Ideal

Dakar

Coma saca los galones; De Villiers pierde su mejor oportunidad

Coma (d), durante una etapa del Dakar.
Coma (d), durante una etapa del Dakar. / Franck Fife (AFP)
  • Barreda se deja seis minutos con su perseguidor por una rotura en su manillar y la lucha en motos se aprieta

Este Dakar no se va a decidir hasta los últimos kilómetros. Todo apunta a que, excepto en la categoría de camiones, todas las modalidades van a disputarse hasta cerca del regreso a Buenos Aires. Y eso que en coches De Villiers perdió una oportunidad de oro para acercarse a Al-Attiyah, pero el catarí tampoco apretó tanto como se esperaba.

En dos ruedas, después de la jornada de descanso del sábado, llegaron este domingo a Uyuni con el portugués Gonçalves repitiendo victoria, Marc Coma segundo y, por primera vez prácticamente desde que comenzara este Dakar, con Joan Barreda lejos del vigente campeón. El valenciano entró a seis minutos y trece segundos del ganador en meta, y aunque sostiene el primer puesto, el colchón que tenía sobre Coma se redujo hasta los seis minutos y medio. La imagen de la jornada estuvo, precisamente, en la meta de las motos: la nieve hizo su aparición en Uyuni.

A los coches les tocó la segunda parte de la eterna etapa maratón y no defraudó. Después de la durísima jornada del sábado, tocó atravesar el Salar de Uyuni y el ganador fue el saudí Yazeed Al Rajhi, con lo que se rompe el dominio total que llevaba el equipo X-Raid en este Dakar. El joven saudí, que debuta en este evento, se impuso en una etapa muy dura en la que los favoritos tuvieron serios problemas. Giniel de Villiers perdió la victoria en el último sector tras pinchar con una roca y se quedó sin poder recortarle tiempo a Nasser Al-Attiyah en una jornada bastante pobre del líder en coches.

Barreda rompe el manillar

Marc Coma sabía que en la etapa maratón tenía su mejor oportunidad para poder darle un buen mordisco a la ventaja de la que gozaba Joan Barreda y ese fue su pensamiento durante toda la jornada de descanso del sábado. Así, salió al ataque en dirección a Uyuni desde Iquique, pero no pudo separarse del valenciano de Honda hasta los kilómetros finales. La suerte se alió con el vigente ganador: Barreda partió el manillar de su montura y llegó con bastante sufrimiento a la meta.

Coma, a sabiendas de que Barreda tenía problemas, dejó pasar a Paulo Gonçalves, quien sumó este domingo una nueva victoria este año. El catalán fue el segundo del día, a sólo catorce segundos del portugués, mientras que Barreda tuvo que conformarse con el duodécimo tiempo del día, a 6:13 del ganador. A destacar el buen resultado de Joan Pedrero, que en un Dakar en el que está sufriendo más de lo previsto ha conseguido este domingo un buen resultado para Yamaha, a sólo tres minutos y 20 segundos de Gonçalves.

Con este resultado, la ventaja de Barreda se ha reducido a la mitad. El piloto de Torreblanca sigue primero en la clasificación general, pero ahora son sólo 6m28s los que goza de colchón frente a Marc Coma. El vigente campeón afrontará la última semana del Dakar pleno de confianza y espera que su mayor experiencia le de ese extra para poder arrebatarle la victoria a su compatriota.

Al Rajhi conquista el Salar de Uyuni

Yazeed Al Rajhi estaba siendo la gran sensación del Dakar y, por fin, conquistó su primera victoria. Este multimillonario -sus ‘utilitarios’ cuando compite en el Mundial de Rallies son coches de lujo Maybach – ha tomado las riendas de la segunda parte de la etapa maratón, cuyo paso por el Salar de Uyuni ha dejado una serie de imágenes inolvidables para los aficionados. Los más de 400 kilómetros recorridos a más de 4000 metros de altitud, con un horizonte blanco y casi eterno a la vista, permitieron a los coches exprimir todos sus caballos de potencia. Así, no fue raro ver a algunos como Nasser Al Attiyah superar los 200 km/h antes de la neutralización, previa a un sprint final de 30 kilómetros.

El día parecía muy propicio para Giniel de Villiers. El sudafricano dominó los primeros controles de paso previos a la zona sin cronometrar y todo apuntaba a que se iba a hacer con la victoria. Sin embargo, en un punto de esos 38 kilómetros finales pinchó y perdió toda la ventaja que había ganado. La culpa, según él, la tuvo un helicóptero, que levantó mucho polvo y le hizo impactar con una piedra y ceder la victoria. Lo que parecía que iba a ser un día en el que se iba apretar la clasificación en coches acabó dejando a Al Attiyah, bastante gris este domingo, con 13 segundos más de ventaja. Nani Roma tuvo que conformarse con el sexto puesto de la jornada.

Además de lo referente a la clasificación general sí hubo un cambio notable en esta jornada con respecto a las anteriores: por primera vez en este Dakar 2015 no fue un Mini del equipo X-Raid el que acabó al frente, sino un Toyota Hillux el que conquistó el día.