Denuncian que las podas municipales son destructivas para el arbolado

La calle Arabial y otras zonas de Granada donde denuncian las podas "agresivas"./ALFREDO AGUILAR
La calle Arabial y otras zonas de Granada donde denuncian las podas "agresivas". / ALFREDO AGUILAR

El tipo de corte provoca heridas en los árboles que no se tratan y provocan la destrucción del árbol, según la asociación Agnaden

VANESSA SÁNCHEZGranada

La Asociación Granadina de Naturalistas (Agnaden) ha iniciado una recogida de firmas para instar al Ayuntamiento a que «ordenen la suspensión cautelar inmediata de las talas y podas que está realizando la empresa adjudicataria y para que se inicie una investigación de las causas del presunto incumplimiento de las condiciones del contrato». Luis de Manuel, socio fundador de la asociación y biólogo especializado en botánica explica que el tipo de poda que se lleva a cabo, desmoche y terciado, desaconsejadas en muchos casos, provocan unas «heridas en los árboles» que no se están tratando. Como consecuencia de ello, «los árboles enferman y se tiene que recurrir a la tala». Sin embargo, también han detectado casos en los que la empresa adjudicataria de estos servicios municipales está talando árboles que no están enfermos. Es el caso de la avenida de Comares, junto al estadio de Los Cármenes. Luis de Manuel recuerda que el «año pasado se talaron 50 tilos; para 30 de ellos llegaron tarde, pero los 20 que quedaron antes de que se talaran días más tarde, fueron analizados por miembros de la asociación que comprobaron que se encontraban en buen estado». Esta tala motivó un segundo escrito, en enero de 2017, que no ha sido respondido y por ello, han iniciado la recogida de firmas en la que ya han participado cerca de 1.600 personas. El año anterior también consultaron al consistorio el número de árboles que se habían talado y la respuesta, Luis recuerda que la respuesta es que fueron «500 árboles».

Según la asociación, esta tala se justifica de diferentes formas, «unas veces porque están enfermos; otras, porque es una especie invasora, otras por motivos estéticos» pero en la asociación consideran que en muchos casos los perjuicios de la tala son peores que el mantenimiento del árbol. Son tajantes en cuanto a que no están en contra de la poda o de la tala en los casos realmente necesarios, sino en las técnicas utilizadas. «El terciado y el desmoche están desaconsejados porque dañan al árbol, generan podredumbre, infecciones que a la larga provocan enfermedad y decaimiento del árbol», dice Luis de Manuel.

Más información

Por otra parte, desde la asociación han observado que este año no se han dado casos de talas tan concentradas «este año son casos más salpicados». En muchos sitios, dice Luis, que tras cortar el árbol son sustituidos por otros nuevos más pequeños y en ocasiones son de similares características como marca el pliego de condiciones de la empresa, pero en otras «no tiene nada que ver; no se puede talar un olmo y poner un naranjo a la misma distancia que esaban separados los olmos». Además, creen que hay presiones de diferentes colectivos y pone como ejemplo la calle Arabial. En esta vía, se observa que los árboles en el lateral de los comercios y edificos «han sufrido podas más drásticas que en el otro lado». Pese a ello, en ambas aceras, los árboles presentan «daños generados por la poda» dice Luis mientras señala unas manchas blancas desde esos cortes que identifica como señales de que el árbol está enfermo y «continúa sin ser tratado».

No es más barato

Según el socio fundador de Agmaden, «la poda de terciado es mucho más barata a corto plazo porque es más rápida, de la otra forma se necesita hacer un trabajo más meticuloso», pero a medio plazo es más barato ser «minucioso porque tanto el terciado como el desmoche generan una reacción del árbol muy intensa y con mala formación de las ramas, es decir, que provoca más necesidades de poda cada año, por lo que resulta más costoso. Al no ser tratados, a largo plazo hay que sustituirlos». La consecuencia de ello, según Luis de Manuel, es que es más costoso. La reposición de árboles dice el biólogo está en la parte «variable del contrato de mantenimiento» de la empresa.

No todo se hace mal

En algunos casos sí se realizan las llamadas podas de formación que pueden «dirigir al árbol manteniendo las condiciones de seguridad». Luis de Manuel pone de ejemplo la zona Norte. En la calle Pedro Machuca en la que se ha hecho una reducción de copa y una poda de formación y están perfectos.

En el lado opuesto: las posibles «talas indiscriminadas». La asociación solicita al Ayuntamiento que sean informados acerca del plan contra especies invasoras porque se han cortado «árboles de unos 100 años en la avenida de Pulianas justificando la tala por ser ailanthus, una especie invasora, porque si no hay un plan se trata de una tala indiscriminada», sentencia Luis.

Fotos

Vídeos