Distinciones Scouts

ANTONIO ALAMIMOS LÓPEZ GRANADA

La celebración en 2008 de los cien años de la primera edición del libro de Baden-Powell “Escultismo para Muchachos”, obra fundamental de la bibliografía scout en la que ya se conjuga el “no buscar ninguna recompensa” en este “gran juego en la naturaleza” con “la simbología del agradecimiento hacia los caballeros”, propicia reflexionar sobre las “Distinciones Scouts”. Cuando los grupos scouts están en plena preparación de la campaña de campamentos de verano, el anterior binomio constituye el punto de partida para tratar este tema, del que poco se ha escrito. Los datos acerca de los “Socios de Honor”, "Lobos de Plata" y "Medallas al Mérito Scout" de la “Federación de Asociaciones de Scouts de España-ASDE”, publicados en agosto de 2008 en la edición impresa de IDEAL y en la digital, con datos a fecha del 23 de abril de ese año, fiesta de San Jorge, patrón mundial de los scouts, y que se ven actualizados en junio de 2017, dado el interés con que se consulta este artículo en IDEAL.es:

1 Presidente de Honor de ASDE

Presidente de Honor de ASDE. Desde 1979, S.M. el Rey don Juan Carlos I, a quien le hizo entrega del nombramiento don Cristóbal Colón de Carvajal, Duque de Veragua, y presidente de ASDE de 1966 a 1981, durante la audiencia en el Palacio Real que concedieron los Reyes al Consejo Scout Nacional el 12 de febrero de 1980. La Reina doña Sofía fue Guía-Scout en su tierra natal de Grecia. El Rey don Felipe VI recibió el 30 de noviembre de 2005, siendo Príncipe de Asturias, la 'Pañoleta de Honor de Scouts de Andalucía-ASDE', durante el '8º Congreso Estatal del Voluntariado Social' celebrado en el Palacio de Congresos y Exposiciones de Granada. También recibió otras dos 'Pañoletas de Honor', una para la Reina Doña Letizia, entonces Princesa, y la otra en tamaño pequeño para la Princesa de Asturias Doña Leonor, entonces Infanta, recién nacida un mes antes.

2 Socios de Honor

Son tres las personas nombradas. Paula Peláez Gómez, desde 1980. Primera mujer presidenta de la ‘Asociación de Guías y Scouts de Chile’, durante seis años, y afamada pediatra chilena, galardonada con el "Lobo de Bronce" de la OMMS en el año 2000, y que actualmente sigue en activo como vicepresidenta de su asociación. Y Enrique Ángel Rovira (Oyaha-ke) y Francisco Pérez Pedraza (Shere-khan), desde 2002. Ambos fallecidos, como los restantes siete miembros fundadores de la famosa “Patrulla del Kanguro” de Cádiz, cuyas distinciones scouts a nivel individual suman: Tres medallas al mérito escultista de oro, seis medallas al mérito escultista de plata, varias medallas para cada uno de la constancia scout en bronce, plata y oro, ocho lazos de largo servicio, una ‘Pañoleta de Honor’ de ‘Scouts de Andalucía-ASDE’ y tres diplomas de miembros de la ‘Orden de Akela del Kanguro’. Además de la ‘Piña Scout de Plata’ de AGAE-AISG, miembros de honor el ‘Club Scout Gilwell de Granada’, el ‘Lobo de Plata’ en 1982, la ‘Cinta de Reconocimiento’, “Socios de Honor de ASDE” y la ‘Medalla de Bronce de la Ciudad de Cádiz’ en 2002, estas seis últimas a título colectivo, entre otras. Merecedores de todo, por su ejemplo como scouts, vida de patrulla y la contribución a restaurar el Escultismo, sobre todo en Andalucía, en los años sesenta y principios de los setenta, como escuela de democracia y libertad en la naturaleza. Hoy en día, la actual ‘Patrulla del Kanguro’ es una unidad especial de servicio de ‘ASDE-Scouts de Andalucía’.

