Ideal

Care Santos.
Care Santos. / Quim Puig (Efe)

'Amaranta': literatura para jóvenes de primera calidad

  • La escritora catalana Care Santos, ganadora del Premio Jaén de narrativa juvenil, retrata de manera fresca y original algunas de las inquietudes de la juventud actual

Care Santos es una de las referencias de la literatura para jóvenes en España, su estilo ágil y fluido y un sexto sentido para atrapar al lector adolescente le han llevado al reconocimiento nacional con el Premio Jaén de narrativa juvenil por 'Amaranta', una historia sobre la alta sociedad y la necesidad de los jóvenes para romper las reglas dictadas, en la que no falta la crítica social y el análisis de algunos de los problemas de la sociedad actual.

Amaranta cuenta la historia de una joven que lucha por romper los moldes establecidos, ¿es el gran dilema de la juventud y más los tiempos que corren?

Yo creo que es el gran dilema eterno, la obligación de la juventud es esa, romper moldes, llevar la contraria y hacer lo que a ellos les interesa hacer y no lo que quieren sus padres que hagan, en definitiva, ser ellos mismos. En este caso, la lucha de Amaranta, aunque en un entorno privilegiado económicamente, es la lucha de todos. Yo creo que se van a identificar mucho los lectores porque en realidad en una cuita parecida andan todos los jóvenes.

¿Resulta más difícil escribir para jóvenes que para un público adulto?

Sin duda. Escribir para jóvenes es dificilísimo, hay que recordarlo porque a veces se maltrata a la literatura juvenil, se considera como un género menor, algo que puede hacer cualquiera. Es todo lo contrario, escribir para jóvenes implica que tienes que conocer muy bien a este colectivo, saber qué puedes contarle y cómo puedes engancharle. Además estás creando cantera, lo cual es toda una responsabilidad. Estás procurando convertir en lectores a gente que tiene muchísimas otras inquietudes y cosas que hacer y que están en la edad menos lectora. Yo creo que no lo puede hacer cualquiera.

Me parece muy original la inclusión de conversaciones de whatsapp en el texto

Tú puedes contar aquellas cosas que has venido a contar y que, desde luego no van a ser tonterías o cosas sin importancia, de hecho creo que hay que contar cosas importantes, de calado, pero eso tiene que venir después de enganchar, de atrapar al lector joven. Si no lo consigues da igual lo que cuentes, será como predicar en el desierto. Una manera de enganchar a los jóvenes es hablándoles en su lenguaje. Además el whatsapp me parece un recurso literario estupendo, es una condensación de la literatura epistolar de siempre pero mucho más breve e inmediato. Te da todas las ventajas de lo literario y además de lo instantáneo y lo actual.

Amaranta tiene también mucho contenido social, ¿pretende retratar esa burbuja en la que vive la alta sociedad?

Me suele gustar ese entorno, en mis novelas suele haber mucho rico, será por aquello de que uno escribe de lo que no tiene (risas). Siempre me ha fascinado esa circunstancia de vivir ajeno al mundo, tener mucho poder pero a la vez cierta lejanía. Me parece muy literario e incluso risible en ocasiones.

En el libro también hay lugar para el tema de las preferentes

¿Cómo no? Yo soy de Mataró, que es la ciudad donde nació la “gran estafa americana” de las preferentes. Allí esto es un clamor, ha sido un tema gravísimo, un tanto por ciento altísimo de la población se ha visto involucrado en esta problemática. Es algo que vivo todos los días pues, aunque no soy una afectada directamente, conozco a mucha gente cercana que ha tenido problemas muy graves ya que invirtió el dinero de toda una vida. Es imposible permanecer insensible a eso, los escritores también servimos para algo y creo que debemos reflejar la peor cara de nuestro mundo.

¿Ha querido rendir su particular homenaje a García Márquez con este título?

Claro, soy una gran aficionada a la literatura de García Márquez, fue durante muchos años mi escritor de cabecera. Amaranta es un personaje que siempre me ha encantado.

¿Por qué el narrador en primera persona?

En las juveniles acostumbro a usarlo. Así como cuando escribo para adultos cambio de narrador, utilizo técnicas más literarias, para un público más joven lo suelo utilizar. Es más verosímil ya que está interpelando directamente y a la vez es la más eficaz para hablar de emociones y sentimientos.

Ha recibido el Premio Jaén de narrativa juvenil y el Premio de las Letras Catalanas ¿cómo se lleva este éxito?

Con estímulo, con incredulidad. Estoy en una nube, ha sido un año maravilloso, el mejor desde que empecé. Hay que disfrutarlos pero olvidarlos inmediatamente. Pienso que los premios no pueden estar ahí cuando te sientas a escribir porque son un estorbo. Tienes que escribir como el primer día o incluso más porque tienes más trayectoria y es mucho más complicado ser original. El nivel de autoexigencia es mayor.