Ideal

Baloncesto | Mundial

Curry acaba con México a cañonazos

EE UU pasa a cuartos con comodidad
  • El escolta anota seis triples en la cómoda victoria de Estados Unidos ante unos vecinos en los que sólo Ayón estuvo acertado

  • Eslovenia derrotó a la República Dominicana y será su rival en cuartos

Estados Unidos acumula paseos por España. Salvo Turquía, que intentó cambiar el ritmo de los de Mike Krzyzewski y puso en apuros a los NBA durante tres cuartos, en la primera fase de Bilbao los rivales del campeón fueron pasando por delante y se llevaron su correspondiente paliza. Finlandia, Nueva Zelanda, República Dominicana y Ucrania pensaron que podrían mantener el juego de ida y vuelta que planteaban los americanos, pero sabían que eso suponía irremediablemente pegarse un tiro en el pie. Nadie puede ganar a Estados Unidos con sus mismas armas. Hasta España deberá aprovechar sus armas, pero nunca entrará en un cuerpo a cuerpo abierto con Irving, Curry, Harden y compañía.

En su nuevo camino Barcelona, el que le llevará (si no se produce la mayor sorpresa del torneo) a Madrid el próximo domingo, México fue la primera chincheta del camino, pero resultó tan roma como las que pisoteó en tierras vascas (86-63).

El mérito del equipo dirigido por Sergio Valdeolmillos es haber alcanzado los octavos de final de la Copa del Mundo 40 años después de su última participación. El técnico granadino ha impuesto una disciplina y logrado transmitir una capacidad de trabajo que ha llevado a los mexicanos a obtener grandes resultados desde su llegada al banquillo. Pero no cuenta con los mimbres necesarios como para sorprender a las grandes selecciones mundiales y, menos aún, a su poderoso vecino.

En los octavos de final, sólo Gustavo Ayón pudo plantar cara. El ex del Fuenlabrada está sin equipo tras acabar su contrato con los Atlanta Hawks y que el Barça, que cuenta con su derechos en Europa, decidiera no ficharle para la próxima campaña. Con el torneo que ha completado, seguro que encuentra rápido acomodo. Ante Estados Unidos sumó 25 puntos y 8 rebotes, pero no recibió la ayuda de ningún compañero, ni siquiera de Jorge Gutiérrez, y el segundo anotador del equipo se quedó en siete puntos.

Pocos recursos ante un rival en el que Stephen Curry decidió acabar a cañonazos con las escasas resistencias de su oponente. El escolta de Golden Sate Warriors anotó seis triples de nueve intentos y guió el despegue definitivo de los suyos en el tercer cuarto. Estuvo bien secundado por Klay Thomson, Gay, Cousin y Harden, mientras que Faried y Anthony se tomaron un respiro y estuvieron más discretos que de costumbre.

Su rival en cuartos de final será Eslovenia, que superó a una combativa República Dominicana, que fue capaz de recortar la importante distancia adquirida por los europeos durante el partido para recuperar las opciones en el último cuarto y colocarse a dos puntos. Pero los hombres de Jure Zdovc, liderados de nuevo por los hermanos Dragic, supieron tener la calma suficiente para no pasar apuros en los instantes finales (61-71).

Los hombres, de Sergio Valdeolmillos, conscientes de que su objetivo en esta Copa del Mundo -superar la fase de grupos- ya estaba cumplido, bajaron los brazos tras al descanso, cuando el ritmo de Estados Unidos empezó a ser demoledor.

Aun así, no fue, ni mucho menos, el mejor partido del equipo que dirige Mike Krzyzewski. Sabedor de su sobrada superioridad, jugó al 'tran tran' desde el salto inicial, y eso le bastó para abrir una primer brecha en el marcador (13-2, min.4) y dejarse llevar por la inercia.

Sin embargo, lo que prometía ser un festival de los chicos de la NBA solo se quedó en una declaración de intenciones, pues las jugadas espectaculares esta vez solo pudieron verse, y a cuenta gotas, en la fase defensiva.

Entre Ramos y Jorge Gutiérrez endosaron un parcial de 0-7 a Estados Unidos, y el choque se equilibró (13-9, min.6). Solo el acierto en los triples de Curry y el dominio en los tableros de Faried devolvieron el colchón de diez puntos al conjunto estadounidense (23-13) al final del primer cuarto.

No mejoraron los de Krzyzewski en el segundo período. México igualó la batalla por el rebote, ajustó su defensa zonal y Estados Unidos se atascó en ataque.

Solo el estrafalario Harden parecía inspirado en el aro contrario, mientras el otro conjunto norteamericano de la competición encontraba un filón en Ayón, autor de diez puntos en este segundo cuarto.

Un triple del pívot mexicano dejaba el 42-27 en el electrónico justo antes de llegar al descanso. Pero entonces apareció Curry, que ya había avisado con tres triples en los dos primeros actos.

Anotó otros tres tiros desde la línea de 6,75 y una canasta de dos, de forma consecutiva, para dejar el partido totalmente sentenciado en el ecuador de la tercera manga (55-30).

A partir de ahí, el choque dejó de tener historia, si lo había tenido en algún momento. Solo Ayón y Jorge Gutiérrez, los mejores hombres de su equipo, intentaron mantener en pie al combinado mexicano, que acabó el tercer cuarto 28 abajo (66-38).

Cuando Estados Unidos logró la máxima ventaja de todo el partido al inicio del último período (75-38, min.32), quitó definitivamente el pie del acelerador y dejó que México, y sobre todo Ayón (25 puntos y 8 rebotes) maquillara sus estadísticas.

Al final, los chicos USA dejaron que sus vecinos se llevaran el cuarto período, dejándoles anotar nada menos que 25 puntos, para acabar el partido con el definitivo 86-63, un marcador mucho menos doloroso que el que había reflejado el electrónico del Sant Jordi ocho minutos antes.