Una deflagración cuando hacía aceite de hachís genera grietas y deforma tabiques en su piso

Una deflagración cuando hacía aceite de hachís genera grietas y deforma tabiques en su piso

La ventana del dormitorio del joven, quien se encontraba con los padres en casa, cayó desde una quinta planta a la calle sin registrarse heridos

JOSÉ R. VILLALBAGRANADA

Un joven de 25 años estuvo a punto de montar un lío importante el pasado día 5 de junio sobre las 22.23 horas. La Policía Nacional y la Local fueron avisadas de que en la calle Alcalá de Henares del distrito Zaidín se había registrado una importante explosión fruto de la cual había caído una ventana desde una quinta planta a la calle, con la suerte de que no alcanzó a ningún viandante.

Los primeros en llegar al lugar fueron los agentes de la Policía Nacional con un equipo de Bomberos del Parque Sur. En la vivienda se encontraron a un joven de 24 años, a su padre y a su madre. A ninguno de los tres les ocurrió nada importante, solo hubo que lamentar los daños materiales originados por la deflagración: la caída de una ventana desde la quinta planta a la calle, así como grietas y deformación de tabiques en la vivienda.

Cuando los agentes de la Policía Local se personaron en el lugar de los hechos vieron la ventana destrozada en la calle y esperaron a que los Bomberos del Parque Sur de Granada emitieran su veredicto sobre la conveniencia o no de evacuar a los moradores de la vivienda por el riesgo de derrumbe. No hizo falta.

El motivo de la deflagración fue la elaboración de aceite de hachís. El joven estaba encerrado en su dormitorio y pretendía elaborar esta sustancia cuyos efectos, según los expertos, puede multiplicar por cinco los de un porro de marihuana. El problema es el riesgo que se asume al intentar extraer aceite de hachís ya que para hacerlo es necesario utilizar gases inflamables como el butano.

Esta práctica casera consistiría en pasar el gas butano a través de un recipiente metálico o cualquier bote elegido con sustancia estupefaciente, en este caso marihuana, arrastrando el gas, a su paso por el recipiente, la esencia o aceite de marihuana.

En Murcia, un varón de 36 años edad falleció el pasado mes de julio de 2017 a causa de una parada cardiorespiratoria, motivada por las lesiones y quemaduras producidas por la deflagración de una sustancia inflamable cuando estaba elaborando aceite de hachís. En octubre de 2017, tres menores de edad de 16 y 17 años de la localidad riojana de Nalda también resultaron heridos cuando estaban intentando extraer aceite de hachís a partir de plantas de marihuana. Durante el registro de la vivienda se localizaron e intervinieron los útiles empleados para la extracción del aceite cannábico: botes de cristal repletos de cogollos de marihuana, 5 recipientes de gas butano de 300 ml (de los utilizados para recargar mecheros), extractos de resina, cazos y cazuelas.

Marihuana en bolsas

La Policía Nacional encontró en el dormitorio del joven granadino una bolsa cargada de marihuana que quedó requisada por los agentes, mientras que el joven quedó arrestado por un delito contra la salud pública. El aceite de hachís no tiene demasiada presencia en el mercado granadino de las drogas más que nada por la gran dificultad que entraña su elaboración. El gramo puede costar siete u ocho euros, lo cual duplica el precio del gramo de marihuana y por ende las ganancias.

Lo mejor de este suceso es que no hubo personas heridas de consideración y sólo daños materiales. Pero aquello pudo acabar en una importante tragedia.

Fotos

Vídeos