El eterno SOS de los niños desaparecidos

Paco Lobatón, a la derecha, charla con el juez de menores Emilio Calatayud sobre la desaparición de la menor Caroline del Valle en 2015. /Alfredo Aguilar
Paco Lobatón, a la derecha, charla con el juez de menores Emilio Calatayud sobre la desaparición de la menor Caroline del Valle en 2015. / Alfredo Aguilar

Paco Lobatón reclama en la Escuela de Padres de IDEAL «más medios» para afrontar con garantías las búsquedas de menores | El periodista pide a las familias que no teman alertar de la pérdida de un hijo «porque es mejor retirar una denuncia que estar esperando»

Antonio Sánchez
ANTONIO SÁNCHEZGRANADA

El 10 de marzo de 2007, el pequeño de siete años Yéremi Vargas desapareció mientras jugaba en los alrededores de su casa de Santa Lucía de Tirajana (Gran Canaria). Ayer, once años después de su pérdida, su caso volvió a estremecer en una nueva edición de la Escuela de Padres de IDEAL, en la que el periodista y presentador de televisión Paco Lobatón expuso junto al juez de menores Emilio Calatayud el eterno problema que padecen los familiares que, como la familia de Yéremi Vargas, se han enfrentado una desaparición sin resolver. «Se necesitan más medios para atender a lo que está pasando», refirió Lobatón para alzar una vez más la voz de alarma ante un problema que parece pasar de puntillas para la mayoría de la sociedad día tras día.

Como el de Yéremi Vargas, Lobatón puso ayer sobre la mesa en un coloquio con el juez Calatayud otros casos que ha tratado recientemente en el programa 'Desaparecidos', un formato que Televisión Española recuperó a comienzos de año y que canceló hace unos días por sorpresa. Los nombres de Carolina del Valle o Malen Zoé, dos jóvenes desaparecidas cuyos casos no están resueltos, se recordaron el teatro CajaGranada, que acogió el evento. También el de Paco Molina, un cordobés que casi tres años después de su pérdida continúa sin dar una respuesta a sus padres sobre su paradero. Para varios casos Lobatón volvió a hacer como tantas noches de portavoz de las familias y recordó que la clave de cada situación está en darle una «respuesta individualizada» para encontrar el porqué por el que un menor no está en casa de sus padres.

«Una desaparición compone un gran enigma, una escena fantasma de la que los propios policías no tienen de donde tirar. Lo hemos visto recientemente con el caso del pequeño 'Gabriel' que durante días tuvo a la Policía sin saber qué hacer», detalló Lobatón, que aprovechó la inercia de esta desaparición para pedir a los medios de comunicación que ejerzan un papel clave en la búsqueda de los desaparecidos, «pero con responsabilidad». El presentador criticó a los compañeros de profesión que entorpecieron la investigación del caso 'Gabriel' y también censuró que actualmente se esté dando voz a la asesina confesa del pequeño, Ana Julia Quezada.

Pedro García Aguado

La sesión de la Escuela de Padres de IDEAL, patrocinada por Asisa y el grupo HLA, contó con un invitado de honor, el también presentador de televisión Pedro García Aguado -rostro durante seis años del programa 'Hermano Mayor-, que aprovechó su paso por Granada para asistir al evento y para -reconoció- charlar por primera vez en persona con Paco Lobatón. «Enhorabuena por la gran labor que estáis haciendo. Tenéis todo mi apoyo para seguir adelante con otro programa, encontrando a familiares perdidos», reflexionó García Aguado, sobre el que Lobatón refirió que hace una tarea «encomiable, con la dignidad necesaria para que no se convierta en un entretenimiento».

Lobatón aprovechó el encuentro para hacer suyas palabras del ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, y recordar que ya no es necesario esperar 24 o 48 horas tras la desaparición de un menor para denunciar lo ocurrido. De hecho, instó a las familias presentes a que no tengan ningún reparo en acudir a la Policía Nacional o la Guardia Civil cuando exista algún pequeño perdido «porque es mejor retirar una denuncia que estar esperando». Entre sus demandas, y las de la Fundación QSD Global encargada de promover la búsqueda de desaparecidos, se encuentra la creación de oficinas para que exista una atención y un apoyo «profesional» a las familias; que se diseñen unidades especializadas para afrontar los casos de personas desaparecidas; que se incremente la información pública que se da sobre estos casos; y que la sociedad sea consciente de que este problema afecta a todos y «el día menos pensado le puede pasar a cualquiera».

Fotos

Vídeos