El paseo del Altillo de Almuñécar afronta su segunda gran reforma once años después

Un vehículo transita por el paseo del Altillo de Almuñécar, donde se ampliará la calzada para instaurar el doble sentido de circulación. /JAVIER MARTÍN
Un vehículo transita por el paseo del Altillo de Almuñécar, donde se ampliará la calzada para instaurar el doble sentido de circulación. / JAVIER MARTÍN

El gobierno sexitano alega que el paseo se hizo mal e impulsa un proyecto, con calzada de doble sentido, que ha puesto en pie de guerra a la oposición

Mercedes Navarrete
MERCEDES NAVARRETEALMUÑÉCAR

El emblemático paseo del Altillo de Almuñécar estrenó su imagen actual en el verano de 2006, con el andalucista Juan Carlos Benavides como alcalde y tras una reforma integral obligada por la construcción del parking subterráneo, cuyas obras se alargaron hasta el punto de que ningún negocio ni vecino de la zona quiere acordarse... Pero eso ya es historia. Ahora, poco más de once años después –que no es en absoluto mucho tiempo para un espacio público– el gobierno de Trinidad Herrera (PP) ha proyectado una segunda reforma integral que volverá a poner patas arriba este paseo, crucial para la vida y la imagen turística de Almuñécar. Y la polémica está servida porque todos los grupos de la oposición rechazan frontalmente el proyecto por entender que esta remodelación, en la que el Ayuntamiento invertirá 180.000 euros, es innecesaria.

Los adoquines levantados y las jardineras que no drenan y provocan humedades en los locales de los bajos del paseo y el parking son los defectos que, a simple vista, exhibe el paseo. El equipo de gobierno sexitano insiste en que estas deficiencias vienen arrastrando desde que se construyó. «Me ha tocado arreglar todo lo que se hizo mal, como en el acuario, como en el mercado...», asume la alcaldesa, Trinidad Herrera, que justifica en este sentido la necesidad de intervenir en un paseo demasiado joven para necesitar ya una remodelación.

Pero los adoquines y las jardineras no son los únicos defectos del Altillo, según la alcaldesa. El principal, que ya tiene poco arreglo, es el diseño. «En ningún municipio turístico tienen un paseo desde el que no se ve el mar. El diseño dejó sin vida a una zona neurálgica que para Almuñécar tendría que ser un referente», valora Herrera. Recuerda, además, que las jardineras son «un laberinto» y que el carril para vehículos es tan estrecho que hay una parada en la que no puede entrar el autobús. Otro de los fallos del actual Altillo que se pretende corregir es el rodeo por el pueblo que tienen que dar los vehículos que ahora salen del parking.

«Queremos revitalizar una zona neurálgica para Almuñécar que se diseñó y se construyó mal» TRINIDAD HERRERA (pp)

«Provocará un caos de tráfico y es un despilfarro inútil ¡con las necesidades que hay en otras zonas!» PABLO RUIZ (psoe)

«Es un dislate y un proyecto con el que se va en dirección contraria a los municipios turísticos» JUAN CARLOS BENAVIDES (pa)

«Pedimos que arreglelos desperfectos del firme y las jardineras y desista de este proyecto» FERMÍN TEJERO (iu)

Revitalizar el paseo

La fórmula con la que Herrera pretende «revitalizar» el paseo es este proyecto de remodelación, cuyas obras están a punto de adjudicarse, y que contempla una ampliación del carril para vehículos, que pasará a ser de doble circulación, como en el Altillo original, antes de la primera reforma.

El proyecto, que tiene como límite de actuación la churrería del paseo, un poco antes de la estatua del Fenicio, contempla una rotonda, a la altura de la calle del Cántaro y ganará espacio para la circulación a costa de llevarse por delante once jardineras y parte de la zona peatonal. La ampliación del vial de circulación obligará además, a retranquear el mobiliario urbano y a trasladar farolas. Las obras tendrán un plazo ejecución seis meses y el compromiso del gobierno municipal es ejecutarlas en fases de manera que se entorpezca lo mínimo al sector turístico en las fechas clave como Semana Santa.

En un primer momento el equipo de gobierno contemplaba un ensanche del espacio para los vehículos en todo el paseo, esto es continuando hacia adelante desde el Fenicio hasta la Caletilla. Sin embargo, la complejidad de esta actuación, que requeriría los permisos de Costas, ha hecho que en el gobierno la deje en el cajón y se centre en una primera fase. Por otro lado, el gobierno municipal ha sacado a concurso también las obras de reforma de la avenida Andalucía en su zona norte, que continuarán la remodelación anterior de la parte sur y la plaza de Madrid, con más de 300.000 euros de presupuesto.

Fotos

Vídeos