"Hay que dejar de enfocar a las víctimas e incidir en los culpables para acabar con la violencia sexual"

"Hay que dejar de enfocar a las víctimas e incidir en los culpables para acabar con la violencia sexual"

La investigación realizada por la socióloga Carmen Ruiz Repullo sobre violencia sexual en la adolescencia muestra que el 20% de las chicas dice haber sufrido presiones, chantajes o engaños para mantener relaciones sexuales

SARAI BAUSÁN GARCÍAGranada

El 90% de los chicos justifica la violencia sexual poniendo como principal causa el consumo de alcohol y drogas. El 87% de ellas señala que las mujeres mantienen relaciones sexuales por miedo a que la pareja rompa la relación. Se trata de dos afirmaciones rotundas y que muestran el verdadero calado de la violencia sexual entre los adolescentes de Granada. Estos y muchos más datos conforman el estudio 'La violencia sexual en adolescentes de Granada' que la socióloga de la UGR, Carmen Ruiz Repullo, en colaboración con el Ayuntamiento de Granada, presentó el pasado mes de marzo en la capital con la intención de sensibilizar sobre la verdadera realidad de esta problemática.

Tal y como Ruiz Repullo ha comentado a IDEAL, en la actualidad se tiende a normalizar muchas situaciones de violencia sexual debido a que se ven tan a menudo que se tiende a restarles importancia y a naturalizarlas. "Parece que todo el mundo está acostumbrado a que a las chicas les toquen el culo en las zonas de ocio, o les digan cosas, o les controlen los mensajes, pero todos estos casos siguen siendo violencia sexual y tanto los chicos como las chicas tienen que saber reconocerlos", ha recalcado la profesional.

Más información

La investigación desarrollada dentro del Programa 'Irene' de información, formación y prevención de la violencia sexual en jóvenes y adolescentes contó con las voces de 1.226 jóvenes y adolescentes que realizaron talleres de prevención e información sobre este asunto y de las experiencias de 450 profesionales. Para Ruiz Repullo, lo más sorprendente no solo fueron los resultados, sino también las experiencias que las jóvenes contaron de forma anónima y que ellas mismas no habían reconocido como violencia sexual hasta que trataron el asunto en los talleres.

De todas las chicas que aseguraron haber sufrido algún tipo de violencia sexual en su vida -el 20% dice haber sufrido presiones, chantajes o engaños para mantener relaciones sexuales y cerca de un 12% ha sufrido abusos sexuales- solo una había denunciado. "A las chicas les cuesta denunciarlo porque hay un estigma de culpabilizar a las víctimas. Lo vemos en las campañas de visibilización en las que siempre se muestra a la víctima en vez del agresor. Hay que dejar de enfocar las campañas en las víctimas e incidir en los culpables para acabar con la violencia sexual", ha añadido Ruiz Repullo.

"Me pedía las contraseñas y me gritaba siempre”

Entre los discursos que se pueden encontrar en el documento publicado está el de una joven que aseguró que "mi novio no paraba de controlarme la ropa, me decía por Whatsapp que le mandase todo lo que llevaba puesto, me pedía las contraseñas, me gritaba siempre e iba a donde yo iba". "Seis meses antes de dejarlo, empezó a drogarse, y eso llevó a insultos y de los insultos al maltrato. He estado seis meses sufriendo acoso de todo tipo, llegando incluso a intentar suicidarme tres veces", señaló otra. "Me maltrató, abusó de mi, me violó dormida y me acosaba. Me tachaba como mujer y siempre eran palizas", comentó otra joven.

"La causa principal que encontramos para este tipo de sucesos es que actualmente seguimos estando en una sociedad machista en la que algunos tipos de violencia son aceptados y no se entienden como tal. Esto lo que conlleva es que estos actos violentos sean el verdadero inicio para que se desarrollen el resto de formas de violencia más graves", explicó la experta.

“La chica dice no cuando quiere decir sí”

Respaldando las palabras de la socióloga se encuentran los datos arrojados por el estudio. A pesar de que la amplia mayoría de jóvenes entrevistados condenan los casos de violencia sexual más graves, algunos resultados dejan claro que la línea entre lo que se considera agresión y lo que no continúa siendo difusa para muchos de ellos. De ese modo, en la encuesta realizada en colaboración con el Instituto de la Mujer y para la Igualdad de Oportunidades se reflejan datos tan reveladores como que el el 77,3% de las jóvenes "presupone que la finalidad de un chico con una chica siempre es la misma, mantener relaciones sexuales", el 57% de los chicos señala que hay veces que una chica dice no a una relación sexual cuando en realidad quiere decir que sí o que el 79,80% de ellas indica que algún chico se ha enfadado con ellas por no querer terminar una relación sexual.

Exceso de control

"Otro de los problemas que se encuentran en estos resultados es el excesos de control entre los jóvenes y la convicción del mito romántico, que dice que unos pocos celos son buenos para la relación y mantienen la llama, pensamiento que queremos erradicar porque no podría estar más equivocado", ha informado Ruiz Repullo. A esto ha añadido: "A estas actuaciones a veces no se le sabe poner nombre pero es violencia sexual y lo tienen que tener claro: no se puede justificar la violencia, como pasa en algunos de los casos, en cómo bailan las chicas, cómo se visten o el alcohol que tomen ellos, no se puede tolerar en ningún caso".

Según explicó la propia autora, con esta estudio se busca, principalmente, sensibilizar a las familias sobre la dimensión que tienen las agresiones sexuales en menores y adolescentes, incorporar los cocimientos y las pautas necesarias a los profesionales para realizar un trato adecuado a la víctima de violencia sexual y contribuir a la erradicación de la violencia sexual en jóvenes y adolescentes.

"Los chicos tiene que darse cuenta de la necesidad de fomentar la igualdad y de saber cómo relacionarse con las mujeres y que están entre iguales, que esos comportamientos son violencia sexual. Las chicas deben ver que hay cosas que no son normales y que tienen que denunciar", ha matizado Ruiz.

Fotos

Vídeos