Los Reyes de las calles en Motril

Los Reyes de las calles en Motril
JAVIER MARTÍN

Los Magos de Oriente revolucionaron la Costa con el tradicional lanzamiento de caramelos | Hasta 350 niños participaron en el cortejo de Motril que partió del Puerto y que llegó hasta el Belén viviente donde siempre son aclamados

LAURA UBAGOMOTRIL.

Ese día son los Reyes de las calles, los Reyes de los barrios, los Reyes de las casas, los Reyes de los niños. Son Melchor, Gaspar y Baltasar y, a pesar del ajetreo de haber trabajado el día 4 en otros municipios lluviosos, aparecieron ayer en Motril, en barquitos, con la mejor de las sonrisas. Con ese atardecer en el Puerto, con viento y con mucha ilusión comenzó el mayor espectáculo del mundo para quien lo espera durante todo el año: ellos, con bolsas de súper, con las capuchas puestas y las ganas de dormir ya.

Pero antes del desfile de puertas para fuera, los Reyes habían estado, para adentro, en el calor de las residencias de mayores donde también se granjearon sonrisas. Y los de Salobreña, los Magos salobreñeros, fueron al Hospital a ver a los niños que se pusieron contentísimos.

En Almuñécar también se echaron los Reyes a la calle aclamados por las masas infantiles que les dieron la bienvenida en el estadio municipal.

12.000 kilos de caramelos fueron lanzados por los Reyes y su séquito de niños

En Motril se hicieron de rogar y eso que iban con prisa por si la lluvia les sorprendía. Aunque hacía más frío que de costumbre, allí nadie parecía sentirlo. Ni mucho menos los niños, abrigados para la ocasión y con las manos libres para recibir la avalancha de caramelos tan esperada.

Unos 12.000 kilos de caramelos se lanzaron ayer en Motril, por los Reyes y por los 350 niños que formaron el cortejo repartidos en 20 carrozas de dibujos, de fantasía, de realidad, cargadas de caras emocionadas. Algunos echaban a puñados -poco previsores- y otros uno a uno para que durasen todo el recorrido. En las aceras, los espectadores pedían más y más, pues qué es una cabalgata sin caramelos.

Y al llegar al Cerro de la Virgen se produjo, como todos los años, la tradicional representación de la entrega de regalos de los Reyes al Niño Jesús, con un Belén Viviente que siempre triunfa, sobre todo el bebé, que es real y bien guapo.

Niños, mayores y carritos llenaron ayer las calles de Motril donde se ultimaban algunas compras y se recogían los roscones encargados en un ambiente de fiesta.

Hasta 350 motrileños participaron en la Cabalgata que tuvo 20 carrozas y animación

La cabalgata de Motril estuvo animada por charangas y grupos de baile que hicieron pasar un rato divertido alrededor de esta fiesta donde Melchor, Gaspar y Baltasar lo dieron todo en el lanzamiento de caramelos. Un amplio dispositivo de seguridad veló por las miles de personas que se acercaron a ver a los Reyes a lo largo del recorrido que llegó hasta la calle Ancha y San Antonio para regresar al centro de la ciudad otra vez. Ayer fue el día de sentirse orgullosos por esa organización que lleva una asociación de jubilados que recaudan del dinero y que ponen su empeño, año tras año, por que Motril tenga una cabalgata grande, llena de vida y de tractores con carrozas.

Y después del bullicio tocó el recogimiento de buscar la casa, la cama para dormir y de ponerle las zapatillas a los Reyes para ver si caía algo.

Las calles de Motril, Salobreña y Almuñécar brillaron ayer con sus Reyes, sus animaciones, las sonrisas de los niños y con todos los que hacen posible que los cortejos salgan cada año. Los niños y no tan niños se quedaron agradecidos con la visita de sus Majestades y se despidieron hasta la próxima. Por delante quedaba noche e ilusión... y muchos regalos.

Fotos

Vídeos