Ideal

Curry celebra una canasta con Harden.
Curry celebra una canasta con Harden. / Afp

SEMIFINALES

Estados Unidos sí cumple

  • Los vigentes campeones defenderán su corona tras una nueva exhibición ante Lituania en semifinales

La final de la Copa del Mundo tendrá, al menos, a uno de los finalistas esperados. No era el más deseado pero era el más lógico. Ahora, espera rival, que saldrá del duelo entre Serbia y Francia, después de que España se cayera del torneo tras la inesperada y decepcionante derrota en cuartos ante Francia.

Estados Unidos completó el paseo triunfal de Bilbao a Madrid, con escala en Barcelona y batió en la semifinal a Lituania por 96 a 68, con una nueva exhibición ofensiva. Los americanos defenderán el título obtenido en Turquía hace cuatro años, optarán a repetir el oro de forma consecutiva por primera vez en su historia.

Mike Krzyzewski repitió el esquema del duelo de cuartos ante Eslovenia, con una primera parte de toma de contacto y aguante físico del rival. En la segunda, encendió la marcha de más con la que cuentan sus jugadores y, aunque no llegó al paseo de la eliminatoria anterior, en apenas cinco minutos sentenció el pase al partido decisivo. Después de ver cómo han transcurrido estos dos encuentros, las dudas están en saber si el resultado ajustado de la primera parte es mérito del contrario o, simplemente, es que los norteamericanos se toman con calma los primeros 20 minutos.

Los chicos de ‘Coach K’ forman un equipo fantástico a la carrera y mediocre en ataques estáticos. Para resolver las dudas cuando tienen que elaborar jugadas más allá de la docena de segundos, cuenta con tiradores letales que resuelven con su tino la papeleta y, si esto también falla, su rebote ofensivo es feroz y permite segundas opciones que ya los NBA no suelen dejar escapar.

Mientras los lituanos aguantaron físicamente el partido se mantuvo en unas cifras aceptables para los europeos. Paraban el contraataque rival y obligaban al cinco contra cinco. Entre demasiados tiros errados y pérdidas de balón, Klay Thompson parecía el más acertado de los estadounidenses y machacaba a los de Jonas Kazlauskas con su tiro tan estético como efectivo. Kuzminskas lideraba la ofensiva de los exsoviéticos.

Tras las primeras ventajas de los europeos, los vigentes campeones tomaron ventajas que nunca superaron los diez puntos. El descanso llegó con 43-35, a la espera de ver qué cara daría Estados Unidos. Mostró la buena, casi la mejor.

Con una salida trepidante y un parcial de 10-0, los de Krzyzewski dieron carpetazo al choque. Triples, mates, robos, canastas acrobáticas. Los NBA, al puro estilo Harlem Globetrotters, deleitaron al público presente en el Palau Sant Jordi. Lituania no tenía ya posibilidad alguna de reacción, sólo sacó carácter en algunos piques con jugadores rivales (que se repitieron al final del choque) y el esfuerzo de Valanciunas (15 puntos y 7 rebotes).

En apenas ocho minutos la diferencia se disparó hasta los 30 puntos (76-46).

‘Coach K’ se dedicó entonces a repartir minutos en un choque que transcurrió a gran velocidad. Estados Unidos sí cumplió y estará en la gran final del domingo en el Palacio de los Deportes de Madrid.La selección española lo verá desde casa.