniciadores y 4.603.517 de trámite.

El año pasado un 70% de los escritos que presentaron los profesionales partieron de los procuradores, un colectivo especialmente implicado en la transformación de la comunicación judicial que ha supuesto Lexnet. Para ellos, esta plataforma ha conllevado «un cambio radical» en la forma de desarrollar su trabajo diario. «Hemos sabido adaptarnos perfectamente, pero con un coste de todo tipo que no es nada desdeñable», señala el decano del Colegio de Procuradores de Granada, Gonzalo de Diego, que da fe de que todos los despachos se han tenido que adecuar tecnológica y profesionalmente. Y es que si antes el lugar de trabajo habitual de los procuradores eran las dependencias judiciales, este sistema ha hecho que ahora sean sus despachos profesionales, pues la mayor parte de las gestiones que se realizan, como es la recepción y presentación de documentos, se hace ya de forma telemática.

Lexnet, en opinión de De Diego, «ha incrementado la seguridad jurídica y la rapidez en todo el flujo de comunicación entre los juzgados y el resto de operadores». Se ha convertido en una herramienta de «vital importancia» en el sistema judicial español, pero también presenta problemas, como antes se ha dicho.

Para empezar, se creó con unas perspectivas de trabajo mucho menores que las que ha alcanzado y ha tenido que ser actualizado constantemente, de modo que se ve sometido a «paralizaciones o ralentizaciones» que dificultan muchísimo el trabajo de juzgados y profesionales, «y muy especialmente -añade De Diego- en el caso de los profesionales que nos vemos sometidos al cumplimiento preciso de plazos y términos, pues nos crea mucha incertidumbre y dificultad». Luego está su vulnerabilidad cibernética; basta con recordar el fallo de seguridad del pasado verano, que permitió accesos no controlados. Aparte, según agrega el decano de los procuradores, cada comunidad autónoma tiene un sistema de gestión procesal -el de Andalucía es Adriano- que hay ir adaptando a los cambios que experimenta Lexnet. Esto provoca que haya que ir realizando «pasarelas informáticas» para que ambos sistemas se acoplen, con las dificultades que ello conlleva. «Si a esto añadimos -agrega- que hay algunas comunidades autónomas, como Cataluña y País Vasco, que tienen plataformas digitales propias de actos de comunicación, el problema se acrecienta aún más en lo referente a conseguir un sistema que funcione bien en todo el territorio nacional».

El juez decano también cree que sería deseable un sistema de gestión procesal común en todo el Estado, «algo que -recalca- por desgracia no hay perspectiva de que se consiga. Es necesario que la fiscalía se acabe incorporando al uso de Lexnet, para lo cual es precisa una adecuada reordenación de las distintas aplicaciones que se usan en fiscalía, para unificarlas y modernizarlas».

Otras pegas

Eduardo Torres, decano del Colegio de Abogados de Granada se muestra un poco más crítico con esta herramienta. Admite que para su colectivo es una ventaja en aquellas jurisdicciones en las que pueden presentar escritos directamente, como sucede en los asuntos de los juzgados de lo Social y de lo Contencioso. Pero para el resto, supone «una preocupación de que todo llegue bien al procurador, de que no se caiga el sistema. En fin, de que todo funcione». Y es que el sistema, según Torres, «da muchas vueltas antes de enganchar y es muy tediosa y lenta la entrada».

El SPJ-USO mejoraría, como el resto, la velocidad y la seguridad. Pero también cambiaría «la reiteración de relleno de claves y, sobre todo, que no fuera necesario imprimir los documentos que envían los profesionales». Esto ha supuesto «un doble gasto de papel», pues se trata de documentos que antes aportaban ellos y que ahora se imprimen en el juzgado «porque no existe un verdadero expediente digital». No obstante, reconoce y valora que se haya salido del «paleolítico tecnológico» en el que se encontraba la Administración de Justicia, ya que se ha superado la fase en la que las notificaciones a procuradores se hacían en papel y se depositaban «en unas tacas» con los nombres de los profesionales, donde firmaban un recibí y se llevaban la notificación. «El balance es positivo en cuanto a la idea, toda vez que la de Justicia es la administración menos desarrollada tecnológicamente, pero hace falta, sin duda, una mayor inversión económica, en orden de aumentar la seguridad y la velocidad del sistema», concluye Eloy Maza.

La «consolidación» de un sistema con «disfunciones»

En la última memoria anual de funcionamiento de los órganos judiciales andaluces, el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) reconoce que durante 2017 se ha producido la «consolidación» del sistema de presentación de escritos y realización de comunicaciones por medios telemáticos. «Podemos considerar generalizada la implantación de dicho sistema (a través de Lexnet) en todo el ámbito territorial de este Tribunal Superior de Justicia», señala. No obstante, alerta de que persisten algunas disfunciones, normalmente relacionadas con el modo y el formato de aportación de los documentos que se acompañan con los escritos, «que deben ser solucionados». Su corrección, en opinión del alto tribunal, pasa en buena medida «por el ejercicio del debido control por parte de quienes ostentan la responsabilidad de la documentación del proceso». Lo cierto es que la Sala de Gobierno del TSJA siempre ha mantenido que no era imaginable un futuro judicial sin un «pleno» uso de las nuevas tecnologías informáticas. Por eso, su presidente, Lorenzo del Río, instó el día de la presentación de este balance a no dar ni un paso atrás en la implantación del expediente digital, en el que aún queda camino por recorrer.

Fotos

Vídeos