Ideal

Alfonso Salazar descubre una Granada paralela en 'El último guerrillero'

Alfonso Salazar, protagonista de la primera firma de IDEAL.
Alfonso Salazar, protagonista de la primera firma de IDEAL. / A. A. M.
  • El relato pertenece a la colección de relatos inéditos 'Granada imaginaria', editada por IDEAL con la colaboración de Cuadernos del Vigía

Como ya le ocurriera en su etapa escolar y de estudiante universitario, el orden alfabético ha querido que sea el último autor del libro de relatos 'Granada imaginaria', libro editado por IDEAL en colaboración con Cuadernos del Vigía.

Nos referimos a Alfonso Salazar, natural de San Fernando, (Cádiz) donde nació en 1968, que en 1975 se trasladó a Granada para estudiar Derecho. Su relato se titula 'El último guerrillero' y será el primero en poder dedicarlo a los lectores pues estará esta tarde, a partir de las 19:30 horas en la Feria del Libro de Granada (Caseta número 18, frente a la Fuente de las Batallas). «Fue Ángel Fábregas, coordinador de la obra, quien me lo solicitó. Estoy muy contento y muy agradecido al trabajo que ha hecho Cuadernos del Vigía, a la apuesta de IDEAL y al cuidado que ha puesto Miguel Ángel Arcas en la edición. También por el hecho de estar con compañeros y compañeras en este libro de relatos inéditos que en una ciudad como Granada siempre tiene mérito», explica cuando le interrogamos sobre las razones que le han llevado a participar en esta obra.

Respecto a su último guerrillero indica que lo único que tenía claro, pues así se lo habían solicitado desde la coordinación de la iniciativa, es que la historia tenía que versar sobre una Granada imaginaria o una Granada fantástica. Cuenta que por entonces tenía en la cabeza el 'hashtag' de los dos hospitales completos y pensaba en broma que lo que se necesita realmente son dos ciudades completas, para que cada granadino se pueda sentir a gusto con la que eligiese...

«Y por qué no dos universidades, dos equipos de fútbol, dos palacios de Congresos... todo doble, y pensé escribir sobre eso, pero lo que comenzó siendo un pensamiento cómico se transformó en algo mucho más agrio y mucho más inquietante». Y así ha sido, pues en su texto el lector se encontrará con una Granada apocalíptica cuyo protagonista va desde Valparaíso hasta «un enorme recinto comercial» tras dejar atrás lugares reconocibles y citados como el Albaicín, la Cuesta de los Chinos, Plaza Nueva, el cruce del Darro y el Genil y otra plaza con un moderno helicóptero. Si quieren saber cómo puede ser una Granada apocalíptica, pueden comenzar con este relato.