Ideal

La OCG se da un paseo por Europa con Haydn, Pärt, Nielsen y Dvorak

El rumano Peter Csaba dirige a la Orquesta durante los ensayos del concierto.
El rumano Peter Csaba dirige a la Orquesta durante los ensayos del concierto. / O. C. G.
  • El violinista y director rumano Peter Csaba ocupará la tarima en un programa en el que el malagueño José Andrés Fernández será solista

Sigue la Orquesta Ciudad de Granada el periplo viajero que iniciara el pasado domingo, aunque esta vez, sin la simpática bicicleta con la que el granadino Salva Rodríguez recorrió el mundo, para disfrute de pequeños y grandes. El de hoy y mañana es un programa más 'serio' por las piezas a interpretar, pero igualmente interesante.

Sobre la tarima estará el rumano-húngaro Peter Csaba, director de amplia experiencia camerística -fue fundador de Les Solistes de Lyon y los Virtuosi de Kuhmo-, y muy apreciado por sus clases magistrales, que imparte por toda Europa. Y como solista, el malagueño José Andrés Fernández Camacho, colaborador habitual de la Kammerorchester Basel, formación especialista precisamente en la obra de Haydn, uno de los autores que tienen hueco en el programa.

De Londres a Bohemia

El de hoy y mañana es un viaje musical con una riqueza sonora indudable. Por seguir el orden de interpretación, abre el programa la 'Suite checa' de Dvorak. Una obra en cinco movimientos, que comienza con una introducción en 'Allegro moderato' con evocaciones a la descansada vida del campo, para luego explorar el folclore en una polka en 'Allegretto'. El minuetto nos traslada a escenas de la vida diaria, y nos abre las puertas a un romance en el que el compositor, sin abandonar ese aire de sencillez, nos traslada un sonido mucho más lírico. El final en 'Presto' exige a la cuerda un esfuerzo que dejará al espectador con un excelente sabor de boca.

La segunda obra es un estreno para la OCG. Se trata del 'Concierto para clarinete y orquesta' de Nielsen, un lucido esfuerzo pedagógico por trasladar la tradición musical danesa a la Europa de entreguerras, cuyos vaivenes e inestabilidad preocupaban mucho al artista. Compuesto para el clarinetista danés Aage Oxenvad, uno de sus mejores amigos, está hecho para el lucimiento del solista, en constante diálogo con la orquesta, y con una estructura que varía ritmos y mezcla familias, quizá mostrando ese desorden político al que antes hacíamos referencia.

De Arvo Pärt se interpreta el 'Cantus in memoriam Benjamin Britten', que comienza con el tañido lúgubre de una campana tubular, y que va creciendo hasta finalizar en algo más de seis minutos y medio con la cuerda en plenitud. Nunca ha habido instrumento que mejor exprese el dolor por la pérdida que el chelo, y si no, que se lo pregunten a Pau Casals.

Para finalizar, algo más alegre: la conocida como 'Sinfonía Londres' de Haydn, la última compuesta pro el autor austríaco, precisamente durante una gira de conciertos por el Reino Unido. Es el resumen perfecto de su concepción sonora, con un viento que toma el mando en el movimiento final para conducirnos a orillas del Támesis. Evocador final, pues, para un programa que nos paseará por el continente.

Temas