3 Lobos de Plata. Los Lobos de Plata concedidos hasta la fecha son:

* Con los Exploradores de España: 1º.- Juan Antonio Dimas (Madrid-1925) 2º.- Isidoro de la Cierva (Murcia-1929) 3º.- Carlos de Cienfuegos (Barcelona-1933) 4º.- Agrupación de los Exploradores de Águilas, con carácter colectivo (Murcia-1933) 5º.- Mariano de la Paz (Linares-Jaén-1934) 6º.- Enrique del Castillo (Málaga-1934) 7º.- Javier Casares (El Ferrol-La Coruña-1934) 8º.- Ángel Rebollo (La Coruña-1934) 9º.- Luís Rodríguez (Albox-Almería-1936) 10º.- Fernando Molina-Niñirola (Murcia-1938) 11º.- Víctor José Jiménez (Granada-1939)

* Con ASDE-Scouts de España: 12º.- Enrique Genovés (Madrid-1966) 13º.- José Forasté (Madrid-1966) 14º.- Carlos La Rosa (Madrid-1977) 15º.- Patrulla Scout del Kanguro de Cádiz, con carácter colectivo (Cádiz-1981) 16º.- Cristóbal Colón de Carvajal (Madrid-1984) 17º.- Juan Manuel López-Palop (Madrid-1984) 18º.- Salvador Fernández (Venezuela-1984) 19º.- Santiago Matas (Madrid-1986) 20º.- José Manuel Prieto (Madrid-1998) 21º.- S.M. El Rey Don Juan Carlos (Madrid-2001) 22º.- S.M. El Rey Carlos Gustavo XVI de Suecia (Madrid-2001) 23º.- José Antonio Lázaro (Zaragoza-2003) 24º.- Miguel del Cerro (Logroño-2006) 25º.- José Fernández Vivero (Cádiz-2008) 26.- Rafael Bailo Pola (Zaragoza-2014)

El ‘Lobo de Plata’ fue instituido como ‘la más alta recompensa scout’ en el reglamento de los Exploradores de España de 9 de noviembre de 1922 y no se otorgó ninguno hasta 1925, año en que Alfonso XIII impuso el primero a Juan Antonio Dimas, jefe de los exploradores de Madrid, en el campamento de El Pardo. En total se han concedido 25 hasta la fecha, uno de ellos, el número 11, en 1939 a un educador scout ligado a Granada. Fue el reconocimiento que el consejo nacional de los Exploradores introdujo, ‘ya que había sus más y sus menos’, para que no se volvieran a solicitar más ‘Cruces de Alfonso XII’ al Ministerio de Instrucción Pública, que recibieron entre otros, Baden-Powell en 1919, Teodoro de Iradier en 1914, y Rafael López Mateos en 1916, catedrático de instituto y cofundador de los Exploradores granadinos. Pero la leyenda scout del ‘Lobo de Plata’ superó con creces otro tipo de reconocimientos dentro del ámbito scout, avalada por el ‘Lobo de Plata’ de Inglaterra que era anterior, y del ‘Lobo de Bronce’ a nivel mundial de la OMMS-Organización Mundial del Movimiento Scout desde 1935, de los que se han concedido unos 355 hasta la actualidad.

4 Medallas al Mérito Scout de ASDE

Su actual formato se aprobó en la asamblea del 17 de febrero de 2006. Hasta el momento se han otorgado a: 1- Antonio Llorente (de Madrid en 2005) 2- José Manuel Sixto (de Cádiz en 2005) 3- Pedro Segura (de Lorca en 2005) 4- Fernando Gurrea (de Zaragoza en 2006) 5- Mario Díaz (de León en 2006) 6- José María López (de Murcia en 2006) 7- Antonio Alaminos (de Granada en 2006) 8- Ángela Caballero (de Valladolid en 2007) 9- Manuel Barranco (de Cádiz en 2007) 10- Miguel Ángel Martín (de Aragón en 2008) 11- Vicente Pérez (de Canarias en 2008) 12- Ginés Martínez (de Murcia en 2009) 13- Antonio J. Lucas (de Cádiz en 2009) 14- María José Moros (de Córdoba en 2010) 15- Sara Alba (de Logroño en 2010) 16- Marisa Collado (de Madrid en 2014) 17- Ángel Ramón Prieto (de Madrid en 2014) 18- Christian Loste (de Madrid en 2014) 19- Gregorio Ferrera (de Las Palmas en 2015) 20- Juan Carlos Rojas (de Tenerife en 2015) 21- Juan Manuel López (de Málaga en 2015) 22- Salvador Mompó (de Valencia en 2016) 23- Vicente Bronchú (de Valencia 2016) 24- Juan Antonio Espeso (de Valladolid en 2016) 25- Pedro Lahuerta (de Zaragoza en 2017) y 26- Segundo Collado (de Zaragoza en 2017).

