Ideal

fútbol internacional

La Juventus da el primer paso hacia el triplete

Los jugadores de la Juventus, con la Copa.
Los jugadores de la Juventus, con la Copa. / Afp
  • El conjunto de Allegri se adjudicó la Copa de Italia al imponerse a la Lazio por 2-0 con goles de Dani Alves y Bonucci

La Juventus dio este miércoles el primer paso hacia el ansiado triplete. El conjunto de Massimiliano Allegri se impuso a la Lazio por 2-0 y se adjudicó su tercera Copa consecutiva . Lo hizo en un encuentro en el que no estuvieron Buffon y Pjanic, pero en el que lució de nuevo el bloque casi granítico que mantiene una tiranía en Italia. Dani Alves y Bonucci fueron los brazos ejecutores que asestaron un golpe de gracia previsto. El guion de los bianconeros en el país de la pasta no admite sobresaltos, todo está bajo control.

No importa el rival. Eso es lo que debió decir Simone Inzaghi en el vestuario de la Lazio. El conjunto romano creyó de inicio, presionó arriba, incomodó a la Juventus y hasta disparó al poste tras una jugada de Keita Balde. Fue un comienzo prometedor, pero solo eso, un comienzo. La rebeldía se apagó y la 'vecchia signora' castigó como lo hacen los grandes. Allegri adelantó a los laterales, retrasó a Dybala para que todo el juego tuviera sentido y el fútbol fluyó. Dani Alves cazó con un derechazo tras un centro de Alex Sandro en el minuto 12 y poco después fue Bonucci el que aprovechó un saque de esquina para hacer el segundo de cabeza y matar el choque. Trabajo hecho, sin alardes.

La clase magistral de la Juventus pasó entonces al siguiente escalón. Allegri cedió metros, ofreció las bandas a su rival y dejó que todos los centros de éste fueran a parar a las experimentadas cabezas de Bonucci y Chielini. La Lazio convirtió de inmediato la frescura en desesperación ante lo imposible, encontrar un agujero en un muro impenetrable. La hoja de ruta del campeón italiano no ofrecía cambios hasta el descanso, todo había salido perfecto.

Tras la reanudación el choque se convirtió en un quiero y no puedo de la Lazio. El equipo de Inzaghi empujó arropado por una afición que era visitante en su propia casa, pero se topó con una Juventus que concede muy poco, y que cuando lo hace se aparece el aura de ganador. Inmobile tuvo la más clara, pero su remate se estrelló con una parada felina de Neto, reemplazo de Buffon. El ímpetu de los romanos poco a poco fue decreciendo hasta desaparecer. El primer título del posible triplete ya está en manos de los de Allegri.

Temas