Ideal

La cantaora barcelonesa Montse Cortés.
La cantaora barcelonesa Montse Cortés. / JUANLU VELA

La voz rota de Montse Cortés llega al escenario del Eshavira

  • Barcelonesa, se habla de ella como de una de las voces más 'canasteras' del flamenco, aunque recuerda siempre sus orígenes sacromontanos

Mañana viernes, cerca de la media noche, el Club Eshavira, recibirá a la cantaora barcelonesa Montse Cortés, una de las voces más canasteras que posee actualmente el flamenco. De origen sacromontano y con cuatro discos en su haber, pretende hacer un recorrido por su cante, desde lo más añejo a sus temas más fusionados. Montse estará acompañada de José Fernández 'Petete', a la guitarra; Joan Massana, al bajo; y Julián Heredia, al cajón.

Mamó el flamenco desde la cuna, y lo tiene a gala: «En mi familia decían que todavía no sabía hablar bien y ya cantaba, pero profesionalmente empecé a los catorce años. Pasé de ser muy niña, de jugar en la tierra, en el parque, a trabajar en el Tablao Cordobés. Al principio para hacer bulto, palmas en el cuadro. Luego ya cantando más. Me acuerdo que estaba Pedro Sierra en el tablao. Luego pasé al Tablao de Carmen.

Desde este origen en el que pugnaba por hacerse oír, le llegó su primer reconocimiento, de la mano de Antonio Canales. Después del Tablao de Carmen, a los diecisiete años, de un día para otro la llamaron por medio del guitarrista José Jiménez 'Viejín'. Y Canales, sin conocerla, quiso hablar con ella. Fue para un 'bolo' puntual para aquel día en Barcelona, y ya no dejó de cantar con él hasta que cumplió los treinta años. «La verdad es que Antonio Canales me dio a conocer en un ámbito más amplio, porque antes sólo me conocían en Cataluña», recuerda Montse Cortés.

La cantaora, como no podía ser de otra manera, tuvo un largo aprendizaje. La diferencia entre ella y otras artistas coetáneas es la nómina de sus profesores. Y es que formó parte del grupo de Paco de Lucía en la gira 'Cositas buenas'. De él recuerda «la sencillez con la que vivía, siendo la estrella que era; su humildad, su calidad humana, crecer musicalmente al lado del mejor músico, y saber disfrutar de la buena música. Eso es lo que me queda de él. Y por supuesto su grandeza como artista, como creador. Ha dejado un gran legado en el mudo del flamenco».

El flamenco en Barcelona

Viviendo como vive en la capital del Condado, la pregunta sobre la vivencia actual del flamenco en aquella ciudad surge a flor de labios. A la misma, responde la cantaora que «nunca he tenido el privilegio de haber vivido en Andalucía y saber cómo se vive aquí. La verdad es que yo vivo en Madrid y soy de Barcelona, del barrio de la Mina, en Sant Adriá de Besós. El barrio de la Mina era en aquella época un barrio gitano y una gran mayoría era de origen andaluz. Y el flamenco se vivía y se sentía en sus calles. En Barcelona, hay muchísima afición en gente joven que saben valorar la música y el talento de músicos de todas las regiones».

Montse Cortés es un referente de la iglesia Evangélica para su pueblo, incluso su primer disco en solitario fue 'Alabanza', nominado a los Grammy, en el año 2000. En Norteamérica, la música religiosa mueve montañas, nunca mejor dicho. Sobre si esta creencia es el secreto de su buena estrella, dice que «no lo sé, pero yo amo a Dios y me gusta reflejarlo en todo lo que hago día a día»

En 1999 colaboró en el disco 'De la zambra al duende' de Juan Habichuela, y tiene una gran opinión de los artistas granadinos. «Granada forma parte de mi herencia familiar. Mi madre vivía en el Sacromonte, y cantaba, aunque no profesionalmente. Parte de mi familia aún vive allí. Tengo muchos recuerdos de mis vacaciones de niña en las cuevas. Pienso que ha habido y hay grandes artistas en granada, de la talla del maestro Enrique Morente, los Habichuela, Mario Maya.», afirma.

En su concierto de mañana en el Eshavira, afirma que hará un recorrido por el mundo del flamenco, y mostrará al público su manera de verlo. «Haremos una selección de temas de mis cuatro discos. Temas antiguos y nuevos, reflejando desde la parte más pura hasta la parte más fusionada».

Temas