Ideal

India Martínez se desnuda de sus secretos

fotogalería

India Martínez, durante el concierto de anoche en el Palacio de Congresos. / RAMÓN L. PÉREZ

  • La cantante cordobesa llenó con su magia y su arte el escenario del Palacio de Congresos, donde no cabía un alfiler

La cantante India Martínez logró anoche abarrotar el Palacio de Congresos hasta vender la última entrada. Muchas semanas atrás ya había colocado el cartel de 'No hay billetes'. Se notaba. En la hora previa al concierto y fuera, el bar más cercano agradecía la expectación con un lleno a reventar. Nadie hacía caso al Granada Club de Fútbol, cuyas evoluciones narraba el comentarista en la televisión. En el campo la suerte estaba echada, pero en el vecino escenario de la Sala García Lorca, todo estaba por comenzar. Todas las emociones estaban por desatarse.

Parejas y padres con sus hijos hacían tiempo recordándose letras de la cordobesa, anticipando sonidos que les transportaban a un mundo donde el tiempo se para. Quizá porque en el tiempo real no es así, miraban con frecuencia el reloj con el claro objetivo de no llegar tarde. Jóvenes y otros que no lo son tanto esperaban ya dentro con ansia a la cantante, una de las artistas más reconocidas de la escena pop del país.

A la hora prevista, se apagaron las luces y la sala se preparó entre los habituales aplausos y gritos para que comenzara el espectáculo. Una especie de latido acelerado dio inicio al recital. Con toda la banda en escena, podían adivinarse susurros de India de fondo. Y apareció radiante, con un vestido plateado, casi de novia. Agarró el micrófono con todavía parte de ella en el avión que la trajo de Buenos Aires, donde también ha triunfado. Desde la primera canción, 'La última vez', contó con los coros y las palmas de sus fans. Venían ya enamorados de casa.

Siguió con 'Ángel', la segunda canción del disco que presentó, 'Te cuento un secreto', su séptimo trabajo, y que repasó casi al completo. En este tema se reivindica como alguien diferente, algo que le afectó en su infancia por esa inclinación suya hacia el flamenco. Mantuvo el orgullo y procuró transmitirlo ayer. Con cante la acabó, despertando admiración y gritos de «guapa». El flamenco estuvo presente durante todo el concierto, convirtiéndolo en un show con un marchamo muy andaluz.

«En ningún otro lugar puedo yo sentir lo que estoy sintiendo ahora mismo», reconocía la de Córdoba. «Si os quedáis, os cuento un secreto», incitó. Su media voz, casi rota y pura andaluza, que parece que a veces no alcanza, tomó para sí el Palacio de Congresos. Porque siempre llega, y su público estalla ante la exhibición.

Íntimo

Es su trabajo más personal y con sinceridad lo defendió India Martínez sobre el escenario. A cada poco revelaba un pasaje nuevo de su vida, un secreto más, como que la primera canción que compuso fue para declarar su amor a un niño almeriense con doce años. Sus seguidores se mantenían respetuosos a la hora de corear; sólo lo hacían con las partes más inevitables, los estribillos. Preferían escuchar de su voz lo que tenía que cantarles. En las partes instrumentales le gritaron que la quieren. Cantaron, aplaudieron y hasta bailaron, pero sobre todo se conmovieron.

El momento más mágico de la noche se produjo con 'Vencer al amor', quizás la canción que la hizo saltar al estrellato. Público y artista, desde butacas y escenario, cantaron a dúo y a cappella una canción que toca el alma. La despidió arrodillada. Como ante ella las dos mil personas que se rindieron a sus encantos. Los secretos que Jennifer Jessica confiesa acercan su alma a la de su gente.