Ideal

BALONCESTO

El Covirán busca la regularidad perdida en las dos últimas jornadas

El entrenador Pablo Pin durante un tiempo muerto en el partido ante Basket Navarra.
El entrenador Pablo Pin durante un tiempo muerto en el partido ante Basket Navarra. / LOF
  • El equipo de Pablo Pin ha sufrido altibajos en sus encuentros más recientes y el propósito es que no se repita el sábado ante Albacete

El Covirán Granada luchará este fin de semana por alcanzar la cuarta victoria consecutiva, que le permita mantener el liderato alcanzado la pasada jornada tras superar a domicilio al Basket Navarra. Desde que conquistó la Copa LEB Plata lo ha ganado todo y la idea es seguir en esa línea para no dar ventaja a sus competidores. Pretende llegar bien situado a la recta final de la competición regular, donde se terminarán por decidir las posiciones finales. Solo el primer puesto concede derecho para lograr el ascenso directo, mientras que la otra plaza se decidirá con la disputa de los 'play offs'.

Conseguir una mayor regularidad en el juego es lo que persigue ahora el equipo de Pablo Pin. En las dos últimas jornadas se han producido victorias, pero han estado acompañadas por ciertos altibajos, que incluso llevaron a poner en algún peligro los triunfos finales que se lograron. Ocurrió el pasado fin de semana en la pista del Basket Navarra y de diferente forma ante el Tarragona 2017, durante el anterior encuentro disputado en casa.

Este sábado el conjunto granadino comparecerá en el Palacio de los Deportes y enfrente tendrá al Arcos Albacete Basket, un equipo que ocupa el antepenúltimo puesto en la tabla y que arrastra cinco derrotas consecutivas, aunque cuatro de ellas han sido por diferencias más bien cortas, lo que evidencia que opone cierta resistencia en cada encuentro y no debe resultar un rival fácil para conseguir el objetivo. El Covirán ya ha sufrido a veces ante oponentes de este perfil y eso hace que se mantenga en guardia para evitar sobresaltos.

La escuadra albaceteña no se da por vencida. Lucha por salvar la categoría y ha efectuado numerosos cambios respecto a la primera vuelta en su plantilla. Cuenta ahora con mayoría de jugadores extranjeros, a los que trata de acoplar en el intento de salir de abajo. Conforme pasen las jornadas puede convertirse en un rival peligroso, debido principalmente a que sus jugadores se irá conociendo mejor en la pista.

Las sesiones de entrenamiento se están desarrollando con normalidad esta semana. No hay ningún componente de la plantilla con problemas físicos en el Covirán Granada. Pablo Pin está utilizando a diez jugadores en los últimos partidos, lo que le permite hacer desgaste en los rivales y que su equipo llegue más fresco tanto físicamente como en el aspecto mental. Ante el Basket Navarra todos aportaron puntos, a excepción de Joel Almeida. Fueron los de segunda línea los que más canastas anotaron y el triunfo se pudo amarrar en los minutos finales de ese encuentro.

Esta próxima jornada es propicia para los tres equipos que están en las primeras posiciones en la tabla. Sammic recibe al Agustinos Lecrerc y Lucentum se mide en su pista a Morón, un rival algo más complicado, pero aún así el equipo alicantino no debería fallar al jugar en casa. Los puestos se pueden mantener intactos en el inicio del último tercio de la competición. Nadie quiere ir en desventaja antes de disputar los partidos decisivos. El Covirán se jugará gran parte de su destino en las salidas que debe afrontar ante Cambados y Lucentum y el partido en su pista frente a Sammic.

Desde hace varios días los jugadores ya son atendidos por Ruth Chiles, la experimentada coach deportiva que imparte sesiones durante dos días a la semana para aportar sus conocimientos. Se entra ya en la fase decisiva de la competición liguera y no se quiere descuidar ningún detalle en el intento de lograr el ascenso a la LEB Oro. La presión irá en aumento conforme se acerquen los últimos partidos y el propósito es llegar en las mejores condiciones psicológicas posibles.