5 Los Valores Scouts

Dan sentido a las distinciones scouts desde la “Ley y la Promesa Scout”. Y son para cualquier miembro, educador o educando, con muy contadas excepciones. No hay que confundirlas con las insignias de progresión del sistema de programas, ni con las antiguas insignias de especialidades. ¿Reflexionar sobre las distinciones scouts es pensar sobre la ‘vanidad’ en los scouts, o es escribir acerca de los ‘valores’ scouts? Del servicio, la constancia, la lealtad, la abnegación, la hermandad, la gratitud, la gratuidad, el voluntariado, la educación, la acción social de las ONG´s, el espíritu scout, su estilo o su simbología. Las distinciones no pueden ser obstáculos en las relaciones entre scouts. Si se utilizan con la noble finalidad para las que se crearon, son tan gratificantes como, la sonrisa de un lobato, la amistad en una patrulla o una ‘buena acción’. Si no transmiten gratitud entre quienes otorgan y quienes reciben, si no estimulan ni incentivan, y si no ejemplifican ni unen, no sirven, rompen.

6 Sus raíces

Están en los estatutos y reglamentos de los ‘Exploradores de España’, como el de abril de 1916, en el que figuran las ‘Medallas a la Constancia, al Mérito Escultista, de Abnegación y de Gratitud’. Después fue en la Real Orden, de 9 de noviembre de 1922, que incluyó el mencionado ‘Lobo de Plata’. El Reglamento aprobado el 27 de junio de 1930, fue bastante menos ordenancista y protocolario que el anterior. Y por último, el de junio de 1934, que cambió sustancialmente el espíritu y procedimiento de obtención primando la antigüedad para todas las distinciones y denominándose ‘Méritos especiales y signos de servicio a la Institución, al prójimo, y de ayuda a los scouts’. Una importante curiosidad la encontramos en la prensa, como los diarios Gaceta del Sur o el Defensor de Granada, que relataron la clausura del ‘I Certamen Nacional de los Exploradores de España’, celebrado en el patio de la actual facultad de derecho granadina con asistencia de las principales autoridades, durante las fiestas del Corpus de 1914. En él se entregaron, por diferentes motivos, unos 220 diplomas, y numerosas recompensas en materiales como, botiquines, prismáticos, útiles de acampada, pequeñas esculturas a modo de trofeos y libros, para jóvenes exploradores de todo el país y también de la ciudad. Todas las medallas otorgadas desde 1916 están recogidas en la revista nacional “El Explorador”, y fueron bastantes. Sólo a los instructores, subinstructores y exploradores granadinos unas 95 de distintas clases, desde el fundador del Escultismo en Granada, e introductor del mismo en Andalucía, el deán Luis López-Dóriga, hasta su tío el arzobispo Meseguer, ambos al mérito en oro. Y la primera ‘Corbata de Honor’, colectiva, a nivel nacional que fue para los Exploradores de Granada en 1918. Y en 1940, se llegó a la ordenada ‘Suspensión de Actividades’ que sumió al Escultismo español en la clandestinidad y desaparición.

7 El primer P.O.R. (Principios, Organización y Reglas)

De forma experimental se publicó en 1974. Había sido aprobado en 1962, sin legalidad jurídica alguna, por la asamblea constituyente de la nueva ‘Asociación de Scouts de España-ASDE-ANEDE’, y recogía el famoso ‘Apéndice III de Uniformidad’ que distinguía entre recompensas, como, las ‘Estrellas de Servicio, Insignia de Largo Servicio, Insignia de Gratitud y Distintivo San Jorge’; y, las condecoraciones, es decir, las ‘Medallas a la Constancia y al Mérito Escultista, ambas en bronce, plata y oro, Cruz de Abnegación, Lobo de Plata y Corbata de Honor, con carácter colectivo’. Se estableció que las condecoraciones concedidas por los ‘Exploradores de España’, hasta la suspensión de actividades en 1940, podían ser usadas. Pero, ¿por qué no se concedieron medallas en esta época hasta llegar los años ochenta? cuando todavía la influencia de los responsables scouts que habían pertenecido a los Exploradores de antes de 1936 era notable en ASDE. En los archivos está la correspondencia, ellos fueron justamente los más interesados en el asunto, pues habían vivido ‘el generoso modelo de recompensas scouts’ de los Exploradores, basado en el ‘ejemplo anglosajón’, y habían confeccionado con minuciosidad el P.O.R. Sencillamente, y sin entrar en otros análisis, ‘porque no había financiación para confeccionarlas’.

