El Real Madrid ya acaricia la Liga

Kroos y Cristiano celebran el 2-0. /
Kroos y Cristiano celebran el 2-0.

Con mezcla de titulares y suplentes juega con fuego, pero ofrece otra demostración de pegada

AMADOR GÓMEZMadrid

Es el antepenúltimo paso del Real Madrid hacia el título, la última final de la temporada en el Santiago Bernabéu, donde ha sufrido este curso una derrota -ante el Barça- y ha sumado cuatro empates -frente a Villarreal, Eibar, Las Palmas y Atlético- y, aunque este domingo se enfrenta al rival más complicado que le queda en el campeonato, llegados a este punto el coliseo blanco está preparado para recibir y despedir a lo grande al flamante finalista de la Champions y máximo favorito a conquistar la Liga. En otro partido «decisivo», como reconoce Zinedine Zidane, el primero de los tres que le quedan al Madrid en ocho días en la Liga, cuando en el plazo de tres semanas aspira a un doblete que no se festeja desde 1958 y para el que tiene «más posibilidades que nunca», según admite también el técnico francés.

El último adversario en casa, el Sevilla, es en teoría más peligroso que el Celta el miércoles en Balaídos y que el Málaga el domingo siguiente en La Rosaleda y, con los precedentes del Real Madrid frente a los equipos punteros y lo mucho que ha padecido también este curso ante su afición por dejarse ir ante enemigos inferiores, la amenaza en el Bernabéu siempre existe. Sin embargo, en este caso los blancos están lanzados en pos de un reto histórico y, dado que el Sevilla ya se ha despedido virtualmente del billete directo a la Liga de Campeones y está a un solo punto de la cuarta plaza liguera que lleva a la previa, no es previsible un pinchazo del Real Madrid que incluso pudiera permitirse (en forma de empate) gracias a su duelo aplazado en Vigo. Un desliz del Madrid, siempre que el Barça no fallase ante Las Palmas, llevaría emparejada una batalla blanca contra el vértigo, pero esa opción no entra en los cálculos de un entrenador y una plantilla que, relanzada por su segunda unidad, parece llegar pletórica al tramo definitivo, tanto física, como psicológicamente, reforzada en su ánimo por el pasaporte a Cardiff y la ventaja que lleva en la Liga ante el eterno rival.

El riesgo para el segundo clasificado es que el conjunto de Zidane acuse el desgaste del miércoles en el Vicente Calderón, pero dado el rendimiento que están ofreciendo los suplentes, liderados por Marco Asensio, Lucas Vázquez y Morata, el Bernabéu puede confiar en un triunfo de los suyos. Sin embargo, es obligado para el Madrid huir de la euforia y por ello Zidane insiste a sus jugadores en que «queda lo más duro». «Aún no hemos ganado nada. Tenemos que continuar con nuestro trabajo y seguir concentrados con el camino que llevamos hasta ahora», recclamó este sábado el entrenador del vigente campeón de Europa, que no desea alejarse de la realidad: «Estamos cerca de nuestro objetivo, pero todavía no hemos ganado nada».

La moral de los blancos se ve también reforzada por el estado anímico del rival, después de dar ya por perdida la tercera plaza en su pelea particular contra el Atlético. Después de la gran primera vuelta que firmó el Sevilla, el equipo de Jorge Sampaoli se ha ido desinflando y, aunque contra el Real Madrid siempre suela emplearse a fondo -en el Sánchez Pizjuán remontó con un gol de Jovetic en el minuto 92-, el Bernabéu intimida demasiado y, mucho más, si en juego está una Liga a siete puntos de nueve sin depender de lo que haga el Barcelona.

«El Madrid es un equipo que motiva. Sería algo soñado ganar en un sitio en el que el Real Madrid, un equipo que motiva, parece inexpugnable», apuntó este sábado el entrenador argentino del Sevilla, afectado por las lesiones, sobre todo en defensa, cuando hay que recordar que el equipo blanco ya encadena 61 partidos consecutivos marcando y puede seguir presumiendo de una pegada descomunal, con o sin Cristiano Ronaldo, ahora que no está Bale ejerciendo de 9 y ya acompañante habitual de Benzema en la punta de ataque. Sin embargo, Morata pelea también por la titularidad con el francés en el choque en el que es muy probable que se despida de la afición blanca, ya que el futuro del ex de la Juventus parece cada día más lejos del Madrid.

Zidane también se plantea llevar a cabo alguna rotación en el medio campo, y la oportunidad ahora parece presentársele a James, que dejaría en el banquillo a Isco, porque la intención del entrenador es dar descanso al malagueño, aunque la afición del Bernabéu no deje de reclamar al jugador andaluz. En defensa, con las bajas seguras de Carvajal y Pepe y la duda de Varane, es previsible que sean Nacho y Sergio Ramos quienes vuelvan a formar la pareja de centrales, para intentar frenar a Ben Yedder y Vitolo, aunque el extremo canario ha estado renqueante durante casi toda la semana.

Árbitro: Undiano Mallenco (Navarro).

Estadio y horario: Santiago Bernabéu. 20:00 h. (beIN).

Fotos

Vídeos