Ideal

ATLETISMO

A todo trapo con dirección a Europa

Laura Bueno y Daniel Rodríguez esperan el pistoletazo de salida para poner rumbo a Europa tras haberse proclamado campeones de España.
Laura Bueno y Daniel Rodríguez esperan el pistoletazo de salida para poner rumbo a Europa tras haberse proclamado campeones de España. / ALFREDO AGUILAR
  • Laura Bueno y Daniel Rodríguez disfrutan de los oros logrados en el campeonato de España mientras preparan los continentales

Han sido declarados responsables de haber sobrepasado los límites que les eran conocidos. De haber superado las exigencias establecidas por el órgano regulador de la Federación. Pero en los actos no hubo infracción, sino muestras de superación y honor. Distinción, en definitiva, por haberse convertido en dos de las más señaladas referencias del panorama nacional. Y eso les va a deparar agradables consecuencias. Laura Bueno (25/05/1993) y Daniel Rodríguez (26/01/1995) lograron coronarse este pasado domingo en la salmantina Ciudad Deportiva de la Aldehuela. En representación respectiva del Valencia Esports y del Playas de Castellón se convirtieron en los campeones de España absolutos en pista cubierta de las especialidades de 400 y 200 metros. Con marcas de 53.38 y 21.01 establecieron sus propios topes personales y anularon las previsiones de prensa y contrincantes. Y en el caso de la capitalina, lo que aún es más importante: se ganó el derecho a participar en el europeo de su categoría que tendrá lugar en Belgrado (Serbia) del 3 al 5 de marzo. Que es algo que tampoco tiene que envidiar el de Casanueva, quien ya por entonces tenía garantizada su presencia en el de promesas pero al aire libre que se desarrollará en Bydgoszcz (Polonia) del 13 al 16 de julio. Se confirma pues que van a todo trapo y que en el sureste y la parte central del viejo continente reivindicarán que los 'excesos' de velocidad del atletismo granadino se canjean por éxitos.

Laura Bueno se presentó en el tartán de Salamanca con la intención de «disfrutar». El haber rebajado la mínima exigida por la Federación Europea (54.00) en las pruebas de la Copa de la Reina de Clubes celebrada en Madrid el 28 de enero (53.92) y del Mitin Internacional de Cataluña que tuvo lugar en Sabadell el 7 de febrero (53.98) ya le hacía estar «preseleccionada» y sólo a expensas de cumplir con la exigencia puesta por la Española (53.40) para asegurarse la presencia en Serbia. Además, en la semifinal las sensaciones fueron «buenas» y percibió que la madrileña del Nike Running Club Aauri Lorena Bokesa, campeona en cuatro de las cinco anteriores ediciones, «estaba nerviosa porque sabía que yo podía zumbarle desde atrás». De modo que en la carrera definitiva «la idea fue salir valiente, marcar el ritmo desde el primer momento y que nadie me pillara la calle libre», que es algo que «conseguí» y que supuso que «en la última curva» iniciara la cuenta atrás de su particular escalada hacia la gloria. Porque lo cierto es que fue entonces cuando «apreté los dientes y me dije: 'ahora o nunca. Es el momento de cumplir el sueño» que se acabó convirtiendo en realidad. Atrás quedaban pronósticos inciertos que «no me hicieron sentir menospreciada» y por delante, el aval de una marca histórica: es la mejor de todos los tiempos en Andalucía y la sexta de España. Un subidón, sin lugar a dudas, al que pone nombre y apellidos.

«A favor de lo que logré jugaron muchos factores. El primero, estar siendo entrenada por Jesús Montiel, que es un figura. Y después, el apoyo y la comprensión que encuentro en la familia y el trabajo que realizo a diario», dice quien así da por buenos «los sacrificios que me ha costado llegar hasta aquí». Quien siente que «estoy en uno de los mejores momentos de mi carrera», pero también «que tengo mucho margen de mejora». Y de ahí precisamente a que afronte «con humildad» su segundo europeo, después del que disputó en Amsterdam al aire libre en julio pasado como competidora individual en los 400 y como parte integrante de la selección española que participó en los 4X400.

«Conseguir una medalla en Belgrado está complicado. Ahora mismo no está en mente porque hay atletas que están haciendo 51 segundos en pista cubierta. De modo que yo quiero mejorar mi marca personal. Bajar de 53.38 a 53 mientras me intento colar en las semifinales», explica Laura Bueno con la sensación de haber dejado ya muy atrás la periostitis que dio un frenazo a su carrera en 2014. «Estuve tratándome en Podología Aquiles, donde hice un buen trabajo y conseguí no tener ningún problema más».

Una progresión espectacular

Mientras tanto, que Daniel Rodríguez estaba llamado a ganar su primer nacional absoluto vino marcado por el hecho de que en 2017 está experimentando una progresión francamente espectacular. En la misma categoría, el 5 de febrero se proclamó en Antequera campeón de Andalucía en 60 metros -con un tiempo de 6.87- y de 200 -de 21.30-. Pero es que en promesas, la división que le es propia, el día 21 de este mismo mes se convirtió en Madrid en el vencedor del Nacional, también en pista cubierta, con un registro de 21.04. Y eso ya fueron palabras mayores, porque no sólo estableció el récord histórico del evento sino que también superó la mínima establecida por la Federación Española (21.10) para ir al Europeo de Polonia promesas -en su especialidad no se celebran campeonatos en pista cubierta a nivel continental-. Y claro, con esos precedentes es normal que este pasado fin de semana desembarcara en Salamanca con «bastante ilusión».

Aunque también con «mucha presión» por encontrarse a competidores con «un nivel muy alto» y tratarse del evento «que más había preparado a lo largo de la temporada». El caso es que «en la semifinal me encontré muy bien, haciendo buenas marcas con respecto a mis rivales». Y por eso quizás «me dije que podía ganar». Que es algo que acabó consiguiendo de manera aplazada. En su final volvió a salir en la calle seis, que es algo que no le agradó especialmente porque «si no tengo a nadie por delante me suelo relajar». Pero «no me pilló nadie» y se impuso al establecer 21.01, un tiempo insuperable por el riojano Manuel de Nicolás (21.33): su compañero de equipo y principal adversario por haber fijado un día antes el récord de España junior indoor (21.28). Pero es que en la segunda final, ninguno de los participantes rompió su crono, siendo de 21.25 el que marcó el valenciano que se proclamó vencedor: Daniel Cerdá. Y claro, eso ya supuso «una explosión de alegría». Y que diera por buenos todos los sacrificios realizados bajo la estricta supervisión de Manolo Jiménez, que es el entrenador que «pule mi trabajo» y a quien debe que «mi motivación sea siempre alta».

Al igual que Bueno, Rodríguez entrena un promedio «de dos horas y medias diarias» también con la sensación de que «todavía puedo mejorar mucho». Que es lo que supone precisamente que no quiera lanzar las campanas al vuelo antes de que se produzca su participación en tierras polacas. «Es un campeonato de Europa, otro nivel y el objetivo será ir pasando de series. Si me cuelo en las semifinales, perfecto». A fin de cuentas siente que la presión «ya la tendrán otros» y que entonces se tratará de «disfrutar» a lomos de una carrera fulgurante que presumiblemente va a deparar nuevas alegrías. En el pueblo de Casanueva, «donde me han recibido muy bien», ya hacen cuentas con festejarlas.