Ideal

Ida de octavos de final

Negredo evita el susto

Gayá (d) controla el balón.
Gayá (d) controla el balón. / AFP
  • Un gol de penalti del delantero permite al Valencia empezar con ventaja la eliminatoria

El Valencia venció por 2-1 al Espanyol y cobra ventaja en la eliminatoria de octavos de final de la Copa del Rey, a pesar de que el conjunto catalán mereció mejor suerte ante un rival carente de ideas en su juego, que consiguió el triunfo gracias a un penalti transformado por Álvaro Negredo en la recta final.

El arranque del partido tuvo un dominador claro, y fue el Valencia, frente a un Espanyol agazapado y a verlas venir. Los de Nuno tenían una posesión absoluta del balón, aunque no encontraban las vías para poner en peligro al Espanyol.

El que la encontró fue Cancelo, que tras una gran internada por la banda derecha centró al corazón del área y el rechace le cayó en el segundo palo a Gayá, que se cambió el balón de pie para colocar un derechazo espectacular al segundo palo para inaugurar el marcador.

El jovencísimo lateral valenciano jugó en esta ocasión en posición más avanzada y fue un peligro constante con su desborde. Apenas unos minutos después pudo marcar el segundo, pero el árbitro frenó su internada al no conceder la ley de la ventaja. El libre directo fue ejecutado por Parejo que a punto estuvo de anotar el segundo.

Incomprensiblemente, el Valencia dio un paso atrás y cedió el balón y el protagonismo al Espanyol. Sergio García inquietaba a la zaga local, aunque el conjunto catalán no puso en apuros a Yoel hasta sobrepasada la media hora de juego, en una clara ocasión de Víctor Álvarez en la que se lució Yoel.

El partido transitó hasta el descanso con un juego espeso por parte de ambos equipos. No cambió la dinámica en la segunda mitad. El Valencia dominaba pero con Parejo difuminado y De Paul y Carles Gil desaparecidos sobre el terreno de juego, la creatividad en la medular local era inexistente. Arriba Negredo, desasistido en el primer tiempo, no estuvo acertado en el segundo.

El tedio en el que había caído el partido se rompió al cuarto de hora, en un gran pase interior de Sergio García a Stuani, que el delantero uruguayo resolvió con habilidad en el área para empatar el partido.

La eliminatoria y el partido cobraba una nueva dimensión. El Valencia despertó y Nuno introdujo en el campo a Alcácer y Barragán en busca de una mayor profundidad y verticalidad en el juego. Primero Negredo y luego Vezo pudieron marcar pero encontraron una gran respuesta en el meta Pau López.

Pero no hubo continuidad en la reacción de los locales y el Espanyol no renunció a buscar un segundo gol que dejara la eliminatoria muy favorable a sus intereses.

Cuando mejor estaba jugando el conjunto barcelonés, el meta Pau López cometió un claro penalti sobre Alcácer en los minutos finales, que Negredo transformó para adelantar de nuevo al Valencia en una eliminatoria que se resolverá en el estadio de Cornellá-El Prat.