Ideal

Un proyecto desvela el 'mapa sonoro' de la Alhambra y la eficiencia energética de sus espacios

Un proyecto desvela el 'mapa sonoro' de la Alhambra y su eficiencia energética
/ Ramón L. Pérez
  • Esta caracterización del patrimonio sonoro y energético del monumento nazarí se enmarca en el proyecto 'Sonbio', coordinado por el investigador del departamento de Física Aplicada de la Facultad de Ciencias de la UGR, Diego Pablo Ruiz

Un proyecto de investigación realizado por investigadores de la Universidad de Granada ha desvelado el 'mapa sonoro' de la Alhambra, con el agua como sonido predominante, y ha caracterizado su eficiencia energética, propia de una 'ciudad inteligente' actual pero que data de la Edad Media.

Esta caracterización del patrimonio sonoro y energético del monumento nazarí se enmarca en el proyecto 'Sonbio', coordinado por el investigador del departamento de Física Aplicada de la Facultad de Ciencias de la UGR, Diego Pablo Ruiz, que este jueves ha presentado junto con el director del Patronato de la Alhambra y el Generalife, Reynaldo Fernández Manzano, sus resultados.

Se trata de un estudio que permitirá descubrir nuevas miradas a la Alhambra, donde las variables térmicas y acústicas tiene un "especial impacto" en la calidad de la visita y son percibidas como "fundamentales" por los viajeros que la eligen como destino, según ha revelado una encuesta realizada con motivo de esta investigación.

Fernández Manzano ha apuntado que las conclusiones permiten afirmar que algunos de los elementos decorativos del monumento, como los techos mocárabes de la Sala de Dos Hermanas, tenían un uso práctico y no sólo estético, porque actuaban como una especie de aire acondicionado natural, y que las albercas eran una forma de depurar las aguas.

Para el apartado de caracterización energética, se han monitorizado en los diferentes espacios de la Alhambra los datos de temperatura y humedad mediante sensores. Estos apuntes se han complementado con imágenes termográficas en los Palacios Nazaríes y con medidas de capacidad de conducción de calor en sus muros. "Los resultados han desvelado que existe un microclima propio para cada una de sus zonas y estancias. De hecho, se han constatado oscilaciones térmicas de más de 10 grados en un mismo día y hora en diferentes zonas", ha explicado el investigador de la UGR.

Desde el punto de vista técnico, Ruiz ha explicado que el estudio ha revelado además que el Palacio de Carlos V es el espacio más caluroso del conjunto monumental, y dentro de las estructuras de tipo patio, el que presenta la temperatura más baja es el Patio de los Arrayanes. En exteriores, el más caluroso es el Generalife, y el más frío, el jardín de El Partal.

Por primera vez, un mapa termográfico

Además, por primera vez se ha realizado un mapa termográfico e higrométrico que indica que el monumento es "altamente eficiente desde el punto de vista energético". De hecho, según el investigador, "si se compara la Alhambra con las técnicas de construcción y los materiales más modernos de la actualidad, sus muros mantienen una eficiencia energética aún superior a la de muchas construcciones del siglo XXI".

El proyecto 'Sonbio' dedica un apartado especial a la caracterización del espacio sonoro, utilizando una metodología basada en la percepción de los sonidos individuales para la evaluación de la calidad sonora, tras una encuesta

Así, de los 15 sonidos identificados, tres de ellos (agua, aves y gente) se consideran como "dominantes, siendo el sonido del agua el que podría definir a la Alhambra". El sonido de las personas es percibido como de baja calidad sonora, mientras que los naturales tienen una evaluación positiva.

De esta forma, los atributos que mejoran la calidad del recinto, son los característicos de los espacios naturales tranquilos, tales como "agradable, relajante, natural y cómodo", según el estudio. Las zonas de mayor calidad sonora son las correspondientes a la zona del Generalife y el Partal, y los espacios más agradables la fuente de Lindaraja y la de los Leones, mientras que los de peor calidad sonora la zona de Carlos V y los Palacios Nazaríes, por la aglomeración de gente.

Tras la realización del estudio, los investigadores han propuesto una aplicación práctica, que podría consistir en la planificación de la visita en función del mapa ambiental y sonoro, o bioclimático y sostenible.

Para Fernández Manzano, esta nueva información que ha transmitido el monumento es "muy importante" a nivel pedagógico, por lo que ese conocimiento se usará desde un punto de vista divulgativo, en las visitas escolares, por ejemplo.