8 Entonces, ¿qué se daba?

A los educadores scouts, a nivel de uniformidad, se les entregaban las ‘estrellas de servicio’, con los años en cada rama, o sección, por edades (lobatos, scouts, escultas y rovers). Se llevaban muchas, pues entonces se valoraban grandemente. Variaba el color del fondo. Contadísimas insignias o lazos de largo servicio, entonces bordadas artesanalmente. Así se puede observar en las fotografías de esos años y constatar con los documentos, cartas e informes, que se conservan. También se solía dar un pergamino, o un diploma, certificado o una fotografía dedicada enmarcada, un plato de cerámica, o una madera pirografiada, un álbum con fotos y recuerdos, un cuero o metal repujado, una figura scout o de San Jorge, o una metopa o placa, la imaginación contaba mucho, tanto como el presupuesto… Y pasando a mayores niveles, una “carta de agradecimiento”, unas palabras en una cena de San Jorge o ceremonia scout, o una ‘mención en el Boletín Oficial de la Oficina Nacional de ASDE-ANEDE’.

9 El ‘auge’ fue más un espejismo

En 1982, se aprobó una nueva versión del P.O.R., ya con otra mentalidad. Con la subida del nivel de vida y, también, de la economía scout llegó la oportunidad. Desde una joyería en Úbeda (Jaén) se comenzaron a realizar los troqueles y las medallas, ‘a un precio razonable dada la cantidad’. Y la cuestión cambió, sobre todo, a impulsos de Víctor J. Jiménez, Lobo de Plata, que en esos años fue presidente de ASDE y tuvo la oportunidad de ‘restañar la carencia de distinciones’ de tiempos pasados, en algunas de las personas scouts que aún vivían y que habían tenido una especial significación para el Escultismo de ASDE-ANEDE. La realidad hizo que fueran muy pocos los que recibieron las medallas, pero ‘de nada a varias decenas, parecían muchas’... He igual pasó en los catorce años y medio de jefe scout nacional y presidente de José Manuel Prieto, ‘Gajo’. Fueron otras docenas de medallas, “pero daban la impresión de ser más”... Por ejemplo, en el San Jorge de 1985 celebrado en Granada, se dieron cuatro medallas al mérito escultista, una de ellas en oro, y dos ‘diplomas al mérito, a título póstumo’. Y el 26 de abril de 1987, en pleno ‘75º Aniversario de ASDE’, también en el San Jorge de Granada que fue a nivel de toda Andalucía, se entregaron cinco medallas al mérito, tres a scouters granadinos y dos a gaditanos. Además de treinta y cinco medallas a la constancia scout. Igual ocurrió en algunas otras provincias como Madrid, Córdoba, Sevilla, Murcia, Valencia, Zaragoza y Valladolid, principalmente. Todavía se recuerdan con admiración las medallas al mérito escultista en oro otorgadas a Fernando Salinas o a José María García, entre otros.

