Si ellas paran, se para Salobreña

La concejala de Igualdad de Salobreña, María José García y la alcaldesa María Eugenia Rufino posan para IDEAL con las empresarias que hoy recibirán los premios ‘Clara Campoamor’. Alicia Soblechero, Noemí Barajas, Rosalía Pérez, Alicia Rodríguez, María Angustias Medina, Isabel Garrido y Mari Carmen Sánchez. / Javier Martín

Ocho empresarias recogerán los premios Clara Campoamor que visibilizan la gran labor de las mujeres en este pueblo... Y es el único trabajo que piensan hacer en este 8-M de huelga

MERCEDES NAVARRETE

Una diseñadora de moda, una sumiller, una fotógrafa, una profesora de danza, la propietaria de una bodega de ron y un restaurante y las fundadoras de una empresa de ayuda a domicilio. Salobreña homenajea hoy, con sus premios Clara Campoamor, a ocho mujeres emprendedoras que han abierto caminos para la igualdad. Unas son autónomas y otras tienen hasta 50 trabajadores a su cargo. Todas se dejan la piel, día a día, al frente de sus negocios... pero hoy el único trabajo que se van a permitir hacer es ir a recoger su premio y pronunciar un discurso de agradecimiento.

Hoy ellas quieren parar para que también se pare Salobreña en este histórico 8-M de reivindicación por la igualdad. Las ocho emprendedoras lo están viviendo emocionadas. Primero por recibir este premio con el que el Ayuntamiento de Salobreña quiere hacer visible el trabajo de las mujeres trabajadoras y que simboliza el reconocimiento y el cariño de sus vecinos. «Yo me siento como si me dieran un Goya. Cuando me lo comunicaron pensé, ¡tengo amigas que se lo merecen más... ¡pero es mi momento! Lo voy a disfrutar, y lo voy a agradecer, es muy emocionante», resume la fotógrafa Alicia Soblechero, una madrileña que se enamoró de la Costa hace ya casi dos décadas y se quedó a vivir en Salobreña, que le correspondió enamorándose de su trabajo.

Pero sobre todo, las ocho emprendedoras homenajeadas viven hoy de forma especial este 8-M porque sienten que esta huelga feminista es un «punto de inflexión» en la lucha por la igualdad. «Estamos contagiadas por todo el movimiento, siento que después de esto va a pasar algo, que tiene que ser un punto de inflexión», resume Soblechero. Hoy ni hará sesiones de fotos, ni trabajará en casa, ni consumirá... Solo recogerá su premio, participará en la manifestación de Motril y celebrará un día de reivindicación y lucha.

"Fuertes y reconocidas"

En la misma línea, la madrileña Noemí Barajas, diseñadora especializada en corte flamenco, comparte el entusiasmo por recibir el homenaje de Salobreña y se muestra feliz por la unión de las mujeres en esta jornada. «Este 8-M es muy importante por donde vamos a llegar. Tenemos todos los motivos para hacer esta huelga. Somos fuertes y queremos ser reconocidas, es el momento de parar», sentencia.

La economista Mari Carmen Sánchez, que dirige junto a su marido Paco Izquierdo las bodegas El Mondero y el restaurante Aráis en Salobreña, también para este 8-M... aunque reconoce que le va a resultar raro. «Es importante visualizar y reivindicar que somos iguales», comenta Carmen, que hoy, al recoger el premio se acordará especialmente de la mujer que la educó «y me ha empujado siempre a estar más formada y ser mejor persona».

"Son ejemplo de empoderamiento"

El Ayuntamiento de Salobreña creó, hace siete años, los premios ‘Clara Campoamor’, que se entregan cada 8 de marzo, para visibilizar la labor de las mujeres que han abierto camino por la igualdad. «En otras ediciones hemos homenajeado a maestras, a mujeres más mayores que fueron pioneras... pero este año hemos querido poner el foco en las emprendedoras porque en Salobreña hay muchas y hacen un trabajo increíble. Cuando nos pusimos a hacer la selección vimos que nos daba para varias ediciones, nos quedan muchas más y queremos visibilizarlas. Son el espejo en el que mirarse y que todas las mujeres vean que se puede, un gran ejemplo de lucha, supervivencia y empoderamiento», relata la alcaldesa de Salobreña, María Eugenia Rufino. También para Rufino, presidenta de la comisión de Igualdad de la Federación de Municipios y Provincias, este es un 8-M especialmente emocionante: «Cuarenta países se suman a la iniciativa, es un movimiento imparable y nos tiene que llevar a un punto a y aparte en la lucha por la igualdad».

Abriendo camino también por la igualdad en el mundo del vino «un sector muy masculinizado» está Rosalía Pérez, sumiller y emprendedora nata. Salobreña también va a reconocer hoy el ejemplo de lucha de esta mujer que hizo la carrera con 42 años y que nunca está parada porque cuando no tiene trabajo se lo inventa. «A mi el 8 de marzo me pone triste, es una pena que tengamos que seguir reivindicando porque no tenemos paridad y porque la desigualdad va mucho más allá del ámbito laboral», subraya.

Hartas de 'ismos'

Otras valientes que se inventaron su trabajo y el de cincuenta personas más son Alicia Rodríguez y María Angustias Medinas, fundadoras de la empresa de ayuda a domicilio Ayudan2. «Hoy paramos y sumamos a todos los trabajadores porque esta es una lucha por la igualdad, estamos hartas de ‘ismos’. Queremos igualdad real», reivindican. Ellas la practican contratando a hombres en su empresa «y tenemos que convencer a los usuarios reticentes de que son tan buenos como ellas».

La octava merecedora del premio es Isa Garrido, que a sus profesiones de maestra, profesora, actriz, cuentacuentos y bailarina sumó la de empresaria con su propia academia de baile en Salobreña. «Ser mi propia jefa me supone un gran esfuerzo y muchísimo trabajo, pero también me da la libertad de distribuir mi tiempo como quiero, vivir donde quiero y reinventarme cada día», relata. Hoy Isabel irá a la huelga a costa de perder dinero porque tendrá que suspender clases, pero lo hace con convencimiento: «Merece la pena si una vez nos unimos y se nos ve. ¡Deberíamos parar más!».

Fotos

Vídeos