Denuncian tres secuestros virtuales en apenas 48 horas en Granada

Denuncian tres secuestros virtuales en apenas 48 horas en Granada

El grupo de secuestros y extorsiones de la Policía Nacional en Madrid ha abierto tres investigaciones para identificar a los autores

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

La Policía Nacional ha recibido tres denuncias -una el pasado martes y dos el miércoles- de secuestros virtuales contra tres familias granadinas, residentes en la zona centro de la ciudad. Los tres intentos de secuestro procedían de un número que comenzaba por 56 y está identificado con un teléfono de Chile. Las tres llamadas recibidas por sendas familias granadinas exigían el mismo rescate: 10.000 euros. A cambio liberarían a la supuesta víctima que tenían retenida y que en los tres casos era una hija. Todo ha sido una mentira ejecutada a través de un teléfono desde Chile y la suerte ha sido que las víctimas no han sucumbido a la estafa, actuando como aconsejan las Fuerzas de Seguridad del Estado, es decir, presentando la correspondiente denuncia.

Estos secuestros virtuales no tienen antecedentes en Granada, según las consultas efectuadas ante la Policía Nacional y la Guardia Civil. Nunca antes hubo ninguno.

En el primer secuestro denunciado en Granada, la víctima dice que cuando cogió el teléfono lo primero que escuchó fue a una mujer llorando que decía: «Me han atracado y me han cogido, me tienen secuestrada». Posteriormente, una voz de hombre pedía un rescate de 10.000 euros o que le facilitaran las claves de una cuenta corriente para obtener el dinero. La segunda llamada fue más dura. A un lado del teléfono, una mujer de 83 años oía como una voz femenina, presuntamente la de su hija de 54 años, le decía: «Mamá me han robado y me han cogido, no quiero que lo pases mal». Poco después aparecía una voz masculina que exigía diez mil euros para liberar a su hija.

Los secuestradores pedían 10.000 euros por teléfono, pero ninguna víctima pagó

Utilizaban una voz femenina para aparentar que era la hija que estaba secuestrada

El grupo de secuestros y extorsiones de la Policía Nacional en Madrid es quien lleva estas tres investigaciones. De momento, saben que las llamadas están efectuadas desde Chile.

Las llamadas son del mismo tipo que las detectadas desde 2015 en distintas zonas de España, realizándose es de teléfonos ocultos o desde el prefijo 0056 (Chile), intentando «intimidar a la víctima para que, ante su situación de nerviosismo, les facilite más información sobre el supuesto familiar secuestrado y hacer más creíble la situación».

El objetivo es que, ante frases como «Mamá, estoy secuestrado» o «Me quieren matar», la víctima no pueda colgar para comprobar la veracidad de los hechos y pague el rescate que oscila ente los mil y los 10.000 euros.

Realizan las llamadas de «forma indiscriminada, preferiblemente a teléfonos fijos de potenciales víctimas españolas y en el momento en que estas descuelgan les comunican que su hijo u otro familiar está secuestrado».

En la misma zona

Los investigadores apuntan a que cuando una llamada les produce resultados positivos, los delincuentes continúan telefoneando a los números sucesivos. Esto explica que numerosas víctimas se concentran en los mismos barrios o localidades.

Desde que se detectó esta modalidad de estafa, la Policía Nacional ha alertado de estas llamadas y ha difundido periódicamente unas pautas de prevención a través de los medios de comunicación y sus canales en redes sociales, poniendo en marcha la campaña #NOesREAL.

Todas las unidades de policía están avisadas para reaccionar en cuanto se denuncie un 'secuestro virtual'. Existen unas pautas de prevención básicas que pueden evitar que los ciudadanos se conviertan en víctimas de este tipo de extorsiones. No descuelgue llamadas que no espera con prefijo 0056 o +56 o con número oculto. Desconfíe si le dicen que han secuestrado a un familiar, incluso si se pone otra persona o se escuchan voces de fondo. No es su familiar. Mantenga la calma ante la presión ejercida por el falso secuestrador, que usará violencia verbal de cualquier tipo. Compruebe la información que le están aportando los falsos secuestradores. No realice ningún pago. Le exigirán un pago rápido para no dar tiempo de localizar al familiar. No envíe ningún dinero. No facilite datos personales y tampoco los publique en redes sociales. Avise a la Policía Nacional (091) o a la Guardia Civil (062) e intente localizar al supuesto secuestrado por otra línea. Y trate de grabar la llamada maliciosa.

Fotos

Vídeos