Tras los pasos de Capa en Motril

Fernando Alcalde, autor de la investigación, posa para IDEAL con la foto del miliciano del cartel de Calahonda en la localidad donde se tomó. /Javier Martín
Fernando Alcalde, autor de la investigación, posa para IDEAL con la foto del miliciano del cartel de Calahonda en la localidad donde se tomó. / Javier Martín

Una investigación ubica, por primera vez, en Granada fotografías que fueron iconos de la Guerra Civil

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETE

Quizá porque no la pintó Picasso. O porque tanto a las tropas sublevadas, que masacraron a cientos de miles de inocentes, como al Gobierno de la República que no supo protegerlos, les interesó ocultarlo. Por muchos motivos ‘La Desbandá’ ha sido históricamente uno de los episodios más desconocidos de la Guerra Civil española, a pesar de ser de los peores en número de víctimas. Pero 81 años después hay personas que siguen consagrando su vidas a arrojar luz sobre el ‘crimen de la Carretera de Málaga’.

Una de ellas es el motrileño Fernando Alcalde, miembro de la Asociación memorialista 14 de Abril, que tras años de investigación ha hecho un valioso descubrimiento al conseguir documentar por primera vez en Granada de forma fehaciente una colección de 59 fotos de Robert Capa, auténticos iconos gráficos de la Guerra Civil española. Las imágenes, que protagonizaron portadas de medios internacionales de la época, no estaban hasta ahora referenciadas o se ubicaban de forma errónea en Almería, Málaga e incluso Aragón y El País Vasco.

Las vicisitudes del proceso de investigación necesitarían otro reportaje en si mismo, pero resumiendo, para llegar a documentar los pasos de Capa en Motril, Fernando ha buceado por 20 archivos internacionales, desde Nueva York hasta Rusia, pasando por París y ha contactado con las asociaciones de amigos de las brigadas internacionales de toda Europa, coleccionistas de revistas o expertos en las obras de Capa y Taro. Horas y horas de búsqueda que han merecido la pena.

El origen de la investigación está en los preparativos de un documental sobre las Brigadas Internacionales que conformaron una línea de defensa en la Costa granadina para contener el avance de las tropas fascistas y las ‘fuerzas regulares indígenas’ que apoyaban a los sublevados. Documentando fotografías Fernando llegó hasta las de Robert Capa, considerado padre del fotoperiodismo moderno y que en realidad es el personaje ficticio inventado por la pareja formada por Ernö Friedmann y Gerda Taro.

Los míticos fotógrafos, que firmaron indistintamente con el mismo seudónimo, llegaron a la Guerra Civil española de forma militante, en auxilio de la República y éste del frente de Málaga fue el primer reportaje que vendieron de forma conjunta. Nunca se había demostrado que Capa y Taro estuvieron en Motril pero sus biografías sí constataban que en febrero del 37 habían fotografiado a refugiados en Almería. Fernando sabía que tenía que seguir el rastro de esas fotos. Un profesor de la Universidad de Hamburgo, Benedickt Behrens, le dio una pista de oro: recordaba haber visto en un libro la imagen de un brigadista posando junto a un cartel de población de Calahonda.

La foto de la miliciana a caballo fue tomada por Taro en Calahonda.
La foto de la miliciana a caballo fue tomada por Taro en Calahonda. / Javier Martín

La autora de una tesis doctoral sobre Gerda Taro, Loma Arroyo o Patrick Díaz, investigador de la Asociación Amis des Combattants en Espagne Républicaine (HACER) que acompañó a Fernando a los Archivos Nacionales de París son algunos de los muchos aliados más que ha tenido esta investigación. «Ha sido posible gracias a la actitud absolutamente desprendida de muchas personas que lo han compartido todo», agradece Alcalde, que ha contado con una subvención de la Junta para financiar el viaje a París y el documental de las brigadas internacionales.

Los perfiles de los montes

En total, Alcalde ha documentado 59 imágenes tomadas por Capa y Taro entre el 15 y el 16 de febrero de 1937 en Calahonda. Algunas ha podido ubicarlas en el punto exacto por los perfiles de los montes. Fernando es geólogo y conoce esa zona como la palma de su mano.

De todas, destaca dos por su valor histórico y simbólico. «La miliciana que fue portada de Regards fue tomada por Taro en Calahonda. Esa chica joven, desafiante, sobre un caballo blanco en realidad está llamando a los hombres al frente. Y la del miliciano con el cartel de Calahonda también tiene un gran valor propagandístico, se usó en un momento en el que se había generalizado el sentimiento de derrota de la República para lanzar el mensaje de que se estaba conteniendo el avance», analiza.

La investigación tiene otro gran valor. Y es que, al igual que la más famosa imagen de Capa, la muerte del miliciano en Cerro Muriano, concluye que las fotos motrileñas fueron ‘montadas’. Se ven, por ejemplo, milicianos que avanzan por la sierra en sentido contrario al frente para aprovechar el sol. Y hay mucho más. Los que se hayan enganchado a la historia tienen una cita este próximo viernes en Motril, donde se expondrán todas las conclusiones en el marco de la muestra de cine que conmemora La Desbandá.

Fotos

Vídeos