Ideal

análisis

Estados Unidos logró mucho más que una medalla de oro

La selección norteamericana posa con el título de campeón del mundo.
La selección norteamericana posa con el título de campeón del mundo. / Zipi (EFE)
  • El equipo norteamericano volvió a mostrar su superioridad en una competición internacional sobre las demás selecciones

El equipo nacional de Estados Unidos volvió a demostrar que el baloncesto de su país, con jugadores de la NBA, es muy superior al resto del planeta como lo demostró en el Campeonato Mundial que acaba de concluir en España, donde volvieron a revalidar el título de campeones.

Aunque a nivel de calle y de aficionados el torneo tuvo poco interés para el pueblo norteameciano, la Liga Nacional de Fútbol Americano (NFL) lo acaparó tanto dentro como fuera de los campos de juego, las figuras de la NBA se trajeron de Madrid mucho más que un título y una medalla de oro.

Lo primero fue que volvieron a demostrar es que no hay mayor gratificación como deportistas, que vestir la camiseta de la selección nacional, representar a todo un país y sentir que su responsabilidad va más allá de las acciones en el campo.

De ahí, que no importase que Estados Unidos se quedase sin cuatro de los jugadores que se consideraban claves en el equipo que debería viajar a España, como fueron las bajas por distintos motivos del alero Kevin Durant, Kevin Love, Blake Griffin y Kawhi Leonard.

Nada detuvo al entrenador Mike Krzyzewski de seguir con el proceso de formación del equipo más joven de jugadores profesionales que había llegado a un torneo internacional desde que comenzaron a formar parte los de la NBA en la Olimpiada de Barcelona 92 y dio toda una lección de clase, conocimientos, mesura y diplomacia.

Estados Unidos nunca dijo que era superior a ningún equipo, mucho menos que tenían asegurada la medalla de oro, que eran los grandes favoritos, se limitaron a declarar muy alto y muy claro, eso si, que llegaban para representar a todo un país y como tal su única meta era volver a ser campeones del mundo, quinta vez que lo lograban.

Pero para eso antes había que trabajar duro, primero en los entrenamientos y luego fueron de menos a más desde los partidos de exhibición hasta que llegaron a la gran final sin conocer la derrota y poner broche de oro frente a Serbia con un triunfo arrollador de 129-92 que no dejó ninguna duda de la superioridad del equipo de las barras y las estrellas.

Estados Unidos, en el Palacio de los Deportes de Madrid, lograba la victoria número 63 consecutiva, incluidas 45 en partidos de competiciones oficiales de la FIBA y 18 en los de exhibición.

Por primera vez un país en los anales de la FIBA ha logrado cuatro títulos grandes seguidos desde el 2008, cuando Estados Unidos fue oro en los Juegos Olímpicos de Pekín, siguió con el título mundial en Turquia 2010, ganó en Londres 2012 y ahora en Madrid.

Todos los títulos bajo la dirección de Krzyzewski, el responsable del programa de la Universidad de Duke, que se ha convertido en el mejor seleccionador de todos los tiempos.

La racha triunfal y el haber sido oro en el Mundial de España le da también a Estados Unidos el premio extra de la calificación directa a los próximos Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

Un logro de gran valor y significado para la proyección del equipo nacional con las estrellas de la NBA porque ya no tendrán que participar en ninguna competición internacional hasta dentro de dos años y tranquilizara sobre manera a los dueños de los equipos.

Ahora todo el mundo dentro de la NBA se centrará por completo en la llegada de los campos de entrenamiento que están a la vuelta de la esquina, apenas faltan dos semanas, para que en octubre comiencen los partidos de exhibición de cara a la próxima temporada.

Mientras que Jerry Colangelo, máximo responsable de la USA Basketball, y verdadero artífice de la nueva mentalidad de compromiso de las estrellas de la NBA con el equipo nacional, tendrá tiempo para pensar en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016.

A diferencia de lo que sucede con el equipo nacional de otros países, donde cada día las estrellas cuestionan más su participación, Colangelo y Krzyzewski se verán con el dilema de ver a quienes dejan fuera si las grandes figuras como LeBron James, Durant, Carmelo Anthony y Chris Paul, entre otras, desean volver.

Después de lo conseguido en Madrid por los jóvenes valores, encabezados por el base Kyrie Irving, de los Cavaliers de Cleveland, nombrado Jugador Más Valioso (MVP) del Mundial, y el escolta James Harden, de los Rockets de Houston, se han ganado más que nadie el derecho a seguir también dentro del equipo nacional.

Además también dejaron un mensaje muy claro que el baloncesto de la NBA mantiene la supremacía con relación al resto del mundo.