Dos edificios de Adif en Andaluces acaban en los juzgados por no tener licencia

Un vecino de las viviendas frente a la estación, que sufren el reflejo de los tejados blancos en su casa.
Un vecino de las viviendas frente a la estación, que sufren el reflejo de los tejados blancos en su casa. / ALFREDO AGUILAR

Se trata de dos inmuebles para oficinas que se ejecutaron en un convenio entre el metro y Adif, de los que no se informó al Ayuntamiento

M. VICTORIA COBO | FOTO: ALFREDO AGUILARGRANADA

En las viviendas de la calle Fray Leopoldo, de la capital granadina, hay que ponerse gafas de sol para sentarse en el sofá del salón. La luz que entra por la ventana es tan fuerte que hasta las plantas de la vivienda se resienten. Este 'chorro luminoso' es el efecto de los tejados blancos de dos edificios que desde hace unos meses existen junto a la estación de Andaluces y las vías del metro. Ese color de las cubiertas refleja la luz del sol provocando una situación incómoda para los vecinos. Uno de esos ciudadanos contactó con el Ayuntamiento para quejarse por este hecho y la sorpresa fue que le informaron de que esos edificios no tenían licencia. De hecho, esas dos construcciones, y el aparcamiento en superficie que irá paralelo a la calle Halcón, han terminado en un procedimiento contencioso-administrativo entre el Metro, Adif y el Ayuntamiento de la capital.

Los dos edificios 'refractantes' albergan actualmente las oficinas para el personal de Adif y vienen a sustituir otras edificaciones que se demolieron cuando arrancaron las obras de la Alta Velocidad en ese enclave. Los edificios antiguos tenían el tejado rojo y no provocaban esa situación tan desagradable, explica el vecino. Pero esos viejos barracones no se contemplaban en la remodelación de la estación de Andaluces que hay actualmente en marcha, por lo que fueron demolidos. Estos nuevos edificios, con apariencia de prefabricados, llevan ya muchos meses en pie, aunque sólo uno de ellos está ocupado al completo. Adif confirmó a este periódico que se trata de construcciones permanentes, donde se ubican oficinas .

La respuesta que recibió este vecino de la calle Fray Leopoldo fue que esos edificios carecían de licencia municipal porque efectivamente no la habían solicitado. Y el asunto se enredó tanto que actualmente está en un procedimiento contencioso-administrativo en el que están implicados Metro de Granada, Adif y el Ayuntamiento de Granada.

El origen de este conflicto se remonta a 2015. En ese momento, la obra del metropolitano tenía que terminar los 300 metros que le quedaban por hacer de plataforma a su paso por Andaluces, y los trabajos del AVE se habían ralentizado por los cambios en el proyecto, al pasar de una estación soterrada inicialmente a una terminal en superficie, que es la que se ejecuta. Ante esta situación, la consejería de Fomento -que ejecuta el metro- y Adif llegaron a un acuerdo. Así, el metro asumía una serie de trabajos en ese entorno para no tener que esperar hasta que Fomento hiciera sus obras.

En ese convenio, Metro de Granada se encargaba de levantar la playa de vías antigua para poder ejecutar la plataforma del metro, se comprometía a construir el aparcamiento en superficie de la estación -que no se ha iniciado- que irá paralelo a la calle Halcón, y también asumía el derribo de los edificios de oficinas antiguos y la instalación de esos nuevos inmuebles para el personal ferroviario.

Ese convenio, firmado entre Metro de Granada y Adif nunca pasó por el Ayuntamiento, como explica el concejal de Urbanismo, Miguel Ángel Fernández Madrid. Los trabajos que afectan a los servicios ferroviarios no suelen necesitar esta licencia municipal. Sin embargo, en el caso de estos dos edificios de oficinas y del futuro aparcamiento en superficie, la tesis municipal es que deberían contar con este permiso.

Así se recoge en un informe realizado por la dirección técnica de obras en noviembre de 2015. «El caso que nos ocupa son nuevas edificaciones que, si bien prestarán servicios ferroviarios, no son indispensables para los mismos y menos en la forma y dimensión ejecutada. Del mismo modo ocurre con el aparcamiento, que no deja de ser el desarrollo de una actividad lucrativa al servicio en parte para el usuario del ferrocarril». Apuntaba el técnico municipal que esta exención de licencia sólo afecta a la infraestructura ferroviaria, pero no a estas edificaciones complementarias.

Por esto, desde el área de Licencias abrieron un expediente a Metro de Granada y a Adif para la regularización de las edificaciones. «Las actuaciones realizadas (son) compatibles con la ordenación urbanística», señalaron desde el área de Licencias municipal. Pero tanto Metro de Granada como Adif presentaron alegaciones aludiendo a esa exención de licencia, argumentos que fueron rechazados por el municipio.

Esta diferencia de posturas ha terminado en el Juzgado de lo Contencioso Administrativo Número 4 de Granada. Así se lo comunicaron al vecino que había trasladado su queja por los tejados de los nuevos edificios, por si se quería comparecer y personarse en el procedimiento.

El concejal Fernández Madrid señala que los técnicos municipales harán una visita a esta zona próximamente para comprobar exactamente qué se ha hecho en ese enclave y verificar si se ajusta a la legalidad. «Hay voluntad de llegar a un acuerdo para regularizar los edificios pero para eso tendríamos que tener algún interlocutor del Ministerio de Fomento», señaló el edil. Fernández Madrid precisó que el aparcamiento, que tendrá un uso lucrativo, deberá pedir licencia como todos los establecimientos de este tipo que hay en la ciudad.

Por otra parte, los dos edificios han provocado anteriormente quejas por parte del sindicato UGT, que ha denunciado el hacinamiento que sufren los trabajadores en el que está ya en uso. El segundo edificio sólo tiene en uso un par de dependencias pero aún no se han podido ocupar el resto de instalaciones porque Fomento no ha recibido formalmente las obras que fueron ejecutadas por Metro de Granada. Ahí se ubicará personal de Renfe y sindicatos.

Fotos

Vídeos