El tren de la Costa desaparece del mapa

Intervención de Joan Amorós en 2011 en la Cámara de Comercio de Granada. / Alfredo Aguilar

Después de haberse quedado fuera del trazado del Corredor Mediterráneo en 2013, la comarca aboga por reivindicar de nuevo su conexión ferroviaria

Laura Gautier
LAURA GAUTIERMotril

Que la Costa de Granada cuente con conexión ferroviaria con las vecinas Málaga y Almería es una reivindicación tan antigua que la comarca ha perdido ya la cuenta de cuántos capítulos tiene la historia. Un relato inconcluso para el que a día de hoy no existen mapas ni proyectos que lo cierren, a pesar de que empresarios e instituciones siguen reivindicando la importancia del tren para el litoral. La última en hacerlo fue, la semana pasada, la Asociación Valenciana de Empresarios en un foro organizado en Madrid con más de 2.000 empresarios a la que también acudió el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna. El colectivo lleva una década peleando por impulsar el corredor mediterráneo, una línea que uniría las ciudades de la costa, desde la frontera francesa hasta Algeciras.

Entre los objetivos de esta asociación también hay un hueco para la Costa granadina, a la que siempre han incluido en sus planes y que también se encuentra en las previsiones para 2025. Sin embargo, la asociación, en la que también trabajan miembros del 'lobby' Ferrmed reconoce que se trata de un tren que, a día de hoy, sólo circula por los mapas, ya que no hay un plan real por parte del Gobierno que lo apoye, que apuesta más por impulsar la línea entre Almería y Granada.

Ya en el año 2013, Europa sacó a la Costa granadina de este mapa ferroviario. Entonces se apostó por desviar el corredor de la costa para que circulase por interior justo al llegar a Andalucía. De Almería, el trazado se desvió hacia Granada para continuar hacia Antequera y bajar hacia Málaga, dejando un hueco en blanco en el litoral mediterráneo andaluz. La exclusión cayó como un jarro de agua fría entre empresarios e instituciones de la comarca, a pesar de que varios informes apuntaban que se trataba de un trazado que saldría rentable, tanto en el transporte de mercancías como de viajeros. Las cifras las maneja Ferrmed, cuyo secretario general, Joan Amorós calcula que la línea costaría en total diez mil millones, una cantidad que se recuperaría fácilmente al ser rentable, sobre todo para pasajeros, según afirmó a este periódico. Ferrmed lleva pidiendo desde 2004 que el tren uniera Almería con Motril para continuar hacia Málaga y Algeciras -incluyendo una terminal en la dársena granadina exclusiva para el transporte de mercancías-. «En los planes de 2011 se hizo un rodeo inadmisible y sabemos que el tramo andaluz es muy complejo, pero generaría una rentabilidad de 700.000 millones de euros al año, sólo desde el punto de vista de ahorro energético o mano de obra», asevera Amorós. Pero estos planes, por ahora no saldrán del papel y, según indicó el propio Amorós aún no existe un compromiso en firme por parte del Ministerio, que prometieron «programar para el año 2024 la línea de la Costa».

«Que nos incluyan en sus planes es lo primero que tienen que hacer, porque planos podemos hacer todos», reivindica por su parte Francisco Álvarez de la Chica, presidente de la Autoridad Portuaria de Motril. La dársena granadina siempre ha peleado por la conexión ferroviaria como una fórmula para desarrollarse, aunque Álvarez de la Chica se decanta más por la posibilidad de unir Motril con el corredor central a través de Granada. «Es nuestro camino natural, la mayoría de camiones que entran viajan hasta Zaragoza e Irún», reconoce Álvarez de la Chica que, aún así, reivindica la unión de Motril al corredor de la costa por una cuestión de justicia. «No puede ocurrir con el tren lo mismo que ocurrió con la A-7. No podemos ser otra vez el agujero negro de las comunicaciones mientras intentamos competir con otros puertos. Se está condenando a la Costa a quedarse clavada en el siglo XIX», afirma.

El sueño de ser una parada más dentro del corredor mediterráneo es un espíritu que ha vuelto a resurgir, no sólo de la mano de la Asociación Valenciana de Empresarios o de Ferrmed, sino también entre los colectivos empresariales y los partidos de la comarca.

La semana pasada, Luis Martín, presidente de AECOST -Asociación de empresarios de la Costa- mantuvo una reunión con la alcaldesa de Motril, Flor Almón en la que pactaron elevar una moción con vocación institucional para pedir a todas las administraciones que retomen el proyecto. Almón explicó que pedirán que se incluya a Motril en el mapa ferroviario de los próximos 20 años.

Para Martín, la exclusión de la Costa del trazado -al menos a corto plazo- implica diez años más de retraso para la comarca. «Si no se incluye ahora, en el año 2024 seguiremos sin ferrocarril, algo inexplicable cuando además tenemos reconocido que el puerto es de interés general».

«Lo que se tiene en mente es unir Almería con Granada»

Dos mil empresarios, entre los que se encontraba Juan Roig, presidente de Mercadona, nutrieron el foro por el corredor mediterráneo, una cita en la que el Ministro de Fomento, Íñigo de la Serna aseguró que habrá financiación para completar la línea hasta Algeciras en el año 2023. Un mapa, que según el ministro cambiará la «España radial» por una circular contando también con el llamado corredor trasversal que circula por el centro de la península.

En la reunión también estuvo presente Luis Aribayos, secretario general de la confederación granadina de empresarios, que reconoció que dentro de los planes del corredor si hay algo a lo que se le vaya a dar prioridad es a la línea entre Almería y Granada, para la que el ministerio, según indicó, ya sacó un estudio en verano.

Para Aribayos, el trazado de la conexión ferroviaria de Motril con Málaga y Almería es «extremadamente complejo» y siempre se ha apostado más por la conexión por interior hacia la capital, Bobadilla, Ronda y Algeciras. «Si ha costado hacer la A-7 imagina lo que significa llevar el tren a la Costa. Nunca se ha completado este trazado ¡y demasiado si conseguimos que se haga la conexión entre Almería y Granada!», apostilla el empresario que ve más factible esa apuesta por el corredor por interior en Andalucía. «Ahora hay que pelear para que Granada no sea fondo de saco», afirma.

Aribayos, que explicó que la reunión sirvió también como una fórmula para reivindicar la unidad de España ante la situación catalana, explicó que el tono del foro de este año distó mucho del ambiente más reivindicativo de otros años. «Esta vez se reconoció la labor del Ministerio por los últimos logros, además se comprometió a llevar a cabo la línea con Murcia y afirmó contar con financiación para ejecutar el 100% del trazado», afirmó.

Fotos

Vídeos