El Atlético asienta su grandeza europea

Filipe Luis intenta controlar el balón. /
Filipe Luis intenta controlar el balón.

Selló su pase a semifinales tras adelantarse en Leicester y saber soportar la presión cuando los ingleses apretaron con intensidad y juego directo

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

El 1-0 parece corto, pero si el que lo gestiona es el Atlético parece un gran botín. Necesita ahora el Leicester este martes en la vuelta de cuartos de la Liga de Campeones llevar la iniciativa, subir la línea de presión y aumentar la velocidad. Objetivamente el equipo de Diego Pablo Simeone está más experimentado, es superior colectiva e individualmente y en principio podrá correr para rubricar a campo abierto el billete para otra final. «Nosotros somos unos novatos, jugamos nuestra primera temporada en la Champions. Dada su historia y sus últimos años en Europa, con sus dos finales, ellos son favoritos, no hay duda. Sabemos que el Atlético es un gran equipo, muy sólido defensivamente y peligroso arriba. Tenemos que marcar un gol para entrar en la eliminatoria, pero hemos de jugar con cabeza, ya que si recibimos un tanto tendremos que marcar tres», reconoce el austríaco Christian Fuchs.

MÁS INFORMACIÓN

La estadística está a favor del equipo madrileño, que no ha encajado un gol en siete de los últimos nueve partidos oficiales. Especialmente en Champions, donde de los 45 resultados de la era Simeone sólo uno fue una derrota por más de un tanto (la final de Lisboa y en la prórroga) y únicamente tres equilibrarían la eliminatoria. La dinámica de 2017 hace aún más impensable una eliminación, ya que sus tres únicas derrotas en 26 partidos fueron por la minina (dos ante el Barça y una con la eliminatoria de Copa decidida ante Las Palmas).

El Cholo recupera a Gameiro, aunque mantendrá a Torres de titular, y también a Moyá, que se jugará con el portugués Moreira un puesto en el banquillo. El delantero francés, que se ha perdido los cinco partidos que ha jugado el equipo rojiblanco tras el último parón liguero (Málaga, Real Sociedad, Real Madrid, Leicester y Osasuna) por una tendinitis en el aductor del muslo izquierdo, fue clave en la eliminatoria de octavos ante el Bayer, sobre todo en Leverkusen (gol y asistencia). Simeone tiene claro su equipo y, en principio, repetirá con los que vencieron en la ida. «Todavía estamos en la mitad de la eliminatoria y sé que tenemos que mejorar ofensivamente con respecto a la ida. Sin embargo, hay que ser listos y estar alerta. No podemos darles espacios porque ellos al contragolpe te matan», advierte el técnico del Leicester, Craig Shakespeare.

La única duda era ver si entraba en el equipo Giménez, que funcionó como mediocentro ante Osasuna (recuperó 17 balones y completó un 85% de acierto en el pase). El uruguayo podría tener su opción de inicio por su potencial aéreo ante un equipo tan potente como el Leicester, pero está apercibido de tarjetas y de ver una se perdería la ida de las semifinales, por lo que quizá sería excesivo usarlo de inicio.

El gol de penalti de Griezmann en la ida concede mucha ventaja al Atlético, que ha marcado en once de sus doce partidos como visitante en 2017, y tiene la experiencia necesaria en Champions para saber que necesitará concentración y contundencia en un estadio como el King Power, donde también habrá más de 1.500 rojiblancos animando entre los 32.000 que llenarám el coliseo inglés. Será el desplazamiento atlético más masivo esta campaña en Europa, donde la UEFA asegura un 5% del aforo que se concede a los rivales. Serán la mitad que los que viajaron a Múnich la pasada campaña en semifinales, pero se harán notar en un terreno de juego que ha servido como pilar del Leicester desde la salida de Claudio Ranieri. «Afrontamos el partido con pasión y con cabeza fría. Hemos vivido noches memorables en este estadio y sé que estaremos preparados mental, física y tácticamente», recuerda Shakespeare.

Morgan, en el aire

De hecho, los cinco resultados logra¬dos ante su afición con Shakespeare (3-1 al Liverpool y también ante el Hull, 2-0 al Sevilla, al Stoke y al Sunderland) le permitirían clasificarse sin tener que llegar a la prórroga. El King Power Stadium ya fue clave para que los 'zorros' completasen el milagro de ganar la Premier hace un año: 12 triunfos, seis empates y sólo una derrota en toda la inolvidable temporada 2015-16. «Esperamos que nuestro estadio sea una caldera, igual que ante el Sevilla. Todo el mundo espera que fallemos, que claudiquemos ante la presión. Esperaban eso la temporada pasada y fuimos campeones de liga. Esperaban eso cuando estábamos en descenso este curso y salimos de ahí. Y ahora esperan que caigamos eliminados. Pero estamos acostumbrados a esa presión y con mucha confianza», recuerda Fuchs.

En varios de esos triunfos marcó gol Wes Morgan, el carismático capitán de los 'foxes'. Shakespeare quiere que Morgan regrese ante el Atlético aunque no esté completamente recuperado de sus problemas de espalda que apenas le han dejado entrenar. La decisión la tomarán en la mañana del partido. «Se ha ejercitado los últimos días, cada sesión con más intensidad que la anterior. Estoy muy contento con él, ya que ha progresado de una lesión muy complicada», explicó el técnico inglés.

Habrá que ver si al menos tiene capacidad de poder estar al nivel mínimo competitivo, ya que el jamaicano quiere estar tras perderse los duelos ante West Ham, Stoke, Sunderland, la ida del Calderon y frente al Crystal Palace. El que fue su sustituto en Madrid, Benalouane, está tocado, aunque en su caso se cree que estará seguro en el equipo por la baja del alemán Huth. Si no juega Morgan es posible que Fuchs haga de central y el lateral izquierdo sea Chilwell. La única ausencia segura local, además de la de Huth, es la de Mendy, ya que Slimani, que no se entrenó este lunes, es duda, aunque se confía en que podrá estar.

Los más supersticiosos recuerdan que el árbitro Gianluca Rocchi fue el que pitó el duelo ante el Benfica en el Calderón durante la campaña 2015-16, única derrota en el estadio atlético en Champions de la era Simeone. Es cierto que en el otro precedente, en los dieciseisavos de la Europa League de la 2009-10, logró un 1-2 ante el Galatasaray meses antes de que alzasen el trofeo en Hamburgo ante el Fulham gracias a los dos goles de Diego Forlán.

Fotos

Vídeos