Ideal

Momento desagradable para la granadina Melissa Herrera durante su estreno en 'Top Chef'

Momento desagradable para la granadina Melissa Herrera durante su estreno en 'Top Chef'
  • La concursante, tuvo que desplumar una becada en la prueba inicial del primer episodio

  • "No lo he hecho nunca. Lo he pasado bastante mal. Si pudiera, la hubiese abrazado"

  • Perdió en la primera prueba y quedó relegada a la reválida para entrar al programa

  • Reconoce que su sueño es el de tener una estrella Michelín "en mi tierra, en Granada"

Este miércoles 15 de febrero se emitía el estreno de la nueva temporada de ‘Top Chef’. El programa que presenta Alberto Chicote llegaba con la novedad de la presencia de Melissa Herrera, una granadina afincada en Mallorca que dejó atrás, entre otros, su establecimiento en la pedanía de Híjar, en Las Gabias, para dar el salto a ser jefa de cocina del restaurante del Mar de Cala Ratjada. Quienes la conocen destacan sus aptitudes entre los fogones. Ahora arrancó una nueva aventura en la cuarta edición del programa. Ante las cámaras reconoció que uno de sus sueños era el de tener una estrella Michelín y a poder ser “en mi tierra, en Granada”.

En una de sus primeras intervenciones, Herrera reconoció haber sentido “mariposas en el estómago” en el mismo momento en que vio a los jueces. Estos eran Chicote, Paco Roncero y Susi Díaz.

Recién iniciado el programa debió enfrentarse a una primera prueba para conseguir su cuchillo. Tenía que cocinar un ave en hora y media de tiempo. A ella y a otro concursante como Tomás, de 34 años y jefe de cocina en un restaurante de Elche, les tocó trabajar con dos becadas que se encontraban sin desplumar.

“En cuanto la he visto he pensado que me quería morir”, señaló. En directo reconoció haber pasado un mal momento por tener que desplumar al ave: “Nunca lo he hecho. Lo he pasado mal. Si pudiera, hasta lo abrazaría”. En la prueba acabó venciendo el alicantino, quedando Melissa para la reválida junto con otros seis concursantes. De ellos dos quedarían eliminados.

A esa prueba llegó para tener que trabajar con nopal, para sorpresa de la propia concursante. A pesar de la dificultad se mostró decidida. “Tengo que ganar esos cuchillos como sea”, dijo.

Los nervios del primer día estaban a flor de piel. La granadina, a través de su cuenta en la red social Twitter, así lo puso de manifiesto: “Estoy atacada ¡Os espero a todos! Necesito vuestro apoyo”.