10 Los cambios

Llegaron al poco tiempo a la vida asociativa y social. De 1989 a 2005, se concedieron muy pocas. Las formas simbólicas scouts, estaban evolucionando rápidamente. En 1989, el consejo scout general aprobó el documento titulado ‘El Espíritu Scout-Símbolos y Celebraciones’, emitido en Madrid el 1 de octubre de ese año, estableciendo en el capítulo octavo punto sexto, que, los “Distintivos de Servicio al Escultismo” son: 1- La Insignia de Madera, signo únicamente de servicio y formación para los educadores Scouts; 2- El Lobo de Plata; y 3- La Insignia de Gratitud (que poseen varios miembros de IDEAL). Quedó, pues, ‘una especie de vacío’, y se sobreentendió que continuaban de algún modo las de 1974. Pero ahora por delegación de ASDE, ‘las asociaciones scouts autonómicas’, manteniendo el contenido del mencionado ‘Apéndice III’, eran las que podían otorgar también dichas distinciones, mientras confeccionaban en sus reglamentos asociativos sus propias distinciones y reconocimientos scouts. Con dos importantes excepciones, la medalla al mérito escultista en oro y el Lobo de Plata, que siguieron siendo competencia exclusiva de ASDE, por acuerdo tácito. Hubo en esos años dos momentos de entrega de medallas. El primero, fue el 23 de diciembre de 1992 tras la finalización del ‘Congreso Euroamericano de Asociaciones Scouts, Granada 92’, en concreto una al mérito en plata, cinco lazos de largo servicio, seis medallas al mérito escultista en bronce, y diecisiete medallas a la constancia scout también en bronce, firmadas por José Manuel Sixto, entonces presidente de ‘Scouts de Andalucía’, en nombre del presidente de ASDE. El segundo, lo constituyó la última  aprobación numerosa, unas treinta medallas al mérito escultista en plata, a presidentes scouts asociativos y miembros de los equipos, principalmente. Tuvo lugar en la asamblea de Barajas (Madrid) en diciembre de 1995, tres meses antes de que José Manuel Prieto, dejara la presidencia y la asumiera Antonio Llorente en marzo de 1996.

11 La actualidad en ASDE

Las ‘Conferencia de Scouts de España’, desde la segunda en octubre de 1990, hasta la quinta celebrada en 2006 en el CEULAJ de Mollina (Málaga), han marcado las líneas aprobadas por las sucesivas asambleas y que ahora se recogen en el apartado seis del documento, del área de comunicaciones, ‘Uniformidad y otros Símbolos’, aprobado en Madrid en 2006, siendo Julio del Valle presidente de ASDE, y Rafael Bailo vicepresidente, que recogió en enero de ese año la ‘Corbata de la Orden Civil de Alfonso X El Sabio del Ministerio de Educación y Ciencia’ otorgada a la ‘Federación de Escultismo en España-FEE’, junto a 25 educadores scouts de ASDE y MSC que recibieron la Cruz de esta alta Orden. Hay que destacar el acierto de la permanencia a lo largo de los años del ‘Lobo de Plata’, y la ‘recuperación’ de las ‘Medallas al Mérito Scout’, ya en el actual nuevo diseño ‘de sobremesa’. A nivel federal del ‘Movimiento Scout Católico-MSC’ existen las ‘Cruces para los Miembros de Honor’, unos 120 hasta la fecha, que se otorgan en las asambleas anuales.

12 El presente en las Organizaciones Federadas, y otras

La simbología de las distinciones scouts actualmente reglamentadas en las asociaciones federadas de ASDE es de lo más variada y hoy parece que vive un nuevo auge. Desde la ‘Pañoleta de Honor de Scouts de Andalucía’, al ‘Torreón de Bronce en Exploradores de Murcia’, pasando por las medallas al mérito scout de Aragón y Valencia, la medalla de San Jorge en Aragón o la reciente medalla ‘Lobo Solitario’ de Extremadura. Más ejemplos a otros niveles: Las ‘Placas de Honor’ de los grupos y asociaciones scouts, la ‘Granada Scout de Plata’, el inmemorial ‘Distintivo San Jorge’ o los acreditados ‘trofeos’ de los ‘Festivales de la Canción Scout’. Y en otras asociaciones, la medalla ‘Iradier’ de los Scouts y Guías Adultos de España-AISG, la ‘Piña Scout de Plata’ de AGAE-AISG y un largo etc, que, en su ámbito asociativo, tienen una altísima importancia y significación. O desde abril de 1985, la renombrada y apreciada ‘Insignia del Club Scout Gilwell de Granada’. En fin, todo constituye ciertamente una riqueza simbólica scout, que manifiesta la gratitud hacia quienes viven o han vivido el Escultismo con pasión. Indudablemente, ‘no están todos y todas los que son’… Y eso origina sus más y sus menos… Solicitar y conceder adecuadamente las distinciones scouts es un acto de generosidad y justicia escultista que construye, difunde y hace crecer. Actualizar los registros de estas distinciones y exponer sus resultados en las páginas web asociativas y los blogs scouts particulares puede constituir una estupenda aportación a la espléndida historia scout, que quiere contribuir a ‘construir un mundo mejor’, como indica el actual lema scout mundial.

MÁS INFORMACIÓN en el Blog Scout de Antonio Alaminos y en los Museos Scouts de Madrid y Granada.

Fotos

Vídeos