Ideal

fútbol

El Real Madrid desata la locura en su vuelta al trabajo

Casillas se emplea a fondo en el entrenamiento.
Casillas se emplea a fondo en el entrenamiento. / EFE
  • Nada menos que 6.000 aficionados acudieron a Valdebebas para ver a sus ídolos una semana después de conquistar el Mundialito en Marrakech

Apenas una semana después de conquistar en la costumbrista Marrakech (Marruecos) el Mundialito de Clubes, la plantilla del Real Madrid regresó este domingo a los entrenamientos en Valdebebas, primero en sesión matinal a puerta cerrada y por la tarde ante más de 6.000 socios que aclamaron a sus ídolos en una jornada de lo más festiva. Los hinchas disfrutaron de lo lindo del último entrenamiento del año en territorio español, ya que en las próximas horas el conjunto blanco viajará hasta Dubái para disputar este martes un amistoso ante el Milan que ha adquirido especial relevancia por la presencia en los ‘rossoneri’ de Fernando Torres, a punto de convertirse oficialmente en nuevo jugador del Atlético y deseoso de debutar precisamente en el choque copero ante el eterno rival, el próximo 7 de enero en el Vicente Calderón.

En la sesión no estuvieron presentes ni Benzema ni Cristiano Ronaldo, aún de vacaciones en Dubái y con permiso para esperar allí al equipo. Tampoco aparecieron por la Ciudad Deportiva ni Coentrao, ni Marcelo ni Sergio Ramos, y parece que no se desplazarán al Emirato. El brasileño se lesionó en la final del Mundialito ante San Lorenzo de Almagro y el defensa sevillano jugó ese partido, a pesar de sufrir una pequeña rotura de fibras. Sí incorporó Carlo Ancelotti a los canteranos Marcos y Diego Llorente y Raúl de Tomás.

Ancelotti dirigió una sesión matinal en la que los blancos ensayaron la circulación del esférico y los desplazamientos en corto a base de ejercicios de pase, según informó el club en su página web. «Previo al trabajo con balón, los primeros minutos estuvieron marcados por varias pruebas aeróbicas. Íker Casillas, Keylor Navas y Pacheco se ejercitaron con el entrenador de porteros, Villiam Vecchi», añade el comunicado.

Los futbolistas regresaron a Valdebebas para volver a entrenarse a las 17.00 horas, esta vez con las gradas del estadio Alfredo di Stéfano repletas de socios. Familias enteras desafiaron el frío reinante, con sólo cuatro grados de temperatura, y a la lluvia, y acudieron al estadio para seguir con interés las evoluciones de sus ídolos al final de un año que trajo al club cuatro títulos y, sobre todo, la décima Liga de Campeones. Los cuatro trofeos permanecieron expuestos en la banda durante la sesión de trabajo.

Los más pequeños festejaron sobre todo las paradas de los porteros madridistas Iker Casillas y Keylor Navas en las tandas de disparos a puerta. La animosa sesión vespertina terminó con un partidillo en mitad de campo y el lanzamiento de los jugadores a su afición de nada menos que 80 balones réplicas del utilizado en la final de la Champions ganada al Atlético en Lisboa (4-1). Las localidades para este entrenamiento abierto se agotaron el sábado poco después de abrirse las taquillas. Eran intransferibles y llevaban impresos el número de socio, el nombre y los apellidos.