Ideal

BALONCESTO

«Debemos aprovechar este momento y disfrutar de él»

vídeo

Ricky Rubio. / Virginia Carrasco

  • Ricky Rubio, base de los Timberwolves, se convertirá en el Mundial en el jugador más joven en alcanzar los 100 partidos internacionales con España

  • "Con esta selección y jugando en casa, lo que esperas es divertirte, lo contrario sería un fracaso"

  • "Siempre hemos tenido claro que el equipo está por encima de cualquier jugador"

Aunque dice encontrarse «muy bien», Ricky Rubio aparece por el túnel de vestuarios con dos grandes bolsas de hielo cubriendo sus rodillas y comenta con sorna que son «para no olvidar el frío de Minnesota». Eso sí, se queja de que el adelanto de la hora de la comida para poder cumplir con uno de los múltiples compromisos a los que ha debido acudir la selección durante toda la preparación le ha dejado sin su media hora de piscina diaria. Se sienta tranquilamente para la entrevista, y reconoce que cada vez está más cómodo y relajado ante los medios de comunicación. La madurez acumulada y el largo camino ya recorrido a sus 23 años seguro que algo ayudan a ello. En la Copa del Mundo se convertirá en el jugador más joven en alcanzar los 100 partidos internacionales con España.

-Tras una larga temporada, un verano más con la selección y un nuevo reto.

-Es un placer encontrarse con amigos y poder jugar al baloncesto con ellos. Es muy bonito. Y más con una cita tan importante y especial como la Copa del Mundo como anfitriones.

-El bloque de España mantiene su sólida base de jugadores. En esta lista, Álex Abrines es el novato, y usted también es una novedad relativa tras no poder acudir a los Juegos de Londres por la grave lesión de rodilla que sufrió.

-Este grupo siempre ha apostado por la continuidad. Me perdí la cita olímpica pero llevo ya muchos años formando parte de él y conozco a todos muy bien.

-¿Estarán con ganas de mejorar los decepcionantes resultados del último Europeo y del Mundial de Turquía?

-Desde luego. Este es un equipo ganador, al que le gusta estar arriba del todo. El bronce nos supo a poco, pese a que sabemos que conseguir una medalla es muy difícil. Esto dice mucho de las ganas que tiene este equipo de querer siempre más.

-No hay estrella española que se haya borrado de esta cita.

-Nadie se la quería perder y todos hemos hecho un esfuerzo por llegar a ella. Estar cada verano aquí resulta duro físicamente, porque durante la temporada se sufren muchas lesiones y golpes y es en este tiempo cuando uno aprovecha para recuperarse. Pero, en esta ocasión, no podíamos fallar.

-El valor de la selección radica en que sus componentes tienen un comportamiento ejemplar, en el que todos los jugadores se acoplan y asumen roles específicos que no coinciden en muchas ocasiones con su habitual trascendencia en sus franquicias y clubes. ¿Es esto lo que les hace diferentes al resto de rivales?

-Nuestra fuerza es precisamente que somos un equipo. Es muy difícil conseguir esto en una selección y en apenas un mes y medio, porque se compone de los mejores jugadores de un país y suelen ser protagonistas durante la temporada. Aquí hay que sacrificarse y, en ocasiones, asumir que no se es titular cuando se está acostumbrado a serlo, adquirir un rol distinto y dejar los egos aparte. Este es el secreto de España. En cada ocasión, los que hemos venido hemos tenido claro que el equipo está por encima de todo.

-Durant, Love, James, Bryant. La lista de ausencias de Estados Unidos tranquiliza, aunque sigue siendo un conjunto temible. ¿Qué deben hacer ustedes para doblegar a los norteamericanos en una hipotética final?

-Debemos fijarnos en nosotros mismos. Sabemos que contamos con un juego interior muy potente, pero también tenemos una línea exterior muy compensada, con grandes tiradores y tres bases que pueden ser titulares. Debemos encontrar el equilibrio, sabiendo que Pau Gasol es nuestro referente y que le tenemos que buscar.

-Juan Antonio Orenga tiene la fortuna de contar con tres opciones bien distintas en la dirección de juego que le pueden aportar soluciones tácticas muy diversas.

-Somos tres bases muy diferentes. Eso es muy importante. Es un arma que podemos utilizar y variar en función del rival que tengamos delante para sacar el máximo partido.

-¿Cómo llevan los tres la pelea por los minutos?

-Siempre quieres jugar más. Así que los entrenamientos se endurecen y sirven para seguir aprendiendo. Para mí es un orgullo poder estar aquí con ellos.

-Con Calderón como veterano y Sergio Rodríguez en plena madurez, ¿es RickyRubio el futuro de España?

-Esta selección tiene la base de la generación del 80, pero ha sabido ir incorporando a piezas importantes como Sergio Llull, Rudy Fernández, Víctor Claver, Marc Gasol o yo, que somos los encargados de tomar el relevo.

-Este grupo va a dejar un legado tan importante y tan difícil de superar que las generaciones futuras van a tenerlo muy complicado para no salir demasiado perjudicadas en las comparaciones.

-Ahora parece que conseguir una medalla es fácil, casi una obligación, pero sabemos que no es así, que es muy complicado. Por eso, debemos aprovechar este momento y disfrutar de él todo lo que podamos.

-¿Qué supondría un fracaso y qué un triunfo en este Mundial?

-El mayor fracaso sería no divertirnos. Con esta selección y en casa, lo que esperas es divertirte. El éxito sería indudablemente el oro.

-¿Quién es más favorita, España o Estados Unidos?

-España.

Prometedor futuro en la NBA

-Todos los NBA del equipo han resuelto su futuro antes de concentrarse con la selección. ¿Usted también?

-A mí me queda una temporada en Minnesota y estoy muy tranquilo.

-La estrella del equipo, Kevin Love, deja la franquicia camino de los Cavaliers de LeBron James. ¿No le inquieta?

-Estoy muy contento en los Timberwolves. Este año tuvimos una buena fase regular. Personalmente, me sentí muy cómodo y el equipo siguió creciendo. Es un grupo joven que va a más y que da pasos cada campaña. Esto siempre es positivo. Creo que la próxima temporada va a ser decisiva en ese camino hacia adelante.

-¿Sorprendido por el cambio de aires de José Manuel Calderón y de Pau Gasol?

-En la NBA te puedes esperar todo. El cambio de equipo no depende del jugador en muchas ocasiones y siempre hay que estar preparado para este tipo de traspasos.

-Después de estos años en la NBA, ¿qué es lo que ha aprendido y qué le queda por mejorar?

-Esta liga es muy dura física y mentalmente y debes estar muy bien preparado. Son 82 partidos y casi cada noche juegas contra los mejores del mundo. Me queda aún muchísimo por mejorar. Sólo llevo tres años y la experiencia te lleva a progresar cada temporada.