Ideal

Francia se viste de oveja ante el lobo español

Baloncesto | Mundial

Francia se viste de oveja ante el lobo español

  • Orenga no piensa en revanchas y sólo se plantea «dar un paso más» en el juego de su equipo

Juan Antonio Orenga no se esconde. “Nunca hemos rehusado el papel de favoritos. Hay que afrontar la realidad, pero hemos tenido siempre los pies en el suelo. Ante Brasil fue sólo el tercer partido, y ahora toca Francia y luego Serbia”, explicó el seleccionador tras la fantástica exhibición de los suyos ante los sudamericanos. De paso, dejó un piropo a los de Magnano y una advertencia al resto, al asegurar que Hilario, Splitter y compañía seguían siendo “candidatos a medalla” y que era muy posible que se los encontraran “en el futuro”. El entrenador de Castellón cree, al igual que algunos de sus pupilos, que la 'canarinha' es el principal favorito para jugarse una plaza en la final con España por esta parte del cuadro. Pero para eso aún queda mucho tiempo y algunos choques decisivos previos en Madrid.

Y un par menos trascendentes pero importantes para seguir creciendo y marcando territorio. El primero de ellos, ante Francia. “Somos ambiciosos y esperamos que en este partido seamos mejores en algo más. Por ejemplo, ante Brasil dimos un paso importantísimo en defensa. Contra los galos queremos seguir demostrando que somos fuertes, que estamos bien”.

El choque contra el vigente campeón de Europa tiene visos de convertirse en un clásico tras las numerosas ocasiones que se han visto las caras en los últimos años. El técnico español no tiene ese afán de venganza que parece buscar la prensa gala por la derrota en la semifinal del pasado Europeo. El seleccionador se ha empeñado, a lo largo de la concentración y ya en el Mundial, en dejar claro que el equipo de 2013 tiene poco que ver con éste. Valora el bronce logrado en su estreno en el cargo y, aunque reconoce que les dejaron “fuera de la lucha por el oro y eso dolió”, el partido del miércoles “es completamente diferente”. “Ellos contaban entonces con Tony Parker y Alexis Ajinça y ahora no. Mientras que nuestro potencial interior es totalmente distinto porque aquí tenemos a Pau Gasol, Felipe Reyes y Serge Ibaka”, explica.

Ahora bien, avisa de que los de Vincent Collet “están defendiendo bien y jugando más en equipo” y adelanta que pondrán especial atención en “parar a Boris Diaw, que es el que hace que funcionen sus compañeros”.

Para Orenga, éste es un paso más y que deben tener “concentración y máximo respeto” por el rival porque, tanto Brasil como Francia, “son equipos que en un mal día pueden amargarte un campeonato”.

Mientras, los galos se han puesto la piel de cordero pero no hay que olvidar que tienen un punto de lobo herido y un equipo competitivo pese a las bajas, con Diaw, Nicolas Batum o Joffrey Lauvergne. El año pasado, en Eslovenia se veían con un punto de igualdad, incluso de superioridad frente al vecino, que le había superado en las últimas ocasiones importantes.

En este Mundial, sin embargo, se venden como un rival inferior ante un equipo al que ponen al límite de la leyenda. El seleccionador francés Vincent Collet aseguró en la rueda de prensa previa al encuentro que ellos son “un equipo en reconstrucción” frente a una España “que tiene una misión”. Aunque dijo que esperaba jugar “con entusiasmo” y hacerlo “lo mejor posible”, se puso la venda antes que la herida y confíaba en que el resultado (se entiende que negativo), no les afecte “el resto del torneo”. “Brasil defendió duro y perdió por 19”, destacaba con cierta resignación.

El técnico elevó a los altares del baloncesto europeo a esta selección al compararla con la “Yugoslavia de los 90” que arrasó en el Viejo Continente -con tres títulos continentales en esta década- y logró los Mundiales del 90 y del 98 y una plata olímpica. De hecho, Collet comentó que el cinco inicial de España era “casi inalcanzable”.

Florent Pietrus, un viejo conocido de la afición española, también destacó a 'La Roja' como la “favorita” para ganar la Copa del Mundo y valoró que sólo podrán “molestar un poco” a los pívots locales y “luchar mucho” contra ellos, pero también quiso dejar claro que les está resultando complicado reemplazar los 25 puntos por partido que promediaba Parker.