Tres detenidos en la Costa con 531 kilos de cocaína, valorados en más de 48 millones

Camión interceptado en Almuñécar donde iban los 531 kilos de cocaína./
Camión interceptado en Almuñécar donde iban los 531 kilos de cocaína.

Se trata del mayor alijo de cocaína hallado en la provincia de Granada y uno de los más grandes de España

José Ramón Villalba
JOSÉ RAMÓN VILLALBAGranada

La Policía Nacional ha detenido a tres individuos de nacionalidad británica en Almuñécar y ha alijado 531 kilos de cocaína cuyo destino era un almacén de la ciudad sexitana, ubicado en la carretera N-340 que une la mayor parte de municipios del litoral granadino. Fuentes policiales han valorado la droga intervenida en más de veinte millones de euros si hubiera sido vendida por kilos, pero de hacerlo en papelinas hubiera alcanzado en el mercado negro un valor superior a los 48 millones de euros.

La operación se desarrolló el pasado viernes 3 de noviembre. Los agentes interceptaron el camión cuando se disponía a descargar la droga en un almacén sexitano, ubicado en Taramay. Entre la mercancía legal transportada por el tráiler se escondían 483 paquetes de cocaína de 1,1 kilos cada uno. Todos los envoltorios tenían dos particularidades. Iban cubiertos con un plástico manchado de barro y llevaban una W, que según los investigadores marca la procedencia de la cocaína, en este caso, Bolivia.

La pureza de la droga incautada supera el 80%, lo cual da claras muestras de que las cantidades alijadas podrían haberse multiplicado por dos o por tres en el mercado negro tras mezclarla con otras sustancias para rebajar la pureza de la droga y así aumentar su cantidad. La cocaína que se vende por parte de los camellos no suele superar un 30 o 40% de pureza en aquellas partidas de mayor calidad, aunque en la calle se han llegado a encontrar papelinas de 'coca' con no más de un 8 o 10% de pureza.

El conductor del camión interceptado en Almuñécar era un profesional del transporte y desde la ciudad sexitana se le daba cobertura a través de una empresa que movía mercancías por carretera desde Almuñécar hasta el Reino Unido. La organización criminal desarticulada estaba asentada tanto en España como en las islas británicas. El conductor detenido en Almuñécar ha sido el hilo seguido por los investigadores para descubrir todo el entramado de esta organización y saber cómo funcionaban. El juzgado de Instrucción número 3 de Marbella ha ordenado prisión para este individuo.

El almacén donde guardaban la droga estaba ubicado en la zona de Taramay

La Policía Nacional decidió actuar en Almuñécar tras saber que el destino final del camión que venían siguiendo era la ciudad sexitana. Aprovecharon la presencia de los otros dos británicos que ayudaban en la descarga de la mercancía para detenerlos a los tres. El día no acompañó porque coincidió con la intensa lluvia caída el citado 3 de noviembre. Además de la droga alijada, en el interior del almacén los agentes se incautaron de diversas herramientas y maquinaria específica para embalar y sellar la mercancía, así como unas máquinas de gran tonelaje donde la organización pretendía ocultar la mercancía ilegal.

El almacén de Almuñécar, concretamente ubicado en Taramay, funcionaba de guardería para esconder la droga y desde aquí se distribuía a otras provincias, principalmente con destino a la Costa del Sol, y en las rutas del camión se hacían trayectos por otras comunidades autónomas como Murcia, Valencia o Castilla León por donde supuestamente se iban dejando kilos de cocaína para su posterior venta. Es decir, la tapadera empresarial de Almuñécar servía para transportar legalmente mercancía -maquinaria entre otros tipos de enseres- donde se escondía la droga que posteriormente era distribuida. La pista de Almuñécar condujo a los investigadores a otro almacén en la localidad guipuzcoana de Zarautz donde la Policía Nacional encontró enterrados bajo medio metro de tierra 678 kilos de cocaína y detuvieron a dos jóvenes guipuzcoanos. Tenían la misma W e idéntico envoltorio que la cocaína hallada en Granada.

Los investigadores creen que la droga procedía de Bolivia. Zarautz era el almacén para después enviar grandes partidas al otro depósito ubicado en las dependencias de Almuñécar.

En los seguimientos policiales al camión se comprobó cómo este vehículo entraba vacío de Francia a Guipúzcoa, desde donde se trasladaba a Almuñécar pasando por el Levante y la Región de Murcia. Después se dirigía a provincias como Málaga y regresaba a Guipúzcoa con paso por regiones como Madrid o Burgos. En su recorrido, siempre y cuando se podía circulaba por vías secundarias y siguiendo a un turismo lanzadera que guiaba al conductor. El camión siempre efectuaba cargas legales y era en su regreso a Guipúzcoa cuando cargaba la droga entre otros productos, repitiendo después el periplo. Sólo en la vigilancia de este camión se emplearon 27 vehículos y se dedicaron exclusivamente a ello un total de 60 funcionarios de la Policía Nacional.

Fuentes policiales consultadas en Granada consideran que este ha sido el mayor alijo de cocaína incautado en esta provincia, y supera con creces los cien kilos de cocaína encontrados en un camión que transportaba mármol verde de Guatemala al parque comercial Nevada en marzo de 2015.

Comenzó en 2016

La investigación comenzó durante el pasado año 2016, cuando los agentes iniciaron sus pesquisas sobre una red criminal compuesta por ciudadanos españoles y británicos y asentada tanto en Reino Unido como en España. Su 'modus operandi' consistía en introducir y almacenar grandes cantidades de cocaína en el norte de España para luego transportarla hasta el sur de la Península, donde los arrestados disponían de una infraestructura empresarial que utilizaban como tapadera para el transporte de la droga. Lo realizaban en partidas menores que enviaban a Reino Unido, destinando otra parte del estupefaciente a la distribución entre otras organizaciones criminales afincadas en España.

La red investigada era una de las más activas de Europa y se valía de camioneros profesionales que transportaban la droga oculta entre mercancía legal, aprovechando las rutas ordinarias de transporte por carretera que seguían en su actividad legítima.

Junto con la detención de los cinco miembros de la organización, los investigadores se han incautado de un total de 1,2 toneladas de cocaína, un camión tipo tráiler, su remolque, dos turismos, 4 básculas de gran pesaje, 3 balanzas de precisión, 2 máquinas termo-selladores, 6.000 euros en efectivo, varios terminales telefónicos, diversa documentación contable, 35 cartuchos del calibre 22 y un listado con matrículas oficiales de los vehículos camuflados de la Policía Nacional.

Fotos

Vídeos