«No es que devolviera los 250 euros, es que los di yo de mi bolsillo»

El agente acusado ayer, durante el juicio en la Audiencia./ Y. H.
El agente acusado ayer, durante el juicio en la Audiencia. / Y. H.

El policía local de Loja acusado de coger el dinero de una multa lo niega y aclara que si entregó a su jefa el montante de la sanción fue «por la presión»

Yenalia Huertas
YENALIA HUERTASGranada

«No es que devolviera los 250 euros, es que los di yo de mi bolsillo». El policía local de Loja acusado de apropiarse de 250 euros de una multa en 2013 negó ayer categóricamente ante el jurado popular haber cogido el sobre con el dinero de la sanción y garantizó que si hizo entrega posteriormente en la Jefatura del importe desaparecido fue por «la presión que estaba teniendo».

El agente, que será enjuiciado hasta el próximo viernes en la Audiencia de Granada, admitió así que días después del incidente entregó a su superior, una subinspectora, la cantidad a la que ascendía la sanción, pero no porque asumiera culpa alguna sino porque «me dijeron que me iban a abrir expediente».

Durante el interrogatorio del fiscal, el agente aseveró que entregó el dinero el 1 de julio después de sufrir «constantes presiones» los días 28 y 30 de junio. «Prefiero darlos -los 250 euros- antes de que me metan un expediente y en el juzgado», insistió, tras dejar claro que «desde un principio dije que no había cogido sobre ninguno».

El acusado subrayó que no fue él quien recaudó esa multa ni estuvo presente cuando se recaudó. En este punto, explicó que en la Jefatura de la Policía Local de Loja existe un buzón habilitado para depositar el dinero de las sanciones, en el que desconoce si puede introducirse una mano o no, «porque -dijo- no he metido la mano nunca». De igual modo indicó que las llaves de ese buzón «no las tiene nadie». Se guardan en una planta distinta y únicamente tienen acceso a ellas el funcionario al que sustituyó el día de autos mientras desayunaba y la referida subinspectora.

Grabaciones

El dinero desaparecido, que iba en un sobre, lo había recaudado otro compañero suyo tras haber denunciado esa noche varias alcoholemias. Existen por lo visto grabaciones de las videocámaras de las dependencias policiales de aquel día y el fiscal propuso que se visionaran hoy tras renunciar a parte de los testigos propuestos. En esas grabaciones, según fuentes de la acusación particular que ejerce el Ayuntamiento de Loja, se observaría al acusado con algo blanco en las manos, algo que según el agente no era un sobre sino una «servilleta» con la que se limpió la boca.

El policía está acusado de un delito de malversación de caudales públicos y la fiscalía solicita para él un año y seis meses de prisión, multa de 900 euros y suspensión de empleo o cargo público durante dos años. El Ayuntamiento de Loja, según las fuentes del caso consultadas por IDEAL, reclama 6 meses de prisión y tres de suspensión, así como una multa de 1.440 euros.

Los hechos se remontan al 22 de junio de 2013 y la defensa del agente, que tiene 53 años, pide su libre absolución.

Fotos

Vídeos