Ideal

Trabajos en el Peñón del Colorado, ayer.
Trabajos en el Peñón del Colorado, ayer. / ALFREDO AGUILAR

Sin rastro de la fosa de Lorca en el Peñón del Colorado

  • búsqueda de lorca

  • A falta de un analizar el último rincón de la excavación, los arqueólogos no han localizado restos humanos en la zona; el tiempo se acaba

Falta muy poco para dar cerrar los sondeos en la zona del Peñón del Colorado. Menos de una hora para determinar si están o no los restos de Dióscoro Galindo, Joaquín Arcollas, Francisco Galadí y Federico García Lorca. Hasta el momento, no hay rastro. Y el tiempo se acaba.

El equipo que busca fosas de la Guerra Civil en Alfacar vive un jueves que puede ser trascendental. Los arqueólogos esperan culminar los sondeos a lo largo del día en la última zona sin estudiar en el Peñón del Colorado con la esperanza de encontrar los restos de Dióscoro Galindo, Joaquín Arcollas y Francisco Galadí.

Tal y como explicó ayer el arqueólogo director del proyecto, Javier Navarro Chueca, los trabajos se concentrarán ahora en una pequeña franja situada junto a la carretera que une Víznar con Alfacar, dentro de la 'zona crítica' en la que los expertos consideran que hay más probabilidades de encontrar restos humanos. Este área está delimitada por grandes piedras y presenta tierra de una coloración diferente, lo que podría ser indicio de la presencia de un pozo.

La estrategia será similar a la seguida ayer: una pequeña pala giratoria abrirá zanjas de un metro de ancho y dos de profundidad bajo la vigilancia de los arqueólogos. «No disponemos ni de fondos ni de personas suficientes para realizarlo a mano como nos gustaría, por lo que esta parece la mejor opción para nosotros», señaló ayer Navarro Chueca.

Es la última carta del equipo que, como explicó el arqueólogo aragonés, ha logrado estudiar alrededor del 90% del terreno y que podría abandonar la búsqueda si no aparecen restos de las víctimas en las próximas horas.

No obstante, el equipo mantenía ayer buen ánimo y conservaba la esperanza en el buen discurrir de los trabajos de búsqueda en la zona.

Terreno muy alterado

El trabajo de los arqueólogos ha dejado al descubierto la tremenda alteración sufrida por el paisaje del Peñón del Colorado. La zona se encuentra muy transformada tras su uso como pista de motocross a comienzos de los 90 y el posterio intento de construcción de un campo de fútbol en 1998.

La modificación del área ha planteado numerosas dificultades al equipo, que ha podido comprobar cómo la evolución ha afectado a los niveles naturales del terreno y ha ralentizado el avance.