Ideal

Mike Fratello dirige a su equipo.
Mike Fratello dirige a su equipo. / Alfredo Aldai (EFE)

fase de grupos

El amigo americano

  • El mítico técnico de la NBA Mike Fratello aceptó la oferta del exjugador Aleksandr Vólkov y está llevando a Ucrania a obtener los mejores resultados de su historia

La Copa del Mundo suele ser el espacio ideal para que ojeadores de la NBA, agentes FIBA y dirigentes de equipos de las primeras ligas europeas lancen sus redes para pescar los mejores ejemplares del mercado. Por la zona noble de los recintos deportivos que acogen el evento incluso se dejan caer algunos de los entrenadores más conocidos del baloncesto planetario que no participan en el torneo. Sobre la cancha, dando instrucciones desde la banda, también se encuentran algunos ilustres técnicos internacionales, como Sasha Djordjevic, Jasmin Repesa, Mike Krzyzewski o Jonas Kazlauskas.

El más llamativo de todos, por su impresionante trayectoria, su particular aspecto y su extraño destino es el seleccionador de Ucrania. Tan reconocido es su nombre como raro resulta verle dirigiendo a sus hombres al equipo nacional de la exrepública soviética. Porque la relación de Mike Fratello con Ucrania parte de una amistad y de la iluminación y convencimiento del presidente de la federación ucraniana, Aleksandr Vólkov.

El que fuera una de las figuras de la Unión Soviética ganadora del oro en los Juegos Olímpicos de Seúl decidió apostar por llamar y sacar de su retiro a aquella gran figura de la NBA que decidió contar con él en los Atlanta Hawks cuando la distancia entre la liga estadounidense y el Viejo Continente iba más allá de la extensión del océano Pacífico.

El mejor entrenador de la NBA en 1986 y que acumula más de 20 años en la mejor liga del planeta, decidió aceptar la arriesgada oferta de Sasah y se embarcó en una nueva aventura en tierras europeas en 2011, con 64 años. Con él y con sus particulares trajes paseándose por el banquillo, Ucrania logró la mejor clasificación en un Eurobasket de su historia (la sexta plaza obtenida en Eslovenia el pasado año) y, de paso, se ganó un puesto en el Mundial de España por vez primera.

Fichaje solvente

No fue la única idea brillante de Vólkov, que se acordó de un pequeño base estadounidense, eléctrico e intenso, que en 2007 militó en el BC Kiev y le dejó un buen recuerdo. Le llamó y le ofreció adquirir la nacionalidad ucraniana. Eugene Jeter, 'Pooh' desde que su abuela dijo que era la versión de color del osito de dibujos animados Winnie the Pooh, aceptó. La oferta le llegó mientras disfrutaba de la participación de su hermana -la velocista Carmelita Jeter, campeona olímpica en 4x100 y del mundo en 100 metros- en los Juegos Olímpicos de Londres. Le sedujo la idea de que con Ucrania tendría alguna opción, por pequeña que fuera, de poder formar parte del mayor evento deportivo del mundo.

El exjugador de Menorca, Unicaja y Juventut ha demostrado un gran compromiso con su nuevo país y fue vital en la clasificación para el Mundial. Convertido en la pieza fundamental de los esquemas de Fratello, confía en una buena actuación de la selección en España para poder dar una alegría a unos ciudadanos que padecen la inestable situación política y el enfrentamiento bélico por el que está pasando Ucrania.

De momento, está manteniendo vivo su objetivo de acompañar a Estados Unidos en el Grupo C a los octavos de final, ya que en la primera jornada se impusieron a la República Dominicana con Pooh como mejor anotador (16 puntos), mientras que en el segundo encuentro contra Finlandia cedieron por 81-76, con Jeter de nuevo brillante de cara al aro (24 puntos).