Exhibición de fútbol total

Asensio controla el balón. /
Asensio controla el balón.

Un enorme Sevilla y un orgulloso Real Madrid, que ya suma 40 partidos invicto y jugará los cuartos, realzan la Copa

IGNACIO TYLKOMadrid

Si bien Jorge Sampaoli, técnico del Sevilla, asegura que se trata de «un partido para soñar con la remontada» y su colega Zinedine Zidane insiste en que el Real Madrid se ha preparado «para un encuentro complicado en el que va a sufrir seguro», el 3-0 de la ida convierte el choque copero de este jueves en el Sánchez Pizjuán en un aperitivo pensando en el plato fuerte del próximo domingo entre los dos primeros de la Liga. Ambos técnicos rotarán y, como ya sucedió en la ida, el portugués Cristiano Ronaldo se queda fuera de la convocatoria para disfrutar del descanso del guerrero.

Salvo milagro, los campeones de Europa sellarán en Nervión su pase a cuartos y entrarán en el bombo para el sorteo del próximo viernes en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Más interés que por el desenlace de una eliminatoria casi decidida existe por saber si el Real Madrid alcanzará los 40 partidos invicto entre todas las competiciones, desempatará con el Barça de Luis Enrique y logrará la mejor racha de un equipo español en su historia. En Europa, sólo el gran Celtic (75 encuentros), la Juventus (43), el Milan (42) y el histórico Nottingham Forest (40) han logrado hitos comparables o superiores.

«Trato de ser sensato, pero tenemos la ilusión intacta de hacer un buen partido y de darle a la gente lo que quiere ver. No hago promesas que no se pueden cumplir, pero ojalá tengamos una buena noche para hacer un gran partido ante uno de los mejores equipos del mundo, que ahora mismo le gana a todos», remarcó en la previa Sampaoli, quien asume que «existen realidades» como el marcador adverso, con independencia de ser «optimista o pesimista».

Soñar despierto

Sin renunciar de antemano a la Copa, el ambicioso Sampaoli admitió que «sueña despierto con la ilusión de la pelea por la Liga» si consigue el domingo un triunfo que lo acercaría a un punto del líder, aunque el equipo de Zizou tiene un partido menos, el que debe jugar en Mestalla y que se aplazó por el Mundialito. El exseleccionador de Chile, que ha dejado fuera de la convocatoria al lateral brasileño Mariano, el centrocampista francés NZonzi y el medipunta ítalo-argentino Franco Vázquez, avanzó que jugará el defensa francés Clement Lenglet, fichado la semana pasada del Nancy, porque se trata de «un jugador que permite formar con tres centrales, el dibujo con el que el equipo se siente más cómodo». Y anunció que hablará con el delantero montenegrino Jovetic, que sólo ha realizado un entrenamiento tras llegar procedente del Milan, para ver si puede debutar. El balcánico está deseoso de hacerlo y muy familiarizado con el castellano, idioma que, según dijo, aprendió viendo telenovelas y la serie Los Serrano.

En el bando contrario, la sonrisa de Zidane define la alegría instalada en el Real Madrid. Por vez primera este curso, el francés admitió que «el triplete es el objetivo que todo el mundo quiere». Sabe que el choque del domingo vale media Liga, pero dice que sólo tiene en la cabeza la Copa. Alabó el «increíble» inicio de temporada de su compatriota Samir Nasri, a más en el Sevilla, y alertó a sus jugadores sobre «un inicio de partido muy duro en el que el rival saldrá muy fuerte».

Al descanso de Cristiano hay que añadir las bajas por lesión del portugués Pepe y del galés Gareth Bale, además de las ausencias de James e Isco, con un problema muscular en el sóleo y un fuerte golpe, respectivamente. Causan novedad en la convocatoria Sergio Ramos, Mateo Kovacic y Lucas Vázquez, ya recuperados de sus problemas físicos. Queda por ver con qué sorprende Zidane en un once al que regresará Kiko Casilla en la portería y donde Danilo puede dar descanso a Dani Carvajal, que este miércoles cumplió 25 años.

Fotos

Vídeos