Ideal

El técnico Pablo Pin señala al techo del Palacio.
El técnico Pablo Pin señala al techo del Palacio. / RAMÓN L. PÉREZ

LEB PLATA

El Covirán aguarda contrincante

  • En función de lo que suceda este sábado, el conjunto nazarí se enfrentará en la primera ronda de los 'play offs' a Morón, Navarra o Alcázar

Este sábado a las 20 horas se desarrollará una última jornada de la LEB Plata que será frenética para muchos conjuntos, pero no para el Covirán. El cuadro nazarí ya sabe que será segundo gracias a su victoria en la Copa, por lo que tiene garantizada esa posición con independencia de lo que ocurra ante el Valladolid en la clausura. Ese duelo en el pabellón Pisuerga no tendrá trascendencia alguna para el conjunto de Pablo Pin, que aguarda con paciencia la identidad de su primer contrincante en los 'play offs' de ascenso a la LEB Oro.

Tras lo sucedido el pasado fin de semana, la lista de posibles oponentes de los granadinos se ha reducido a tres, al no ser ya posible cruzarse en cuartos de final ni contra Zornotza ni los propios pucelanos, que ya no pueden caer hasta el noveno peldaño de la clasificación. De este modo, el rival del Covirán saldrá de la terna integrada por Morón, Navarra o Alcázar.

Casi todo depende de lo que acontezca en el duelo que librarán sevillanos y pamploneses en el pabellón Alameda. La cancha hispalense acogerá un auténtica final que esclarecerá las eliminatorias de ascenso. Los anfitriones de ese pulso clave ya están clasificados y pueden permitirse el lujo de elegir con quién medirse en primera instancia.

Si pierden concluirán novenos sin importar lo que haga Alcázar contra Sammic y se cruzarán con los nazaríes. Esta opción se ve con buenos ojos por parte de granadinos y sevillanos, que no tendrían que afrontar un traslado maratoniano. Además, esto presenta el morbo de medir a dos equipos con una fuerte rivalidad deportiva.

En el caso de que Morón doblegue a Navarra, todo dependerá de lo que haga Alcázar en Azpeitia. Si los castellanos aprovechan la más que previsible relajación del líder, de fiesta por estar recién ascendido a Oro, serán ellos los rivales de los rojinegros en la primera ronda de los 'play offs' y Navarra se quedará fuera de la pelea por acceder a la segunda categoría nacional.

En cambio, si el club ciudarrealense pierde en Azpeitia quedará automáticamente eliminado de esta batalla por el último billete para las eliminatorias de ascenso. Lo cruel puede ser que Alcázar acabe en el décimo puesto y ponga fin a su andadura en esta campaña pese a vencer a los vascos. Una victoria de Navarra en Morón le dejaría sin opciones de colarse entre los primeros, siendo el cuadro sevillano el oponente del Covirán.

Por último, el equipo pamplonés será el rival de los granadinos en el supuesto de que los sevillanos les derroten y Alcázar tampoco pueda imponerse a Sammic. Los hispalenses subirían hasta la octava posición y se enfrentarían a Cambados, mientras que los rojillos se verían las caras con los nazaríes. Esta posibilidad, ante el evidente inconveniente de los largos viajes que tendrían que hacer frente tanto Morón como Navarra, alimenta la suspicacia sobre lo que suceda el próximo sábado en el pabellón Alameda.

Sin embargo, en Granada se permanece ajeno a este tipo de cábalas. Los rojinegros tienen asegurado que serán segundos y que los dos primeros encuentros de los cuartos de final los disputarán en el Palacio de los Deportes. Por el contrincante de los nazaríes ya habrá tiempo de preocuparse a partir del sábado a las diez de la noche.